La accesibilidad cognitiva en los entornos construidos

 El pasado 1 de abril de 2022 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 6/2022, de 31 de marzo, de modificación del Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, para establecer y regular la accesibilidad cognitiva y sus condiciones de exigencia y aplicación. Este hecho supone un importante hito, ya que la accesibilidad cognitiva adquiere reconocimiento legal y pasa a formar parte de la accesibilidad universal, junto a la accesibilidad física y la accesibilidad sensorial.

accesibilidad cognitiva

La accesibilidad cognitiva es la condición de los entornos, procesos, actividades, bienes, productos, servicios, objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos que permiten la fácil comprensión y la comunicación. En resumen, trata de hacer la vida más fácil a todas las personas. 

La accesibilidad cognitiva se dirige prioritariamente a determinados colectivos que pueden tener dificultades de comprensión por una minusvalía o deterioro cognitivo, como pueden ser:

  • Personas con discapacidad intelectual.
  • Personas con dislexia.
  • Personas con trastornos del neurodesarrollo, como el trastorno del espectro autista, trastornos neuropsicológicos, trastornos por déficit de atención, trastorno de desorientación topográfica del desarrollo, etc.
  • Personas con daño cerebral adquirido.
  • Personas con Alzheimer, deterioro cognitivo o pérdidas de memoria.
  • Personas mayores analfabetas, con problemas cognitivos o problemas de aprendizaje.
  • Personas con algún trastorno mental.
  • Personas con estrés, miedo o ansiedad.
  • Personas extranjeras que no saben hablar bien el idioma y no comprenden la cultura.

Y, de forma global, beneficia a toda la población: ¿quién no se ha perdido en un hospital o un aeropuerto/ o no entiende una sentencia o un contrato/ o se ha extraviado en un barrio?

Además, con la pasada pandemia, vimos como nuestros edificios y calles se llenaban de carteles y señales para informar y organizar los recorridos, las entradas y salidas, y a todas las personas nos resultaba útil, cómodo y seguro. 

La accesibilidad cognitiva es imprescindible para mejorar la calidad de vida de las personas ya que posibilita opinar, elegir, participar y tomar decisiones en las diferentes actividades de la vida cotidiana, posibilitando la interacción social y la autonomía; ayuda a acceder a la información y a los diferentes servicios; facilita la orientación y la movilidad, y genera entornos más seguros.

Los proyectistas deben anticiparse a las dificultades sensoriales que pueden encontrar las personas

La accesibilidad cognitiva pretende hacer el mundo más fácil de entender. Algunas personas presentan deficiencias cognitivas y sensoriales que afectan a su percepción espacial. La percepción espacial es la que nos permite orientarnos, movernos y analizar el espacio. Los problemas sensoriales que afectan a algunas personas hacen más difícil este proceso y tienen que hacer un esfuerzo mayor para comprender el entorno. Hay personas que tienen dificultad para orientarse, incluso se pierden en entornos conocidos porque no son capaces de crear mapas mentales que organicen el espacio y les ayuden a realizar los recorridos. Las habilidades cognitivas que usamos para comprender los entornos se pueden promover desde la infancia y durante toda la vida, aunque en general no se nos entrena ni se nos proporciona la suficiente formación para desarrollar estrategias que faciliten la orientación espacial.

Cuando no entendemos un entorno o nos perdemos, lo que experimentamos es inseguridad, dependencia y malestar, la accesibilidad cognitiva solventa estas situaciones proporcionando seguridad, independencia y bienestar.

Es importante la estimulación mediante el uso del color para generar interés visual, estableciendo un ambiente tranquilo pero atractivo

Los proyectistas deben anticiparse a estas dificultades sensoriales que pueden encontrar las personas dentro del espectro de su vida y dar respuesta a través del diseño y de determinadas herramientas para facilitar el desarrollo de la vida cotidiana. También es importante que cuenten con la validación de los propios usuarios.

Herramientas para mejorar accesibilidad cognitiva

Herramientas para conseguir la accesibilidad cognitiva

En las actividades cotidianas que se realizan a diario se emplean diferentes recursos físicos, y también un importante número de recursos cognitivos. Un exceso de los primeros puede ocasionar fatiga física, los segundos pueden llevar a la fatiga mental y trastornos relacionados con la angustia y la incertidumbre. Por ello, aunque la persona no tenga dificultades de comprensión o comunicación, cuanto menor sea el esfuerzo cognitivo a realizar, mayor será el bienestar personal y más fácil el día a día.

Existen una serie de herramientas y recursos que nos van a servir para conseguir la accesibilidad cognitiva. Entre ellos encontramos:

1. Recursos de orientación

  • Pictogramas y señalización de espacios. Consiste en el uso de símbolos o imágenes universalmente conocidas que representa una palabra o idea, que agiliza la comprensión permitiendo identificar, interpretar y entender los distintos entornos construidos y sus usos e interacciones.
  • Wayfinding. Es una metodología que analiza los procesos de orientación y utiliza recursos del espacio o situados en el espacio para informar y dirigir a las personas en sus desplazamientos. Tiene en cuenta la diversidad de las personas y la forma de conocer y desenvolverse en un entorno, abarcando la forma de organizar espacios y darle sentido para que la persona se ubique en un lugar y tenga una mejor experiencia de uso del espacio. Simplicidad y claridad son las características fundamentales.

