Un luminoso ático en el corazón de Valencia con espacios de interés, multifuncionales y abiertos

Situado en el barrio del Eixample, en Valencia, se encontraba por reformar este magnífico ático de gran potencial. Su posición, su cota, su geometría y orientación ofrecían amplias estancias muy luminosas que aprovechaban el sol durante todo el día entrando no solo por la fachada principal y posterior, sino también a través de dos generosos patios interiores.

Dada su dimensión, se pretendía dar escala a todas las estancias y compensar los usos para resolver las necesidades del cliente, potenciar al máximo lo característico de la vivienda original y generar espacios de interés, multifuncionales y abiertos.

Así, el proyecto firmado por Ambau Taller d’Arquitectes se piensa a partir de un eje limpio que conecta una geometría rectangular en la que los espacios se van distribuyendo a uno y otro lado. Este elemento es entendido como distribuidor, estudio y prolongación del espacio. Es una “quinta habitación” con uso y luz natural propia que vincula la zona abierta de los espacios de día con una sala de uso flexible (gimnasio, taller o biblioteca) en la zona de noche.

De esta forma, el tradicional pasillo desaparece, a pesar de su longitud, y relaciona los espacios más representativos de cada uno se los extremos de la vivienda con una cierta teatralidad monumental, conseguida a través de la conservación de elementos clásicos y el trabajo de la iluminación, la axialidad, las simetrías asimétricas, el color y la textura.

En la zona de día, terraza, comedor, salón y cocina, configuran un conjunto de espacios concatenados y fluidos, pero bien delimitados funcionalmente. La cocina es la gran protagonista de la vivienda con una isla entendida como objeto escultórico alrededor del cual se disfruta del espacio.

La plataforma, diferenciada materialmente con el pavimento cerámico Bera&Beren Greige 90×90, y elevada con respecto a la cota general de la casa (sobre la que se coloca una isla y parece flotar), sirve para ordenar los usos de: comer, cocinar, circular y acceder; y resuelve en un mismo nivel el encuentro de la terraza con el comedor.

Para una mayor continuidad del espacio, la terraza tiene el mismo pavimento cerámico Bera&Beren Greige en formato 90×45, que facilitaba la formación de pendientes para la evacuación de aguas. En los baños también se utiliza el mismo modelo Bera&Beren Greige, pero en formato 120×120, para dar unidad al conjunto y coherencia a la intervención. Del mismo modo, la carpintería negra de amplias dimensiones y líneas puras destaca la presencia del valorado espacio exterior al contrastar con las líneas más clásicas conservadas que daban carácter a la vivienda original, y con las neutras superficies más actuales.

Imágenes cedidas: © Germán Cabo