fbpx
InicioEventosCuando la sostenibilidad se basa en vivienda ecológica y cooperativa, en Espacio...

Cuando la sostenibilidad se basa en vivienda ecológica y cooperativa, en Espacio NAN

En el marco de Espacio NAN Sostenibilidad, celebrado el 23 de Mayo en la Torre de Cristal de Madrid, contamos con la participación de Iñaki Alonso, fundador del estudio de arquitectura sAtt. Fundado en 2001, sAtt ha sido desde entonces un laboratorio de innovación, explorando nuevas formas de construcción sostenible y promoviendo la colaboración comunitaria. Y precisamente, Alonso compartió su visión y experiencia en el ámbito de la arquitectura ecológica y colaborativa con todos los presentes. 

Comenzó su intervención recordando los inicios de su carrera: «En aquella época era predicar en el desierto, hablar de sostenibilidad antes del boom inmobiliario». Pero en su caso, desde sus primeros proyectos de viviendas unifamiliares, ha estado comprometido con la creación de una arquitectura que minimice el impacto ambiental y maximice las relaciones humanas.

Un punto destacado de su presentación fue la fundación de Ecómetro en 2010, una asociación dedicada a medir y difundir la ecología en la arquitectura. «La arquitectura es ese elemento físico que tiene la capacidad de construir una relación entre los que lo habitan y el exterior», explicó Iñaki, subrayando la importancia de medir el impacto ambiental de los edificios.

En 2018, Iñaki y su equipo lanzaron una promotora para impulsar la vivienda colaborativa. «Tenemos un problema, hacemos mucha vivienda, pero hemos construido edificios que al final son prácticamente un almacén de celdas individuales», señaló, destacando la necesidad de diseñar edificios que fomenten las relaciones sociales y combatan la soledad.

Y es que el enfoque de sAtt en la sostenibilidad se basa en dos pilares: la vivienda colaborativa y la ecología. Iñaki mencionó su experiencia en la construcción de casas con materiales naturales y sistemas de reciclaje de agua: «He probado de todo: casas con balas de paja, con adobe, con bloques de tierra comprimida, con tapial, con madera, con piedra seca». Experimentos que le han proporcionado una valiosa base de conocimientos para desarrollar soluciones sostenibles a mayor escala.

Carmen Gil, sAtt Arquitectura: «El mayor reto que tenemos es convencer a todos de que otra forma de hacer las cosas es posible»

Un aspecto crucial de la sostenibilidad es la medición del impacto ambiental, explicaba. «Tenemos que medir. No vale salir y decir ‘mi edificio es sostenible, es ecológico’. ¿Cuántos kilos de CO2 por metro cuadrado cuesta construirlo?», enfatizó Iñaki. Medir el carbono embebido, operativo y biogénico de los edificios es esencial para evaluar su verdadera sostenibilidad.

El ponente también destacó la importancia de intervenir en las ciudades para abordar el problema global del cambio climático. «El Banco de España decía que necesitamos 600.000 viviendas de aquí a 2025», explicaba, subrayando la necesidad de construir edificios que produzcan más energía de la que consumen, conocidos como edificios prosumidores.

Un ejemplo de sus proyectos es «Entrepatios«, descrito por Iñaki como «el único edificio de vivienda colectiva que produce más energía en términos globales de la que consume». Y explicaba que este y otros proyectos de sAtt incorporan estrategias de aislamiento, estanqueidad y ventilación mecánica para mejorar la eficiencia energética y la calidad del aire.

La arquitectura colaborativa también juega un papel crucial en su visión. «Trabajamos en vivienda colaborativa y vivienda ecológica, en lo que es el proyecto social y el hardware, que al final es la arquitectura», explicó. Enfatizando que sus proyectos promueven la convivencia y la sostenibilidad, utilizando materiales como la madera para almacenar carbono y convertir los edificios en sumideros de CO2.

Concluyó su intervención destacando el poder transformador de la arquitectura: «A través de un edificio de viviendas y de reconstruir las maneras de vivir, podemos transformar muchas cosas». Y es que la arquitectura tiene el potencial de reconstruir no solo las relaciones entre las personas, sino también nuestra relación con el medio ambiente.

artículos relacionados