El secreto danés del bienestar: cómo lograr un hogar hygge

Leer un buen libro junto a la chimenea, un café caliente al despertar, un jersey calentito en invierno. Así definirían hygge los daneses, se cuenta que hace los hogares más cálidos y a las personas más felices. Dinamarca es considerado el país más feliz del mundo y parece que se debe a este fenómeno. Se traduce como “lo acogedor”, pero es mucho más que eso, es un estilo de vida. Consiste en buscar la felicidad en las pequeñas cosas.


Desde, Freehand Arquitectura, estudio Boutique de arquitectura e interiorismo, nos apuntan cinco tips para crear un hogar hygge:

1. Actitud total ante la vida. Hygge puede ser muchas cosas, desde una cena con amigos hasta plan de peli y manta un viernes por la noche. Se trata de diseñar tu casa imaginando las actividades que tengan un efecto positivo en tu bienestar. Partiendo de esa base, se le da forma a tu espacio para conseguir que ocurra. Nuestra casa debe ser un lugar donde vivir y prosperar. Por ejemplo, tenerlo todo organizado. Según el hygge nuestra salud y paz metal dependen del confort y el placer que nos proporciona nuestro hogar. 

2. Diseñar, organizar y mantener. Son las claves para ser feliz. Para que tu espacio funcione es fundamental la luz natural, la paleta de colores o la comodidad. Debes crear un espacio que inspire y que origine un efecto positivo en nosotros. Debes de reflexionar cómo diseñas tu entorno para que se cumpla la manera en la que quieres vivir. Un hogar que nos estimule puede crear conversaciones interesantes y relaciones sanas. 

3. Crear tranquilidad y conexión. Utiliza tu espacio para vivir en paz y no para convertirlo en un almacén de cosas. Para ello, debes de identificar las actividades que te provoquen una energía positiva y concentrarnos en ellas, el precio debe de pasar a un segundo plano. Tienes que evitar caer en un círculo vicioso de consumismo y comprar cosas que te hagan sentirte feliz. 

4. Luz natural. Es esencial para tu bienestar, es la pieza clave para diseñar tu hogar feliz. Se puedo lograr colocando los muebles cerca de las ventanas o pintar tus paredes de blanco para que sean más luminosas. 

5. Otros elementos. También debes integrar otras piezas para lograr tu hogar hygge perfecto. Las plantas siempre son una buena opción, proporcionan vida. Alimenta tu conocimiento y creatividad a través de los libros. Llena tus paredes de cuadros, crean calidez y textura. Incorpora mantas y alfombras, en inviernos son perfectas para combatir el frío. Reflexiona sobre la disposición de las sillas y las mesas, esto hará crecer la conexión. Y sobre todo, diseña espacios que te motiven a realizar las cosas que más te importen.

Imágenes cedidas: Freehand Arquitectura