¿Cómo poner domótica en casa?

La domótica es un conjunto de sistemas y tecnologías capaces de automatizar las funciones del hogar y edificios. Se trata de una tecnología que ha evolucionado mucho en los últimos años y que está cada vez más presente en nuestras viviendas.

Beneficios de instalar domótica en las viviendas

La domótica permite controlar y automatizar diversas funciones del hogar, como la iluminación, la calefacción, la seguridad, el audio y video, entre otras. Esto se puede hacer de manera centralizada a través de un ordenador o de manera individual a través de dispositivos inteligentes como termostatos inteligentes, enchufes inteligentes, cámaras de seguridad, etc.

Una de las principales ventajas de la domótica es la comodidad y conveniencia que ofrece. Por ejemplo, puedes programar la iluminación y la calefacción para que se ajusten a tus horarios y preferencias, o puedes controlar la seguridad de tu hogar a través de tu smartphone desde cualquier lugar.

Otra ventaja de la domótica es la eficiencia energética que ofrece. Al poder controlar y optimizar el uso de los sistemas de iluminación, calefacción y aire acondicionado, puedes ahorrar dinero en tus facturas de energía.

¿Qué debes tener en cuenta para instalar domótica en casa?

Antes de proceder a la instalación de domótica en tu hogar, es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Estructura eléctrica de la vivienda: asegúrate de que la instalación eléctrica de tu hogar esté en buen estado y tenga una capacidad suficiente para soportar el consumo de la domótica. Si no es así, es necesario hacer una actualización previa de la instalación.
  2. Tipo de vivienda: también es importante tener en cuenta el tipo de vivienda que tienes. Si es una casa unifamiliar, es más sencillo instalar domótica, ya que no hay que tener en cuenta limitaciones impuestas por el vecindario. En cambio, si vives en un edificio de vecinos, es necesario tener el permiso de la comunidad de propietarios y asegurarse de que no existen restricciones en el reglamento de propiedad horizontal que impidan la instalación de domótica.
  3. Diseño del sistema: antes de comenzar con la instalación, es importante tener claro cuáles son las necesidades y preferencias de cada miembro de la familia y diseñar un sistema de domótica adaptado a ellas. También es necesario tener en cuenta la ubicación de los diferentes dispositivos y aparatos a automatizar, así como la ubicación de la centralita y el altavoz inteligente.
  4. Profesionalidad: aunque es posible instalar domótica de forma autodidacta, es recomendable contar con la ayuda de profesionales para asegurar una correcta instalación y evitar problemas futuros. Además, es importante tener en cuenta que la domótica es una tecnología en constante evolución y los expertos en el tema podrán ofrecerte las soluciones más recomendables teniendo en cuenta las últimas novedades del mercado.

Domótica a través de asistente virtual

Para instalar domótica en casa es importante que escojas un asistente virtual. Entre los famosos se encuentran Amazon, Alexa, Siri o el asistente de Google. 

Una vez lo tengas, el siguiente paso que tienes que realizar es conectar la centralita y el altavoz inteligente, es decir, el cerebro de la casa domótica. 

En general, solo tendrás que vincularla a la red y colocarla encima de una mesa o estante cercano. 

A continuación, tienes que instalar las preferencias y automatismos para persianas, termostatos, equipos de iluminación, bombillas inteligentes, sistemas de seguridad y sistemas de audio multi-room. 

Para instalar esta tecnología en la casa no necesitas ningún tipo de cableado, ya que existen sistemas inalámbricos para controlar muchas partes de la vivienda. 

Lo único que vas a necesitar es una red WIFI o bluetooth. Por tanto, las obras no son necesarias en este caso.

¿Cuánto cuesta poner domótica en casa?

El precio de instalar sistemas de domótica en una casa puede variar ampliamente dependiendo de varios factores, como el tamaño de la casa, la complejidad del sistema, la calidad de los productos y la empresa que realice la instalación.

En general, un presupuesto para obtener un hogar inteligente básico puede estar en el rango de los 500 a 3.000 euros, mientras que un sistema más complejo puede costar hasta 20.000 euros.

