fbpx
InicioDestacadas¿Cómo hacer piscinas de obra? Guía práctica

¿Cómo hacer piscinas de obra? Guía práctica

Las piscinas de obra son aquellas que se construyen directamente en el lugar, en lugar de ser prefabricadas. Esto permite un mayor control sobre el diseño y tamaño de la piscina, así como la posibilidad de adaptarla a las necesidades y deseos del propietario. También son más duraderas y resistentes en comparación con otro tipo de piscinas, ya que se construyen con materiales de alta calidad y se ajustan a las características del terreno.

Como dato, según ASEPPI (Asociación Española de Profesionales de la Piscina): «Más de la mitad de las piscinas de uso doméstico se construyen enterradas, utilizando el hormigón armado proyectado como sistema estructural, con unas medidas aproximadas en planta de 8,00 x 4,00 metros, una altura media de 1,60 metros y un espacio próximo de 1,50 m² para situar el equipo de tratamiento de agua sobre el nivel del terreno para su fácil manipulación».

Más de la mitad. Podemos asumir que las piscinas de hormigón son de las opciones más populares, seguramente debido a esa impresión de que son robustas y resistentes. Pero también es cierto, que si no están bien construidas, una piscina de obra puede darte problemas y en un par de años empezar a filtrar el agua o que los muros cedan.

Para que esto no ocurra, la piscina de obra debe ser impermeable, soportar la presión del agua sin ayuda externa y que su revestimiento interior facilite el mantenimiento y limpieza de esta cada cierto tiempo.

Sigue leyendo para saber cómo hacer una piscina que te brinde décadas de buen funcionamiento, resistencia, mucha estética y bajos costes de mantenimiento. Entre otras cosas, verás cómo seleccionar el mejor tipo de piscina, los materiales adecuados, cuál es el proceso de construcción a seguir y una serie de consejos para que el trabajo se desarrolle de forma profesional.

¿Qué debes tener en cuenta?

Sabemos que las piscinas de obra tienen mayor resistencia, las puedes diseñar a medida, tienes la posibilidad de escoger la profundidad que más te guste e, incluso, construirla con un suelo en declive que aumente o disminuya la profundidad a tu antojo.

Además, te permiten revalorizar tu vivienda.

Por supuesto, disfrutarás de estos beneficios solo si la piscina está bien construida porque, en caso contrario, vivirás días de gran preocupación, gastos y problemas, considerando también que tu casa perderá valor comercial.

Para que esto no te pase, hemos realizado una breve guía que te muestra cómo debes construir este tipo de piscinas como lo haría un profesional. Lo cual no quiera decir que no debas consultar con uno de ellos, sobre todo si se trata de una piscina en terraza o azotea, ya que arquitectos, arquitectos técnicos y administradores de fincas alertan de los riesgos de instalar piscinas en terrazas y azoteas sin criterio técnico.

Dicho esto, vamos con los criterios básicos a tener en cuenta.

Elige el tipo de piscina de obra que quieres

Lo primero que debes decidir es qué tipo de piscina quieres construir.

¿Será de hormigón, elevada o liner?

Aunque hay muchos tipos, la realidad es que estas son las más comunes y las que mejores resultados reportan. Veamos sus ventajas y desventajas y decide cuál te conviene más.

Piscinas de hormigón

La gran ventaja de hacer piscinas de obra de hormigón es que son muy resistentes y duraderas, brindan mayor estética y reducen los costes de mantenimiento.

Para su construcción, se vacía hormigón en un encofrado de acero o hierro para darle dureza.

Es como crear un vaso hermético de concreto armado en un huevo.

Pero, claro, estas piscinas son más costosas.

Piscinas elevadas

Por otro lado, las piscinas de obra elevadas son más económicas y rápidas de hacer, pero tienden a deteriorarse en menos tiempo y requiere que apliques mantenimientos constantes para mantener su estructura en buen estado.

Una variación de las piscinas elevadas de obra son las semienterradas, que serían un punto medio entre las de hormigón y las elevadas, y que también dan un toque de estética singular.

Además, son piscinas sin obra que no exigirán elevados costes para su construcción.

Piscinas liner

Son piscinas que están revestidas de un material fabricado con PVC de alta resistencia que se adhiere a las paredes por medio de calor y que las hacen herméticas.

Su ventaja es que se adapta a cualquier piscina y que su instalación es muy rápida.

Puedes usar liner con cualquier forma de piscina.

piscina de obra 1

Escoge el color, tamaño y ubicación

Otra de las consideraciones que debes hacer es el color del mosaico de la piscina, lo que será un complemento perfecto para que la decoración del espacio sea la óptima.

Esto se relacionará con la intensidad del color azul de tu piscina. No es lo mismo colocar azulejos celestes que azulejos azules de un tono más oscuro.

Por ejemplo, si colocas un mosaico de color azul caribe, verás un efecto de color azul cielo y blanco muy elegante y relajante.

Por otro lado, colocar gresite de color marfil o parecido puede hacer que el agua luzca de aspecto turquesa y asemejarse a la profundidad marina de esas hermosas playas de Ibiza.

Por último, un azul clásico en el mosaico hará que el agua se vea de color azul intenso, un tono más oscuro que el cielo.

Igualmente, ten en cuenta que no todas las piscinas tienen que ser azules, puedes elegir entre más colores.

