Proyecto urbano en Viena: Selma Am Park

Firmado por Arenas Basabe Palacios Arquitectos, el proyecto Selma Am Park tiene su origen en la propuesta Urban Software, premiada en el concurso Europan 12 en Viena, apostando por una estrategia urbana donde primaba el proceso sobre el resultado final, a partir de la generación de un soporte flexible capaz de reaccionar a las muy diversas escalas y condiciones de su contexto.

Selma Am Park Viena
El proyecto ‘SELMA AM PARK’ ya ha obtenido reconocimientos, como su selección en los premios FAD Internacionales y GEBAUT 2021.

El premio permitió al estudio participar en el diseño del planeamiento de Siemensäcker, destinado a un nuevo barrio residencial de 8 hectáreas en el norte de Viena. El proyecto urbano fue definido a través de un proceso colaborativo con una decena de oficinas expertas en urbanismo, arquitectura, paisaje, movilidad, energía, etc.

Una vez aprobado el Masterplan en diciembre de 2016, la propiedad del suelo (Austrian Real Estate) encarga a Arenas Basabe Palacios Arquitectos el diseño de 65 viviendas dispuestas en 3 bloques de distintos tamaños (tallas S,M,L). El proyecto hace uso de las diversas escalas de edificación y de espacio libre para conectarse a los diferentes tejidos que lo rodean y para adaptarse a la topografía y el paisaje. La escala de los edificios es matizada a través de salientes en la fachada, que establecen relaciones específicas con elementos, espacios y ejes del entorno.

En paralelo al desarrollo del proyecto de arquitectura, el estudio sigue implicado en el Qualitätenkatalog, gremio de expertos que definen en común las cualidades del espacio libre, el paisajismo, parking colectivo y la gestión de los usos no residenciales del barrio. De esta forma, se toman decisiones individuales desde el trabajo colectivo, y viceversa: es un proceso de diseño que unifica las disciplinas de arquitectura y urbanismo, definiendo directrices a escala de edificio y de barrio simultáneamente.

Las cualidades del proyecto de arquitectura:

De la misma manera que el planeamiento colaborativo, el proyecto de arquitectura se define a través de 5 cualidades:

Bike-in city

El proyecto urbano está articulado por medio de grandes garajes colectivos, que reducen a cero la presencia del automóvil en superficie. Se puede dar así gran protagonismo a la bicicleta, cuyo aparcamiento colectivo aprovecha la marcada topografía del terreno y organiza la relación entre los tres bloques residenciales mientras se abre al espacio verde.

Commons

El carácter colectivo propio del diseño de planeamiento colaborativo también se refleja en el diseño de arquitectura. Espacios comunitarios como el gran aparcamiento de bicicletas, una gran cocina colectiva abierta a todo el barrio o una terraza solarium y zona de juegos asociado, se disponen en los 3 bloques como espacios de relación para la comunidad.

En el parque

Se incorpora una característica propia de la vivienda contemporánea vienesa: cada una de las 65 viviendas tendrá asociada una habitación exterior, en forma de balcón de 10 m2, mirador, terraza o jardín, mejorando la calidad del hogar que se abre a un entorno verde, natural y amable para el peatón. Las viviendas se interrelacionan intensamente con el paseo arbolado, cuya vegetación infiltra los espacios entre los bloques. Las zonas ajardinadas privadas y públicas se entremezclan, generando enclaves y situaciones de escalas y cualidades variables.

Mueble servidor

La vivienda se organiza alrededor de un mueble servidor que acoge en su interior todos los servicios, espacios de almacenaje e instalaciones. Así, las estancias vivideras se disponen hacia el exterior, reservando para la zona de día (salón-comedor-cocina) el espacio que disfrutará, con sus dos orientaciones, del mayor número de horas de luz natural al día.

Materialidad local

La materialidad de los edificios, caracterizada por sus contraventanas de madera de alerce en el exterior y sus panelados en el interior, refleja el uso de sistemas constructivos y materiales locales (construcción mediante muros de hormigón portantes, aislamiento térmico exterior, selección de madera local, etc.), así como la elección de plantas y árboles autóctonos, condición necesaria para conservar la cualidad ecológica y sostenible en el proceso de construcción del nuevo barrio Siemensäcker.

Imágenes cedidas: KURT HOERBST 2021