  • Medios humanos. Se trata de potenciar el aspecto humano de la accesibilidad mediante dos acciones. Por un lado, favorecer la asistencia personal, permitiendo actuar de forma personalizada según las diferentes necesidades que tiene cada individuo. Es un recurso para apoyar el proyecto de vida de una persona según sus ideas, deseos y preferencias. Y, por otro lado, que las personas que trabajan en atención al público sirvan de apoyo a las personas con dificultades de comunicación y comprensión del entorno para lo que será necesario que estén debidamente formadas.

  • Medios tecnológicos. Los recursos tecnológicos mejoran la autonomía personal para solventar problemas y trámites cotidianos, mejoran la autoestima y permiten adecuar sus tareas y rutinas.

2. Recursos de comunicación 

  • Lectura fácil. Método que aplica un conjunto de pautas y recomendaciones para la redacción de textos, diseño y maquetación de documentos, así como la validación de la comprensibilidad de estos para hacer accesible la información y la cultura a las personas con dificultades de comprensión lectora. 

  • Sistemas aumentativos y alternativos de comunicación (SAAC). Son sistemas desarrollados para personas que, por su discapacidad, no pueden comunicarse de forma verbal. Estos sistemas complementan el lenguaje oral cuando la persona no puede mantener por sí sola una comunicación efectiva. Estos sistemas pueden ofrecerse en cualquier formato de comunicación diferente al habla, diferenciando entre sistemas con soporte como programas de ordenador, tableros de comunicación y otros, y sistemas sin soporte mediante mímica, gestos, señas y signos manuales. 

  • Señalización. Tiene la función de orientar o guiar a una persona en un espacio, facilitar la identificación de lugares, informar sobre el mismo y regular el comportamiento de las personas a través de mensajes o disposición del espacio. 

  • Comunicación digital. Los medios de información digital son una potente herramienta de información, pero deben ser fáciles de entender y manejar y comprensibles y accesibles para que todas las personas puedan acceder, utilizar y navegar por las páginas web, plataformas, aplicaciones, etc.

  • Lenguaje claro. Se trata de transmitir un mensaje de modo fácil, directo y simple con un lenguaje claro, prestando atención a la estructura, la redacción y el diseño.

El wayfinding es una metodología que tiene en cuenta la diversidad de las personas y la forma de conocer y desenvolverse en un entorno

3. Recursos ambientales

  • El color y los acabados. Es importante la estimulación mediante el uso del color para generar interés visual, estableciendo un ambiente tranquilo pero atractivo. Asociar colores a diferentes espacios facilita la deambulación de forma autónoma. Los colores en puntos concretos son hitos y referencias que ayudan a la comunicación sensorial. Los acabados deben ser con materiales naturales evitando superficies brillantes, patrones recargados y excesivas texturas y siempre continuos en cada espacio para evitar confusión en el usuario.

  • La iluminación. Favorecer el uso de la luz natural y evitar las lámparas fluorescentes que parpadean y producen zumbidos provocando distracción. Es recomendable la iluminación indirecta mediante luminarias led con refuerzos en puntos concretos necesarios, de forma que se eviten deslumbramientos y reflejos y se mantengan niveles estables de iluminación.

  • La acústica. Un espacio bien diseñado acústicamente afecta de forma positiva en la salud y el confort, creando un ambiente relajado y armonioso, por lo que es muy importante la elección de los materiales en suelos, paredes y el diseño de los paramentos verticales. De esta forma, se evitan vibraciones, eco, reverberación y ruidos externos que fortalecen la salud, aumenta la capacidad de concentración y se favorecen las relaciones y la comunicación. 

  • Los olores. El olor es considerado un estresor ambiental. El epitelio olfativo capta los olores y los conduce por los nervios olfatorios al cerebro y, de ahí, al sistema nervioso central que controla los procesos de pensamiento básico, las emociones y el comportamiento. Por ello, es necesario evitar olores fuertes y hacer un uso moderado de los ambientadores y perfumar con fragancias sublimes, considerando que los aromas actúan contra el estrés, ayudan a relajarse, estimulan y aportan energía positiva.

  • Proporción y proxémica. Proporcionar las proporciones adecuadas de los espacios, tanto privados como colectivos, ayuda a percibir mejor la relación entre el espacio personal y el entorno. Se trata de establecer una conexión entre la medida de la persona y sus proporciones y los lugares físicos en los que se habita o desarrollan las actividades. Se buscarán proporciones armónicas ancho/largo/alto; jerarquización de espacios según su uso y dimensiones amplias.

  • La contaminación visual. Se trata de evitar la sobreinformación, mediante estímulos visuales y diferentes elementos que interfieren en el espacio, que puede absorber el cerebro pero no es capaz de procesar de manera correcta. El exceso de información confunde y los espacios muy recargados resultan incómodos y estresantes. Diseños sencillos, decoración justa, orden y organización consiguen entornos agradables y tranquilos.

La accesibilidad cognitiva, que por tanto tiempo ha sido olvidada, es tan necesaria a día de hoy para la inclusión de todas las personas como son las rampas y los ascensores

Tenemos que ser conscientes de que el diseño de los espacios influye en el comportamiento de todas las personas y visibiliza la necesidad que tenemos todos los individuos o que vamos a tener en determinadas etapas de la vida, en aspectos como pueden ser la calidad sensorial del entorno (la percepción espacial, visual, acústica…), la inteligibilidad (comprensión del entorno) y la orientación (referida al uso del mismo, circulación, deambulación, transiciones entre espacios). Esforcémonos en trabajar la accesibilidad cognitiva, que por tanto tiempo ha sido olvidada, y es tan necesaria a día de hoy para la inclusión de todas las personas como son las rampas y los ascensores.


Imágenes cedidas: Shutterstock