Es recomendable hacer una investigación exhaustiva y comparar diferentes opciones antes de tomar una decisión sobre qué sistema de domótica instalar. También es importante contar con profesionales cualificados para realizar la instalación de manera segura y eficiente.

Aunque este tipo de tecnología suele tener un alto costo inicial, no hay que olvidar que va a proporcionar ahorros a largo plazo en las facturas de energía.

¿Qué sistema de domótica instalar?

Existen diferentes tipos de sistemas para poner domótica en casa y son los siguientes:

Sistema domótico con cable exclusivo:

Este tipo de tecnología se caracteriza por funcionar a través de cables dedicados, también llamados BUS

Cuentan con una excelente calidad y transmiten la información de manera eficaz. Se utilizan dentro del sistema europeo KNK.

Gracias a su sistema de cableado, no tiene interferencias, por lo que es ideal para aquellas personas que quieren mantener el control de su hogar, las 24 horas del día. 

Es uno de los más complejos, debido a la cantidad de información que tiene que procesar. 

Sistemas domóticos con cable compartido:

Este sistema también se conoce como powerline y se caracteriza por utilizar una alimentación eléctrica estándar para realizar el envío de la señal de control. 

Esta tecnología es la menos recomendada, ya que no puede transmitir mucha información a la vez, porque su señal es inestable y pueden verse afectados los aparatos domotizados.

Sistemas domóticos inalámbricos:

Los sistemas domóticos inalámbricos se basan en la tecnología inalámbrica para comunicar los dispositivos entre sí y con el panel de control central. Esto permite que los dispositivos puedan ser colocados en cualquier parte del hogar sin la necesidad de cables, lo que facilita su instalación y uso.

Muchos sistemas domóticos inalámbricos utilizan la radiofrecuencia (RF) para la transmisión de información entre los dispositivos y el panel de control central. La RF es una forma de energía electromagnética que se utiliza en una amplia variedad de aplicaciones, incluyendo la comunicación inalámbrica y la transmisión de datos. Además de la RF, también existen otros medios de comunicación inalámbricos utilizados en los sistemas domóticos, como Bluetooth, WiFi y ZigBee. Cada uno de estos medios de comunicación tiene sus propias características y ventajas, y se pueden utilizar de manera individual o en combinación en un sistema domótico.

Es el sistema más fácil y rápido de instalar, porque no requiere cableado. Por lo tanto, es una excelente opción si quieres disfrutar de un hogar inteligente sin tener que realizar grandes reformas. 

El único inconveniente de esta tecnología, es que debido a que funciona sin cables, su señal puede verse interrumpida. 

Sistemas domóticos mixtos:

Los sistemas domóticos mixtos son aquellos que combinan diferentes medios de comunicación inalámbricos y también utilizan cables para conectar los dispositivos y el panel de control central. Esto permite una mayor flexibilidad y adaptabilidad en la instalación y uso del sistema domótico, ya que se pueden utilizar diferentes opciones de conexión según sea necesario.

Por ejemplo, en un sistema domótico mixto, se podrían utilizar dispositivos inalámbricos como sensores de movimiento y termostatos para controlar la iluminación y la temperatura en diferentes habitaciones del hogar, mientras que los dispositivos de seguridad, como cámaras de vigilancia y sistemas de alarma, podrían conectarse mediante cables para garantizar una conexión más segura y fiable.

Los sistemas domóticos mixtos también pueden incluir opciones de control y automatización a través de aplicaciones móviles y paneles de control en el hogar, lo que permite a los usuarios controlar y programar los diferentes dispositivos y sistemas según sus necesidades.

En conclusión, la domótica es una tecnología que ofrece muchas ventajas en términos de comodidad, seguridad y ahorro energético. Su instalación es relativamente sencilla y puede adaptarse a cualquier tipo de hogar, aunque es importante tener en cuenta aspectos como la estructura eléctrica de la vivienda, el tipo de vivienda y el diseño del sistema.

Imágenes cedidas: Shutterstock