Comienza la construcción del Estadio Bolívar, diseñado por L35

El mismo estudio que está realizando la remodelación del estadio Santiago Bernabéu del Real Madrid, ha diseñado un nuevo estadio en Bolivia cuya construcción está a punto de comenzar. Sede del Club Bolívar, el proyecto del estadio Bolívar propuesto por L35 fue seleccionado a través de un concurso internacional organizado en 2021 por el club y su socio City Football Group.

Visualización 3D de la propuesta con la que L35 ganó el concurso para el diseño del futuro estadio Bolívar en La Paz, Bolivia. Imagen ©L35.

Ubicado en el histórico barrio de Tembladerani de La Paz, el nuevo estadio se erige sobre los restos del anterior y su aforo le permitirá alojar partidos de la Copa Libertadores y de la Copa Sudaméricana hasta octavos y cuartos de final. Como si de un templo se tratase, la prominente estructura, formada por una serie de pilares masivos, marcará un hito en el tejido urbano de La Paz, a la vez que favorecerá la conexión del nuevo estadio con su entorno. Los usos adicionales para comercio, restauración y turismo, acabarán de integrar el edificio en el día a día de la ciudad.

Un edificio integrado en su contexto urbano y social

Localizado en una de las laderas que ascienden a la ciudad vecina de El Alto, el estadio Bolívar se encuentra rodeado de una densa trama urbana, con pronunciadas pendientes, que se despliega como un tapiz urbano homogéneo por los valles y cerros de La Paz. Tembladerani, el barrio en el que se asienta el edificio, proyecta una fuerte identidad y la característica imagen de La Paz no pasa desapercibida con sus fachadas expuestas que dejan ver la estructura de hormigón y muros de ladrillo, con huecos generosos.

“El impacto urbano de una construcción de estas características requiere interiorizar el entorno y adecuarse a la escala del lugar”

GUILLERMO GUSÓ, ARQUITECTO  DE L35

En línea con el genius loci de La Paz, L35 concibió un estadio descarnado, sin otra fachada más que su propia estructura. El hormigón como material total, que se basta para sustentar el estadio y moldearse a modo de fachada, proyecta una imagen honesta y rotunda hacia la ciudad. Por otro lado, el aspecto del hormigón visto sugiere cierta atemporalidad, mientras que las texturas del encofrado le confieren calidez y le acercan a la escala humana.

Arquitectura atemporal

Inspirado en la arquitectura clásica, como si de un templo griego se tratase, el estadio Bolívar será realizado con un único material y mostrará una estructura desnuda de pilares masivos, dispuestos en un ritmo constante de llenos y vacíos, conformando un volumen monumental a la vez que permeable, abierto y conectado al entorno.

El diseño concebido por L35 para el estadio Bolívar busca proyectar un hito urbano de referencia para el club y para el barrio. El objetivo es conseguir una imagen potente, que sobresalga sin estridencias en el paisaje paceño a la vez que se integra con su entorno. El resultado será una arquitectura sin artificios y atemporal, que pueda mantener   su vigencia arquitectónica en el tiempo.

L35 consigue maximizar el aforo elevando el campo y la grada 3 metros sobre su nivel actual

Las condiciones de partida del proyecto han sido un solar de apenas 16.000 m2, con una geometría irregular, una topografía con un fuerte desnivel entre un extremo y el otro, encuentros con la calle a diferentes alturas, un contexto urbano denso, consolidado y rebosante de actividad, el propósito de optimizar recursos y el objetivo de un aforo suficiente para alojar partidos de la Copa Libertadores y de la Copa Sudaméricana hasta octavos y cuartos de final.

“Cuando pensamos en cómo resolver las dificultades de partida de un proyecto, siempre intentamos que se conviertan en oportunidades para el proyecto” 

ALEJANDRO BARCA, ARQUITECTO SOCIO DE L35 Y DIRECTOR DEL PROYECTO.

Así, la forma irregular de la parcela determina la volumetría del edificio, siendo uno de los rasgos más potentes de su identidad. La propia estructura de hormigón, desnuda, resuelve a la vez la imagen del edificio, lo que permite adaptarlo al presupuesto del proyecto. Y, aprovechando el desnivel a lo largo del perímetro, se ganan accesos independientes para servir a los diferentes usuarios del estadio así como dos accesos rodados, uno al nuevo aparcamiento bajo cancha y otro a una cota superior con salida directa al campo.

Para conseguir el aforo objetivo en apenas 16.000 m2, se elevan el campo y la grada 3 m sobre su nivel actual, duplicando así la huella bajo grada, al mismo tiempo que se mejora la accesibilidad alrededor del estadio. La adecuación de alturas permite abrir accesos de público general en los vanos libres alrededor de todo el perímetro, fundamental en un estadio urbano donde la circulación y dispersión del público es tan necesaria.

Mientras los vacíos en fachada permiten el acceso al interior, los llenos alojan las conexiones verticales. Los masivos pilares de hormigón recogen la estructura de dos en dos y soportan los graderíos, losas y cubierta. El solape de las gradas y palcos sobre la tribuna inferior es clave para alcanzar el aforo objetivo y se necesita una estructura potente de la que puedan colgar estos elementos

El aforo del futuro estadio Bolívar cumple con los estándares internacionales acorde a los requisitos de la Confederación Sudaméricana de Fútbol CONMEBOL y le permitirá alojar partidos de la Copa Libertadores y de la Copa Sudaméricana hasta octavos y cuartos de final.

Un lugar de referencia para los aficionados y la ciudad

En ambos laterales del futuro estadio Bolívar, los palcos sobrevuelan completamente la grada baja, con una sección atípica, más parecida a un teatro, volcándose sobre el terreno de juego. Resulta una conformación del bowl muy vertical, con escasa distancia entre los asientos y los límites de la cancha. El efecto conseguido es una enorme presencia de la grada en la cancha, animación para los jugadores locales y presión para el equipo rival.

«Es clave crear un vínculo emocional de los socios e hinchas con su estadio y la arquitectura debe propiciarlo. Un estadio es un hito en la ciudad. Trascendiendo al ámbito del club, debe aspirar a convertirse en un icono de La Paz y del fútbol boliviano», comenta Alejandro Barca.

Sin embargo, el concepto de diseño del nuevo estadio de La Paz no solo ha buscado conseguir un edificio funcional, seguro y con valores estéticos notables, sino que ha aspirado a dotar al edificio de un carácter y una expresividad que comuniquen emociones; un “alma” con la que los hinchas del Club Bolívar puedan conectar. La imagen que el edificio proyecta tiene un carácter monumental y atemporal, con sus raíces hundidas en el suelo de La Paz, pero a la vez, es permeable y abierto a la ciudad.

Además, los espacios comerciales y de restauración que incluirá el nuevo estadio Bolívar permitirán extender su actividad más allá de los días de partido, contribuyendo así a la fusión del edificio con el día a día de la ciudad. Al estar integrados dentro del estadio, estos espacios cuentan con un gran valor agregado por el significado que pueden tener desde un punto de vista emocional, turístico, institucional o comercial y de marketing asociado al fútbol. Además de la Tienda-Museo del Club Bolívar, habrá restaurantes que pueden funcionar de forma autónoma, conectados directamente a la calle, así como salas de eventos que contribuirán al flujo de ingresos y usuarios de las instalaciones. La infraestructura del Estadio Bolívar estará preparada, además, para alojar conciertos.

Imágenes cedidas: L35