Una escuela pública abierta a la ciudad

La nueva Escuela la Mar Bella en Barcelona, a cargo de SUMO Arquitectes, es el resultado de la reforma y ampliación de una escuela existente para pasar de una a dos líneas. El edificio se estructura en tres volúmenes que se interconectan para formar un único conjunto. El primero es el edificio original construido en los años 50 y que se reforma íntegramente. El segundo volumen es un edificio de nueva planta de PB+2 conectado en uno de sus extremos al edificio existente. El tercer volumen es un edificio exento que se une a los otros dos mediante un puente sobre la calle.

Los dos primeros volúmenes se organizan en L definiendo el patio de juegos de la escuela. En ellos se desarrolla el programa más privativo: aulas, administración, cocina y comedor. El tercer volumen, abierto a cuatro vientos, da fachada a una plaza y a tres calles. Contiene el gimnasio / sala polivalente y la biblioteca. Estos espacios son utilizados por el resto del barrio y las asociaciones vecinales fuera del horario escolar.

El acceso a la escuela se realiza a través de un gran porche volcado al patio Todas las aulas tienen mucha transparencia tanto al patio como a los pasillos, permitiendo buena iluminación y ventilación natural. Los espacios son polivalentes y flexibles para favorecer nuevos proyectos pedagógicos. Los amplios pasillos se conciben como una extensión de las aulas donde poder realizar actividades en pequeños grupos.

Las cubiertas de los nuevos edificios se aprovechan para ampliar las zonas de juego exterior, espacios muy preciados y a menudo escasos en entornos urbanos. Los materiales utilizados en toda la obra se expresan por sí mismos. Soluciones sencillas, durables, resistentes y de bajo mantenimiento. El hormigón, la madera y toldos enrollables textiles son los materiales dominantes que dotan de una imagen unitaria al conjunto.

La nueva Escuela la Mar Bella se ha concebido como un edificio de consumo energético casi nulo (nZEB), es una escuela energéticamente eficiente con una envolvente de baja transmitancia térmica. Que presta especial atención en la protección solar y en favorecer una muy buena ventilación natural, construida con materiales de baja huella de carbono. El conjunto dispone de una instalación fotovoltaica de 50kwpic que a su vez genera espacios de sombra en las zonas de juego. El edificio cuenta con una certificación energética clase A.

Reducir, reutilizar, reciclar

El edificio original se reforma en profundidad manteniendo el máximo de elementos existentes. Se mejoran sus prestaciones térmicas aislando toda su envolvente. Asimismo, cabe destacar que la fachada se recubre con un aislamiento continuo de SATE de 6 cm, reduciendo su transmitancia y eliminando todos los puentes térmicos. En cubierta se proyectan por el interior 8 cm de lana de roca, dando continuidad a todo el perímetro y aprovechando la cubierta existente reformada hace pocos años.

El edificio nuevo anexo al existente y que contiene el resto del aulario, cuenta con una crujía estructural de pilares 7,40 x 7,85 m y forjados de losa de hormigón armado. La estructura de hormigón se deja expuesta para aprovechar su inercia térmica.

La envolvente se resuelve con un sistema de fachada ventilada con hoja interior ligera totalmente industrializada y de elevadas prestaciones térmicas.

En planta primera y ambos lados del edificio discurren sendas terrazas en vuelo y a doble altura que, con la ayuda de toldos móviles en orientación suroeste y vegetación en orientación norte, actúan como un umbráculo que genera un espacio intermedio entre interior y exterior que se utiliza como zona de juegos.

La cubierta es plana y es una zona de juegos más de la escuela. Cuenta con una cámara ventilada que mejora su comportamiento frente la radiación solar, evita el sobrecalentamiento y aísla del ruido de impacto a las aulas del piso inferior. En esta cubierta se encuentra parte del campo fotovoltaico existente en el centro.

Finalmente, el edificio que da a la plaza cuenta con una estructura de bigas y forjados de madera laminada. Dos grandes muros de hormigón armado sustentan toda la estructura y generan un gran voladizo sobre la plaza, zona de refugio y de espera. Vigas laminadas de madera de pino de 120 cm de canto cobren una luz de unos 17 m generando los diferentes niveles. Los forjados están formados por piezas machihembradas de madera laminada tipo HBS. Un sistema de construcción en seco que permite reducir muchísimo los plazos de ejecución y la huella de carbono del material.

Las protecciones solares se resuelven con brise-soleils fijos de madera y toldos textiles enrollables. La protección solar móvil permite controlar la radiación solar a discreción del usuario, especialmente en las zonas de aulario, según convenga en las distintas estaciones del año.

Se utilizan sistemas de instalaciones de alto rendimiento y con trazados vistos para permitir un fácil mantenimiento y reposición. En muchos casos con sistemas descentralizados que permiten una utilización parcial del edificio. La calefacción se resuelve con una caldera de gas de alto rendimiento y radiadores con válvula termostática con circuitos diferenciados según orientación. Al tratarse de un edificio muy extenso, el ACS se genera con un doble sistema que evita los largos trazados y los grupos de bombeo asociados. En la zona de cocina y comedor se utiliza una bomba de calor aerotérmica, cuyo consumo se compensa íntegramente con energía fotovoltaica. En los vestuarios del gimnasio se utilizan placas térmicas. La ventilación se resuelve con diferentes UTA’s (11) con recuperador de calor, repartidas por todo el edificio, minimizando los trazados y permitiendo una gran flexibilidad de uso y horario.

Objetivo: involucrar y sensibilizar a la comunidad educativa en el ahorro energético

En cada aula se dispone un sensor de CO2 formalizado como un semáforo. Cuando el semáforo está en verde indica que la calidad del aire es óptima, cuando está en ámbar indica que, si la actividad y el clima lo permite, es un buen momento para ventilar el aula de forma natural (aprovechando la ventilación cruzada existente en todos los espacios). En caso de no poder aprovechar la ventilación natural se realiza la ventilación mecánica de las aulas. Este sistema permite realizar la ventilación solo cuando es necesario, dando prioridad a la ventilación natural.

El edificio dispone de dos campos fotovoltaicos, uno en la cubierta del edificio del gimnasio y otro sobre la cubierta del aulario. La potencia conjunta es de 50,46kWpic.

La organización programática del conjunto permite gran flexibilidad en su uso. El patio puede abrirse completamente a la plaza mediante tres puertas de 2 m de ancho. El edificio volcado a la plaza puede abrir a su vez toda la fachada mediante una gran ventana corredera replegable.

Partes del centro escolar pueden ser fácilmente utilizadas por entidades del barrio y vecinos que así lo deseen sin necesidad de abrir el centro escolar por las tardes o el fin de semana momentos en que cesa la actividad docente del centro.

Imágenes cedidas: © Aitor Estévez Olaizola