fbpx
InicioActualidadEl Atlético de Madrid presenta su nuevo estadio

El Atlético de Madrid presenta su nuevo estadio

El pasado 5 de diciembre tuvo lugar en la Galería de Cristal de la Sede del Ayuntamiento de Madrid, el acto de presentación en sociedad del nuevo estadio del Club Atlético de Madrid en colaboración con el Ayuntamiento de la capital. Un evento histórico tanto para el club, por el nuevo signo de identidad de los seguidores rojiblancos, como para la Comunidad de Madrid, ya que el recinto está concebido para convertirse en un futuro, en la sede de los Juegos Olímpicos.

El estadio contará con todo tipo de infraestructuras y tecnologías, accesos a través de Cercanías y Metro, un importante número de plazas de aparcamiento, áreas comerciales, zonas adaptadas para minusválidos, palcos privados, espacios de restauración… en definitiva, con todo lo necesario para convertirlo en un espacio polifuncional capaz de acoger los grandes acontecimientos deportivos de carácter internacional.

El proyecto arquitectónico parte de la necesidad de transformar un estadio de fútbol con capacidad aproximada de 70.000 espectadores en un estadio de atletismo con capacidad de 60.000 espectadores, en el caso de que Madrid sea elegida como sede olímpica. Esto, unido a las necesidades derivadas de la seguridad, evacuación y buena visibilidad, ha dado lugar a que la ampliación consista en la construcción de un nuevo graderío perimetral sobre una crujía donde se concentren los accesos de público, palcos y servicios complementarios (aseos, comercios, bares, etc).

El nuevo recinto contará, además, con una cubierta ligera asentada sobre el conjunto de graderíos que se adapte a las diversas funcionalidades del recinto y que dote de unidad a la intervención. La estructura principal de dicha cubierta se incluye en la tipología de estructuras tensadas y está formada por un doble anillo de compresión exterior de acero, un doble anillo interior de tracción y dos grupos de cables radiales. La proyección del conjunto pretende conseguir un edificio de perfil muy horizontal, que genere el menor impacto posible en el entorno; de ahí el esfuerzo por evitar la aparición de mástiles, o de controlar la espectacularidad habitual de las estructuras tensadas, opción prácticamente obligada para alcanzar el equivalente voladizo de 50 o 60 metros.

El proyecto está firmado por el estudio de arquitectos Cruz y Ortiz, de avalada trayectoria a través de sus obras públicas tanto en España como en el extranjero.

artículos relacionados