El futuro Museo Rodin en Tenerife llevará la firma del arquitecto Fernando Menis

El Parque Cultural Viera y Clavijo, en Santa Cruz de Tenerife, es un emblemático espacio paisajístico y cultural de comienzos del siglo XX, en el que destaca un antiguo templo neogótico, posteriormente transformado en el primer colegio para chicas de Tenerife. Tras su rehabilitación, llevada a cabo por el arquitecto Fernando MENIS, será un espacio público, verde, de 15.000 m², en el corazón urbano de la capital tinerfeña, y albergará la segunda sede del Museo Rodin en Europa.

Un emblemático espacio paisajístico y cultural, en desuso

El Parque Cultural Viera y Clavijo es un emblemático espacio paisajístico y cultural, ubicado en el corazón urbano de Santa Cruz de Tenerife. Construido en el año 1903 con un diseño del arquitecto Mariano Estanga y del ingeniero José Rodrigo Vallabriga, y que lleva el nombre del botánico José Viera y Clavijo, se ha conformado como un complejo cultural, compuesto por el Teatro Pérez Minik, ahora en ruinas, y el Colegio de la Asunción, antigua iglesia neogótica fundada por monjas belgas, transformada posteriormente en el primer colegio para niñas de Tenerife, que estuvo funcionando hasta 1978.

Único ejemplo de edificio religioso neogótico de la ciudad, el Colegio tiene la categoría de Bien de Interés Cultural de Canarias (Monumento Histórico Artístico) desde 1986 y sigue en pie, aunque muy deteriorado por reformas inadecuadas, alternadas con años de abandono.

El parque alberga extensos jardines que contienen algunas joyas botánicas como su inmensa Ceiba (Ceiba pentandra), árbol de origen caribeño, cuya copa se extiende en un diámetro de más de 20 m. A su sombra, las alumnas del colegio recibían clase a mediados del siglo XX, aprovechando la bondad climática de la isla. En los jardines además, se encuentra la escultura en bronce de Joan Miró, la Femme Bouteille o Colosal Insecto, que se donó a la ciudad de Santa Cruz a mediados de los años ’70 como resultado de la I Exposición Internacional de Escultura en la Calle.

Ubicado en la intersección de las principales circulaciones urbanas de Santa Cruz de Tenerife, el parque podría conectar la zona baja de la ciudad con una de las avenidas de acceso a la ciudad. Sin embargo, el crecimiento de la ciudad, los muros perimetrales, las aceras insuficientes y estrechas que lo rodean, así como la proximidad al barranco contribuyeron a que, poco a poco, quedara aislado del resto de la ciudad.

Preparar el Parque Cultural Viera y Clavijo para el intenso uso público futuro

Tras su rehabilitación, el Parque Cultural Viera y Clavijo albergará el segundo Museo Rodin en Europa: además de la sede en París, solo existen otros dos espacios dedicados exclusivamente al artista francés en el planeta: el Museo Rodin en Filadelfia (Estados Unidos) y un ala dedicada a la escultor en el Museo de la Prefectura de Shizuoka (Japón). El Museo Rodin de Tenerife se convertirá en el tercero del mundo dedicado en exclusiva al escultor francés.

Pero el futuro Museo Rodin Tenerife será sobre todo un gran espacio público verde, abierto, de 15.000 m2 en el corazón de Santa Cruz de Tenerife, con vistas al mar y al barranco, y con un papel destacado en el restablecimiento de la conexión entre la zona baja y la alta de la ciudad.

La segunda sede europea del Museo Rodin estará en el antiguo Parque Viera y Clavijo de Santa Cruz de Tenerife tras su rehabilitación por el arquitecto español

El proyecto de rehabilitación propuesto por Menis, que ganó el concurso público convocado en 2019 por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se basa en en el respeto de las preexistencias, tanto de la arquitectura neogótica, como de la naturaleza circundante, teniendo en cuenta, no obstante, el encargo del promotor de incluir aparcamientos subterráneos.

El objetivo es sanear el edificio y la vegetación, y prepararlos para el intenso uso público que se les va a dar en tanto que parque urbano y sede del Museo Rodin. La intervención se basa en los mínimos retoques necesarios complementados con actuaciones estratégicas, que buscan hacer del parque un pulmón verde, conectarlo con la ciudad y abrir sus vistas hacia el mar, hacerlo accesible y fácilmente transitable, contribuyendo con ello a solucionar algunos de los problemas de movilidad en la capital de Tenerife. Así, se van a restaurar la antigua escuela y la capilla, a la vez que se ampliará el actual parque en forma de anillo verde. Se sembrará un pequeño bosque de Ceibas para acompañar al ejemplar existente y se incluirán huertas urbanas con fines pedagógicos, retomando así la tradición que ya existía en el Colegio de la Asunción.

La filosofía de la arquitectura de Kilómetro Cero se aplica en este proyecto como estrategia económica y de sostenibilidad: el proyecto está concebido de tal forma que se puedan emplear solo materiales, artesanos y empresas de cercanía. Se prioriza la Economía Circular mediante el uso de árido reciclado, caliza y picón (piedra volcánica local), a la vez que se privilegian las soluciones pasivas para la iluminación, la ventilación y el riego. También se utilizarán materiales duraderos, de bajo mantenimiento.