De qué tamaño será

¿Quieres mini piscinas de obra o es grande?

El tamaño dependerá de tus necesidades, las disposiciones del terreno y de si colocarás otros elementos decorativos en los alrededores de la piscina.

Dónde colocarás la piscina y con qué orientación

Seguro estás pensando “es obvio que mi piscina de obra va en la parte trasera de la casa”.

Pero hay más detrás de la localización de la piscina.

En primer lugar, debes asegurarte de que la piscina esté en una zona del terreno que sea plana, donde las irregularidades no afecten la estética de la piscina.

Ahora bien, si vas a utilizar maquinaria para aplanar el terreno, no pasa nada, puede ser en cualquier lugar.

Después, piensa que hacer piscinas de obra baratas requiere que coloques tuberías a los lados, por lo que no debe estar muy cerca de los límites de tu parcela para que no causes daños a terceros.

En caso de que el terreno sea muy grande y puedas permitirte elegir entre una posición horizontal o vertical respecto de la casa, considera si pondrás un espacio techado cerca de la piscina, si habrá una barbacoa de obra, plantas y árboles, etc.

Es decir, piensa en lo que pondrás en los alrededores de la piscina para que luzca mejor.

Todo esto te ayudará a seleccionar la orientación perfecta de la piscina de obra.

¿Cómo serán los accesos a la piscina?

Cuando la piscina es semi enterrada o elevada, es indispensable colocar escaleras externas para el ingreso.

En la mayoría de los casos son de acero inoxidable, tienen pasamanos y van ancladas a la corona de la piscina.

Pero cuando la piscina es subterránea, se pueden usar dos tipos de escaleras de acceso:

  1. Romanas: son aquellas cuyos peldaños tienen forma en semicírculo o arco y que se colocan en la parte más corta de la piscina.
  2. Rectas: tienen forma de peldaños rectos y se instalan en la parte más corta de la piscina, de extremo a extremo. También se colocan en las esquinas en diagonal.

¿Qué materiales para piscinas utilizarás?

Tienes diferentes materiales para piscinas de obra de los que puedes elegir alguno. Estos son:

  • Hormigón vaciado.
  • Bloques de hormigón.
  • Bloques de poliestireno.
  • Paneles de polipropileno.
  • Fibra de vidrio.
  • Acero galvanizado.

La selección del material dependerá de tu presupuesto y la calidad del tipo de piscina que quieras.

Determina los acabados del interior de tu piscina

Ahora es momento de darle ese toque de personalidad a tu piscina, por lo que debes seleccionar el acabado interior, que puede ser de:

  • Gresite: son fichas de vidrio que se caracterizan por una alta dureza, resistencia a químicos, nula absorción del agua y gran estética al finalizar.
  • Gres: es un material inalterable cuando está en contacto con el agua, resiste cambios climáticos, heladas, fríos, altas temperaturas y productos químicos. Es de los más costosos.
  • Liner: es un tipo de revestimiento que brinda hermeticidad en la piscina y es muy barato.

Sigue el proceso de construcción adecuado

Ahora que ya tienes definido todo el proyecto para hacer piscinas de obra, debes seguir este proceso de construcción:

  1. Excavación del terreno: delimita el terreno donde irá la piscina según su forma utilizando estacas de madera y cuerda. Excava en profundidad y a los lados 25 cm más por las paredes y suelo de la piscina. Te recomendamos maquinaria para esto.
  2. Apisonado y compactación: utiliza una aplanadora o rodillo de lanza para dejar el terreno firme. Rellena los espacios que lo necesitan y asegúrate de que quede a la profundidad que deseas en cada espacio.
  3. Colocación de la estructura metálica: es momento de colocar las varillas a lo largo de la piscina, tanto en suelo como en paredes, para el posterior vaciado. Puede ser mallazo de 8 mm de diámetro y de 20×20 cm a lo sumo. Se debe encofrar en este paso.
  4. Instalación de tuberías: asegúrate de realizar la instalación de todas las tuberías de la piscina de obra.
  5. Vaciado del hormigón: vierte el hormigón armado en la estructura golpeando el encofrado con un martillo para que el concreto armado se compacte bien. Empieza por el suelo y sigue con las paredes.
  6. Instala el sistema eléctrico: instala toda la iluminación eléctrica que tendrá tu piscina.
  7. Reviste la piscina: coloca el gresite, gres o liner según tu plan.
  8. Coloca la corona en la piscina: deben ser antideslizantes.

Consideraciones que debes tener al hacer piscinas de obra

Por último, estas son las consideraciones que debes tener a la hora de la fabricación de una piscina de obra:

¿Hacen falta permisos?

Sí. Debes ir al Ayuntamiento y solicitar la Licencia de Obras municipales para el proyecto.

¿Cuánto se tarda en construir piscinas de obra?

Se tarda entre 8 y 12 semanas, trabajando con constancia y esfuerzo.

¿Cuál es el precio de las piscinas de obra?

  • Piscina de hormigón: de 14.500 a 16.000 €.
  • Piscina de liner: 12.000 €.
  • Piscina elevada: 11.000 €.
  • Piscina de hormigón y gresite: 18.000 €.

De este modo, podrás hacer piscinas de obra de manera profesional y con resultados estéticos y funcionales únicos. Y por supuesto, una vez hecha, no te olvides de cómo mantener tu piscina a punto para poder disfrutarla.

artículos relacionados