¿Deseas colocar una encimera de cocina de madera y no estás del todo convencido? 

¿Deseas colocar una encimera de cocina de madera y no estás del todo convencido? 

Sigue leyendo para descubrir las ventajas e inconvenientes de este tipo de encimera y los tipos que hay, para que te sea más fácil acertar con la decisión.

¿Qué ventajas tienen las encimeras de cocina de madera?

Este tipo de elemento presenta unas ventajas enormes y son las siguientes:

  • Se mantienen de moda: la madera siempre está entre las tendencias de decoración porque favorece la creación de un ambiente cálido y acogedor en la cocina, lo que la hace ideal para lograr un ambiente agradable para cocinar y comer.
  • Su versatilidad en cuanto a diseño y estilo. La madera puede utilizarse en una amplia variedad de diseños de cocina, desde clásicos y tradicionales hasta modernos y contemporáneos. Por ejemplo, es muy frecuente para dar un toque rústico o vintage, pero también en estilos más modernos combinándolo con partes de acero inoxidable.
  • Es un material natural y sostenible: es un elemento bastante reutilizable y no contaminante. Si te cansas de tenerlo en tu cocina, puedes utilizarlo para crear mesas o estanterías. Es una opción muy interesante para aquellos que buscan opciones más respetuosas con el medio ambiente o interesados en el bio-interiorismo.
  • Se puede arreglar con facilidad: una de sus grandes ventajas es que se pueden reparar con un par de clavos y un martillo, por lo que sí se rompe, no tendrás que gastarte un dineral o cambiarla directamente por otra.
  • Se limpian con facilidad: la parte del aseo se hace de manera sencilla, basta con un trapo húmedo para desinfectar toda la zona.
  • Son económicas: las encimeras de madera son bastante más baratas que las de otros materiales, como mármol, granito o Silestone.

¿Qué desventajas presenta?

La parte negativa de utilizar una encimera de madera es la siguiente:

  • Requiere mantenimiento: aunque resultan fáciles de limpiar y desinfectar de manera diaria, requieren un mantenimiento. Es decir, cada cierto tiempo tendrás que cepillarlas, lijarlas, barnizarlas y untarles aceite. Este procedimiento lo debes realizar, por lo menos una o dos veces al año, en función del uso que le des. Al terminar este procedimiento, la encimera quedará como nueva. 
  • Si no son de madera maciza, se puede hinchar por el agua: como en todo hay diferentes calidades y obviamente no es lo mismo poner una encimera de madera contrachapada que una de madera maciza. Si ponemos una encimera de calidad inferior, la madera absorbe el agua y esto hace que se hinche y se deforme. Para que esto no ocurra, puedes aplicarle tratamientos específicos para aumentar la impermeabilidad.
  • No resisten al calor: exponerlo a temperaturas demasiado elevadas, puede provocar que esté amueblado empiece a dañarse. Es recomendable que no coloques ollas o sartenes calientes.

Es importante seleccionar un tipo de madera que sea resistente a la humedad y al paso del tiempo, como la caoba, la teca, el nogal, el roble o la haya. Además, es crucial mantenerla en buenas condiciones mediante el uso de barnices, aceites e, incluso, lijados de vez en cuando. Algunas personas pueden considerar este mantenimiento un inconveniente, pero también es una oportunidad para renovar la encimera cada cierto tiempo sin tener que comprar una nueva. Esto hace que las encimeras de madera se sientan «vivas».

¿Qué tipos de encimeras de madera existen y cuál elegir?

Es importante tener en cuenta que cada tipo de madera tiene sus propias ventajas y desventajas. Lo mejor es evaluar sus características para elegir la que más te convenga.

Ya sea porque quieres darle un toque rústico a tu cocina o un toque moderno y sofisticado, tienes todas estas opciones disponibles: 

Teca:

Este tipo de madera es de origen tropical y debido a su acabado, atrae a las personas con gustos más exóticos

Su color es cálido y tiene un alto contenido en aceites naturales, por lo que es una opción ideal si tu casa tiende a la humedad.

Roble:

Este tipo de madera es una de las más demandadas por su resistencia y durabilidad. Puede venir en tonos amarillos, rojos o marrones y tiene una gran tolerancia a la humedad. 

Caoba:

Es uno de los materiales favoritos de los fabricantes de muebles de lujo, porque su acabado es impresionante y otorga una gran elegancia a cualquier espacio. Su color característico es un marrón rojizo.

Nogal:

Es muy utilizado en la fabricación de distintos muebles, por su excelente aspecto y las formas que se le puede dar. 

Su color puede variar: puede venir en tonalidades oscuras o matices distintos del marrón miel.

Cerezo:

Este tipo de material suele utilizarse para diferentes utensilios de cocina, como tablas para picar. Su resistencia y durabilidad lo convierten en uno de los componentes ideales para la cocina. Tiene una tonalidad roja muy sutil.

Castaño:

Es un tipo de madera blanda que desprende una gran elegancia y encanto rústico. Si bien tiene esta cualidad que lo hace un elemento extraordinario, no es tan resistente como otras maderas. 

Haya:

Es un tipo de madera bastante duro, al grado de que los leñadores evitaban utilizarla. Hoy en día existen herramientas suficientes para crear cualquier tipo de mueble o utensilio. Ofrece excelentes resultados estéticos. 

Bambú:

Es una opción respetuosa con el medio ambiente y los resultados estéticos que ofrecen son magníficos: encimeras de cocina de madera maciza con acabado brillante y moderno. Además, son bastante resistentes. 

En resumen, la madera es un material muy atractivo para las cocinas debido a su durabilidad, capacidad de crear un ambiente acogedor y versatilidad en cuanto a diseño y estilo.

Imágenes cedidas: Shutterstock