5 principios de las casas pasivas y la importancia de las ventanas

Cuando se toma la decisión de comprar o alquilar una vivienda pocas veces el adquirente se fija en si las ventanas, puertas o paredes cumplen con algún estándar energético, es más habitual considerar la distribución de las habitaciones o la decoración. Sin embargo, una casa pasiva o passivhaus puede ahorrar hasta un 90% del consumo de energía, un hecho que repercutirá en la rentabilidad de la economía familiar y aumentará a la vez el valor de la vivienda.

El Instituto Passivhaus reúne los cinco principios básicos que todos los edificios deben tener para cumplir con este estándar. En primer lugar, la vivienda debe tener un aislamiento adecuado eso permitirá cumplir con el segundo principio que es evitar tener fugas de aire. Además, en las construcciones tradicionales existen puentes de aire que provocan que las paredes, ventanas u otros elementos arquitectónicos pierdan temperatura. Entonces, para cumplir con el estándar un hogar no puede tener puentes térmicos. En cuarto lugar, los edificios necesitan ventanas de altas prestaciones. El instituto asegura que las ventanas con triple vidrio, un perfil eficiente y un buen herraje garantizan la hermeticidad necesaria. Pero no solo la ficha técnica de las ventanas es importante, la orientación de estas es crucial para retener el calor del sol a la vez que obtener un balance de penumbra. Por último, un sistema de ventilación controlada (SVC) es clave para asegurar que el aire que se respira es saludable al mismo tiempo que se respeta la hermeticidad y el aislamiento.

Todos estos factores combinados garantizan un hogar saludable y eficiente con el que se requiere de poca calefacción o refrigeración adicional. Efectivamente, el Instituto Passivhaus afirma que el 10% restante de la energía necesaria es producida por nuestro propio calor corporal, el sol o los electrodomésticos.

Gealan es Passivhaus

Uno de los elementos constructivos por donde se filtra más aire es precisamente a través de las ventanas, siendo así el componente más crítico. Además, una ventana de altas prestaciones evitará futuras humedades, mohos y problemas respiratorios patológicos.

En este sentido, para que una vivienda sea pasiva, es decir, confortable, saludable y energéticamente eficiente, las ventanas deben estar certificadas. El fabricante alemán Gealan, extrusor de perfiles de PVC, ha conseguido certificar elementos abatibles (ventanas y puertas) en todos sus sistemas bajo este estándar, un objetivo que conlleva mucho trabajo y know-how. Para la firma, este modelo es de gran relevancia, y todos los miembros del equipo técnico y comercial en España y Portugal poseen el certificado de Técnico de Ejecución de Obra Passivhaus (Certifed Passive-House Tradeperson). “Hicimos este curso para ofrecer un mejor servicio, somos el único equipo empresarial donde el personal comercial y técnico al completo está certificado”, explica José Miguel Cortés, director de la firma en la Península Ibérica.

Asimismo, la firma destaca que se puede conseguir el estándar energético con la rehabilitación o reforma del hogar, no hace falta mudarse. Todas sus gamas contienen múltiples cámaras que favorecen el aislamiento del marco y la hoja, al igual que su triple junta que garantiza la máxima estanqueidad de la ventana. Los perfiles de 74mm S8000 y Gealan-Linear® y 82,5mm Gealan S9000 y Gealan-Kubus®- son los más demandados en el mercado ibérico por los elaboradores de ventanas de PVC Gealan.

Imágenes cedidas: Gealan