Àgora València, plaza mayor del diseño

Àgora València ha abierto sus puertas a toda la ciudadanía y ha desvelado el calendario de actividades transversales para todos los públicos que lo mantendrá vivo como nexo de unión entre la ciudadanía y la capitalidad. Más de 200 actividades programadas entre talleres, exposiciones, conferencias y encuentros en toda la Comunitat Valenciana.

Àgora València es un proyecto de València Capital Mundial del Diseño 2022 y el Ajuntament de València que cuenta con el impulso de la Diputació de València, La Marina de València y las empresas Inalco, Wandegar e Iguzzini, tomando el relevo de los pabellones que en su día se levantaron en otras capitales como Helsinki o Taipéi.

Miguel Arraiz, arquitecto, creativo y director de proyectos de València Capital Mundial del Diseño 2022, es el responsable del proyecto arquitectónico junto a Arqueha Arquitectura y Urbanismo, firma encargada del desarrollo técnico con el asesoramiento de Cosín Estudio.

El propósito de Àgora València queda reflejado en los materiales y la manufactura del espacio, así como en su construcción, que fusiona tradición y vanguardia, artesanía e industria, empleando únicamente vareta de madera y un material similar a la cerámica conocido como MDi. La construcción del pabellón ha contado con la participación de empresas como Inalco, Wandegar e Iguzzini y de estudios y profesionales como Manolo García Carpintería Artística, Radiante Creative Studio, ATG Desarrollos, Josep Martí y Quatre Caps.

Con la inauguración de Àgora València, la ciudad celebra con sus habitantes y visitantes su estatus como epicentro global del diseño, y gana un espacio abierto a la ciudadanía como legado de la fuerza transformadora del diseño. Un lugar abierto a toda la sociedad concebido para acercar el diseño y el talento de la creatividad de toda la Comunitat Valenciana al público general.

En el acto de su apertura, el alcalde Joan Ribó ha afirmado que: “Nuestra Plaza del Ayuntamiento cuenta con un nuevo edificio que admirar y disfrutar. Àgora València cuenta mucho de lo que somos, con una arquitectura que habla de la industria valenciana a través de su cerámica, de las olas del mar a través de su techo, que es, a su vez, un homenaje a nuestras fiestas: las Fallas. Un lugar de sombra y encuentro, de comodidad e información, donde su diseño invita a hacerlo suyo a todo el que pasa. Un espacio que, además, ofrece la primera sombra de la plaza. Es más, su diseño y arquitectura, los materiales que la componen, garantizan una sensación térmica mucho más agradable que en el resto de la plaza”.

Artesanía, innovación, industria, luz y talento valencianos, ejes del proyecto arquitectónico

“Desde un inicio planteamos el proyecto como un regalo para el presente y el futuro de Valencia, poniendo a las personas en el centro”, ha explicado Miguel Arraiz. «En esta oportunidad única de acercar el diseño y su transversalidad a la ciudadanía, empresas e instituciones, Àgora València indaga en los materiales y en la tradición artesanal de nuestro territorio. Además de ensalzar las raíces valencianas, que describen una forma de hacer las cosas, los materiales y sistemas constructivos que permiten el formato modular y desmontable del pabellón constituyen una decidida apuesta por la circularidad y la durabilidad«.

Con una superficie de 350 metros cuadrados, este pabellón modular narra la historia del reconocido diseño nacido a orillas del Mediterráneo, de materiales surgidos de la innovación cerámica y de tradiciones como la vareta de la mano del artista Manolo García.

Ubicada en la Plaza del Ayuntamiento, Àgora València consta de una estructura de unas dimensiones en planta de 24 por 10 metros y una altura de 9 metros. El estudio Arqueha, coordinador del Plan Cero para la transición climática de tres barrios de la ciudad de Valencia, se ha encargado de realizar el desarrollo técnico del proyecto aplicando parámetros de prefabricación y sostenibilidad. Con el empleo de la digitalización a través de la metodología BIM, junto al diseño paramétrico, se ha logrado resolver de manera industrializada todos los componentes del edificio, haciendo que cada uno de los bastidores que soportan las lamas sea único, prefabricado y desmontable.

El diseño, desarrollo técnico y construcción han tenido que realizarse en tiempo récord. Con una construcción de dos meses, el empleo de las herramientas digitales y la prefabricación han jugado un papel protagonista en un proyecto que define el futuro de la construcción, digitalizada, industrializada y sostenible.

Para ello, se han implementado diferentes herramientas digitales con el objetivo de aumentar la cantidad de procesos de prefabricación, manteniendo el diseño original del edificio. El uso del diseño paramétrico aplicado al cerramiento ha proporcionado la capacidad de generar una distribución de lamas totalmente controlada, eligiendo la densidad y posición de cada una de ellas en los bastidores, obteniendo un diseño único para cada bastidor. Junto al diseño paramétrico se ha empleado la metodología BIM, consiguiendo que cada elemento posea las propiedades necesarias para habilitar su prefabricación, ahorrando costes, materiales y tiempo en la construcción del pabellón. Gracias a estos procesos, se ha reducido el residuo generado, los trabajos realizados y el transporte de materiales, ahorrando grandes cantidades de CO2 y energía.

Àgora València es también un espacio estudiado siguiendo estrategias de confort térmico. Su diseño tiene en cuenta variables climáticas como la circulación del aire y la radiación solar e influye de forma directa en la mejora de la sensación de confort en relación al resto de la plaza. La protección solar formada por la piel de lamas verticales consigue reducir la cantidad de radiación solar proveniente del este y oeste, mientras que el techo de madera actúa de manera similar con la luz proveniente del sur, permitiendo en todo caso la ventilación natural del edificio. La suma de la protección solar y de la ventilación consiguen rebajar hasta 10 grados la temperatura de confort en el interior del pabellón respecto a cualquier otro punto de la plaza, y todo ello sin aporte energético y por lo tanto con 0 emisiones de CO2.

Cada atardecer, desde el 29 de junio, una instalación de iluminación artística e inmersiva creada por el estudio creativo Radiante convertirá el pabellón en un gran faro como símbolo del orgullo de toda la ciudad de Valencia por ser la Capital Mundial del Diseño.

Más información

Imágenes cedidas: © David Zarzoso, © Ricardo García