La sofisticación nos traslada al Nueva York más industrial

La nueva propuesta de New York Burger renueva el interiorismo de la marca en su nuevo local situado en el centro comercial de la Moraleja Green de Madrid. De la mano de Proyecto Singular, se interpreta un concepto surgido de los tres pilares de la marca: Brasa, Madera y Humo.

La artesanía transmite una variedad de gamas cromáticas basadas en los colores rojizos y calderos. Las texturas intencionadas se pueden apreciar en los cálidos materiales, como las fibras naturales, los solados y revestimientos de barro cocido o las piedras naturales. La brasa es el eje conductor de la oferta gastronómica y se presenta con toda su fuerza y calidez. Ubicada en el centro del local, y mostrándose desde el acceso, la parrilla y el fuego son protagonistas y se trasladan al espacio mediante una instalación de trigo colgante en colores ocres y dorados.

La sofisticación nos traslada al Nueva York más moderno e industrial por zonas, dejando la estructura en bruto e instalaciones entrevistas. El cuidado por el detalle y un juego lumínico basado en el contraste entre neones y luminarias refinadas equilibra el espacio para crear un conjunto unitario. La calidez la aporta el mobiliario, cuya intención es dar el máximo confort a los visitantes.