La recuperación del canal Catharijnesingel de la ciudad de Utrecht: ganador del 11º Premio Europeo del Espacio Público Urbano 2022

El pasado 15 de noviembre de 2022, ha tenido lugar en el CCCB la ceremonia oficial de entrega de la 11ª edición del Premio Europeo del Espacio Público Urbano, que ha contado con la presencia de la Sra. Núria Marín Martínez, presidenta de la Diputació de Barcelona y del CCCB. Al acto de entrega también han asistido los representantes de las 5 obras finalistas del certamen.

El jurado internacional, presidido por la paisajista, ingeniera y catedrática de la prestigiosa Escuela Federal Politécnica de Zurich, Teresa Galí-Izard, ha elegido la recuperación del canal Catharijnesingel de la ciudad de Utrecht (Países Bajos) de entre un total de 326 proyectos de 35 países diferentes.

El Jurado considera que la reconstrucción del canal, junto con la recuperación del parque lineal que discurre a lo largo de sus orillas, es una intervención modélica para la supervivencia de nuestras ciudades en la nueva era climática. El canal es crucial para el desarrollo de la resiliencia urbana: aumenta la capacidad de la ciudad para hacer frente al calor extremo, las tormentas y las inundaciones. La recuperación del agua ya la vegetación contribuyen a capturar el carbono y reducir la contaminación. El canal es un espacio agradable y lúdico para los residentes de la Ciudad a la vez que incentiva un nuevo hábitat para los seres vivos.

El Jurado considera que la intervención forma parte de una transformación urbana más amplia, que aborda el futuro recuperando elementos del pasado de la ciudad. El canal ha vuelto a su estado original después de haber sido sustituido durante más de cincuenta años por una gran autopista. No sólo disminuye el tráfico motorizado, sino que también, y lo que es más importante, prioriza la movilidad peatonal y la interacción social, así como las superficies porosas y la rica biodiversidad. Estos aspectos son los que hacen que nuestras ciudades sean saludables, sostenibles y agradables. Con este premio reconocemos al cliente, a los equipos y a los accionistas y esperamos que este proyecto inspire un nuevo estándar para la regeneración urbana sostenible.

Catharijnesingel, 2020. Utrecht, Países Bajos.

Autor: OKRA landschapsarchitect 

Promotor: Gemeente Utrecht

La restauración del último tramo del Catharijnesingel incluye una zona de unos 1,1 kilómetros de longitud. Un total de unos 40.000 metros cúbicos de agua que han vuelto al canal, y su longitud total alcanza ahora casi seis kilómetros. Para el trazado del Catharijnesingel y la ampliación del Zocherpark, el estudio OKRA ha reorganizado el tráfico que ocupaba el lugar, desviando los coches y dando prioridad a los peatones.

El extenso recorrido a pie por el canal invita al uso recreativo y deportivo de manera que los visitantes pueden pasearse por praderas entre obras de arte, numerosas zonas de descanso y una variedad de plantaciones, cada una con sus propias especies.

La recuperación del agua es el aspecto clave de este proyecto y el motivo por el cual los visitantes desean volver al Catharijnesingel. Ya sea realizando actividades acuáticas o paseando por el borde del agua, una superficie cultivada en la que se refleja el parque, los habitantes de Utrecht recuperan en este nuevo espacio la relación histórica de la ciudad con el agua y el canal.

Un variado surtido de árboles —álamos, plátanos, prunus y olmos— conecta este nuevo parque con el Zocherpark existente. En la elección de los árboles, OKRA ha prestado mucha atención a la biodiversidad, como, por ejemplo, árboles de flor única que atraen a las abejas y los abejorros. Esta variedad, a la vez que mejora la biodiversidad, también ofrece distintas experiencias para los visitantes a lo largo de las estaciones del año. El uso de materiales —ladrillos clínker (los antiguos ladrillos del Rin) y grava— crea una conexión visual con el centro histórico de la ciudad de Utrecht. Junto al muelle existente, una superficie de madera puede emplearse como elemento de asiento, un estand o un escenario, y un tramo inferior añadido a la superficie de madera existente sirve para que los piragüistas y usuarios de los paddles y otras embarcaciones de recreo puedan utilizarlo.

Obras Finalistas

El Jurado Internacional del Premio Europeo del Espacio Público Urbano 2022 destaca los cuatro proyectos finalistas:

FLOW, 2021. Bruselas, Bélgica.

COOL IS COOL, Decoratelier Jozef Wouters

Flow, diseñada y construida con la participación de cincuenta jóvenes, es la primera piscina al aire libre construida en Bruselas en cuarenta años. El proyecto introduce una estructura temporal que establece un próspero espacio de encuentro para todas las generaciones, pudiendo disfrutar de agua fresca y aire. Como sistema modular sencillo y económico que puede ser construido fácilmente por muchas manos, presenta un buen ejemplo de cómo todos pueden participar en la creación de un espacio público activo y saludable.

Hage, 2021. Lund, Suecia.
Brendeland & Kristoffersen architects, Price & Myers

La diócesis de Lund decidió utilizar sus propiedades para desarrollar un espacio público alternativo a la lógica de la rápida urbanización de los alrededores. Un patio, cerrado por tres lados por muros de ladrillos recuperados de una fábrica demolida, se emplaza en un paisaje aún no urbanizado a las afueras de la ciudad. El propietario del terreno decide no seguir el desarrollo urbanístico del entorno, sino dejar que el espacio siga su curso abierto a la ciudadanía, priorizando la creación de vínculos y memoria entre la comunidad que habitará el futuro barrio. El patio es una primera intervención, una anticipación de una evolución gradual del lugar: un hortus inconclusus.

Plaza Saint Sernin, 2020. Toulouse, Francia.

Joan Busquets, Pieter-Jan Versluys, BAU

En esta propuesta se recupera el protagonismo del tejido histórico de la ciudad de Toulouse en torno a la basílica de Saint Sernin, catalogada como patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Lo que era una plaza ocupada por coches durante décadas, se convierte en un espacio público donde la regeneración del arbolado y la naturaleza es la protagonista. La simplicidad de la propuesta, el uso de los materiales y el reconocimiento del patrimonio excepcional del lugar se convierten en los mecanismos para activar de nuevo un espacio que había sido comprometido por el coche y que se recupera ahora para la ciudadanía, dando soporte a todo tipo de actividades diversas.

Jardín urbano “Sporta pils dārzi”, 2021. Riga, Letonia.

Artilērijas dārzi El jardín urbano “Sporta pils dārzi” es el resultado de una iniciativa popular para recuperar un solar abandonado y convertirlo en un espacio natural en un barrio especialmente escaso de zonas verdes. El proyecto consiste en un sistema de plantaciones que dejan un gran espacio central para eventos y encuentros. El resultado es un espacio urbano, mantenido y cuidado por los habitantes del barrio, que incorpora nuevas lógicas productivas, culturales y sociales e integra elementos naturales emergentes como parte del espacio público.


Imágenes cedidas: 2021 OKRA landschapsarchitecten, 2021 Paul Steinbrück, 2021 Geir Brendeland, 2020 BAU, Kristīne Madjare