Materiales Sika para el pegado y sellado de fachada ventilada de los dos nuevos rascacielos de Madrid

Dos nuevos rascacielos transformarán próximamente la línea del horizonte de Madrid, y es precisamente Skyline el nombre que la promotora suiza Stoneweg ha elegido para bautizar a estas dos altas torres de la capital. El proyecto de los que serán los dos edificios de viviendas más altos de la ciudad —por detrás de la Torre de Madrid— está firmado por el estudio Touza Arquitectos, que lo define como “un hito urbano de máximo interés para la ciudad y que será referencia, imagen e icono arquitectónico de Madrid Nuevo Norte”.

Construidas por Dragados, cada torre tiene una superficie de 20.000 m2, 303 viviendas (de entre uno y tres dormitorios), 25 plantas y una altura total de 100 metros. Dos piscinas en la azotea de cada edificio, gimnasio, sauna, coworking, huerto urbano o salas polivalentes completan este innovador proyecto de envolvente de fachada ventilada en el corazón del barrio de Tetuán.

Certificación BREEAM como garante de la sostenibilidad del proyecto

Una de las preocupaciones del estudio de arquitectos ha sido proyectar unos edificios en altura con importantes aportes de eficiencia energética y respeto medioambiental, que les hacen merecedores del certificado BREEAM, garantía de la sostenibilidad económica, social y ambiental de los dos nuevos rascacielos de Madrid.

El arquitecto Julio Touza Rodríguez, uno de los autores del proyecto, enumera algunas de las medidas implementadas para dotar de sostenibilidad a todo el proyecto: “Hemos combinado las soluciones pasivas (protecciones solares en el diseño de fachada mediante voladizos, aislamientos térmicos de alta eficiencia, vidrios con doble capa de altas prestaciones térmicas, chimeneas ecológicas para potenciar la ventilación natural) con otras tecnologías (paneles fotovoltaicos, iluminación LED eficiente, sistemas de domotización, de control energético y de minimización del consumo hídrico), así como el uso de materiales reciclables y de sistemas prefabricados que minimizan la generación de residuos”.

Para el estudio de arquitectos era muy importante aplicar medidas en todos los ámbitos, “buscamos un enfoque más amplio: espacio de aparcamiento para bicicletas, puntos de recarga para coches eléctricos, huertos urbanos, uso de materiales reciclados y de baja huella de CO2… son múltiples las herramientas que se han utilizado para consolidar los estándares exigidos por BREEAM y garantizar el compromiso con la sostenibilidad, más allá de los estrictamente destinados al ahorro de energía”, explica Touza.


Uno de los rasgos más característicos del proyecto es el acristalamiento de las fachadas con terrazas de hormigón blanco y plantas colgantes que asoman entre las perforaciones de la fachada ventilada planteada, sinónimo de calidad, confort y alta eficiencia energética.

“Conceptualmente, la superficie acristalada en cualquier edificio es el punto donde conseguimos vistas, luz y sol, pero desde la óptica de la climatización es siempre un “punto débil”, dado que, obviamente, siempre es más resistente al frío o al calor una fachada maciza. Digamos que, desde el punto de vista de la conservación de la temperatura interior, la solución ideal sería una fachada muy maciza y con poco vidrio… pero los objetivos de la arquitectura de fachadas no son solo controlar la temperatura, sino también proporcionar luz, vistas, ventilación… De ahí que sea clave en el diseño buscar un equilibrio entre una superficie acristalada que tenga la amplitud suficiente para garantizar la mejor iluminación, ventilación, vistas, sombras…” detalla el arquitecto de este ambicioso proyecto.

Para los proyectistas, la combinación de zonas opacas con voladizos consiguen no solo un equilibrio térmico sino un resultado estético de contraste de volúmenes, sombras y movimiento que potencian la transparencia en las zonas con mejores vistas. Para ello, el sellado de los cristales de doble capa ha sido fundamental.

La elección de SikaTack® Panel

El estudio de arquitectura eligió SikaTack® Panel, un adhesivo elástico de poliuretano, con certificación DAU del ITeC de Barcelona, que proporciona las uniones de los paneles de fachada ventilada a la estructural portante. Para este singular proyecto, se realizaron todos los ensayos previos de adhesión y envejecimiento para poder cumplir con el certificado DAU. También se realizó un seguimiento especial de visitas de obra por parte del departamento técnico de SIKA.

El proyecto de puesta en obra de la fachada ventilada y ligera acristalada fue realizado por Proinller, que realizó la fase de ingeniería de desarrollo, aprobación, aprovisionamientos y transformación en sus instalaciones de Getafe para posteriormente realizar el montaje en obra. Para este proceso se instalaron andamios bi-mástil motorizados y se izaron los materiales por las grúas torre. Tras la instalación de los paneles de vidrio, se realizaron los repasos y sellados finales de estanquidad que favorecieron la superación de los test de calidad de la obra y preceptivos en construcción.

“Esta promoción tenía un reto de plazo muy exigente que obligó a todos los intervinientes a ser muy competitivos durante la ejecución” explica Eduardo Llerena, ingeniero industrial y director General de Proinller. Para él, el reto principal fue “aportar muchos y buenos recursos para todas las partes del proceso. Tuvimos que incrementar la atención sobre los aspectos técnicos dados los requisitos de altura y sus dificultades para la puesta en obra por los medios auxiliares y reparto de materiales”, recuerda.

“Para garantizar los altos estándares energéticos exigidos para la certificación del proyecto, ha sido esencial que el acristalamiento sea de doble capa con cámara de aire, de tipo bajo emisivo, con altas prestaciones térmicas, y donde los elementos de junta y de sellado con la carpintería garanticen la máxima estanquidad, como se consigue con los productos específicos de Sika”, asegura Julio Touza.

Un adhesivo elástico que aporta valor a los proyectos donde se aplica

Entre las principales ventajas de SikaTack® Panel destaca la elasticidad del adhesivo que, combinada con la gran capacidad de pegado del sistema, le permite absorber todos los movimientos diferenciales (expansiones térmicas, ciclos hielo-deshielo, etc.) de los materiales a largo de toda la vida útil del edificio. “Es una solución que evita ver anclajes mecánicos y minimiza las juntas. Con una debida aplicación aporta valor a los proyectos donde se aplica”, explican desde la empresa instaladora.

Pero además de los materiales aportados, Proinller, empresa especializada en servicio integral de desarrollo y ejecución de fachadas ligeras singulares, con un alto valor añadido, destaca el acompañamiento realizado por la compañía durante todo el proceso. “Trabajamos habitualmente con Sika para los grandes y exigentes proyectos. Es una empresa que aporta soluciones globales de alta tecnología y esa característica compatibiliza muy bien con las necesidades de nuestra compañía. Proinller necesita un partner así para poder desarrollar su negocio en los más importantes proyectos”, finaliza Eduardo Llerena.

“Sika es una empresa que aporta soluciones globales de alta tecnología, compatibles con las necesidades de nuestra compañía” Eduardo Llerena