Adaptarse al cambio en la construcción: las tendencias que marcarán los próximos años

Los desafíos a largo plazo de una fuerza laboral que envejece, la creciente brecha de habilidades, márgenes de ganancias bajos y la baja productividad han ido aumentando en una industria adversa al cambio como es la construcción.

En este sentido, desde IFS, empresa global de aplicaciones empresariales que apuesta fuertemente por esta industria a nivel global, analiza minuciosamente la evolución del sector de la ingeniería y la construcción para comprender las nuevas necesidades y tendencias que marcarán los próximos años.


A medida que el mercado global continúa siendo presionado por nuevos eventos, incluidas recesiones, una mayor complejidad de la cadena de suministro provocada por conflictos geopolíticos, aumento en los precios de materiales y la escasez de mano de obra, una nueva capa de incertidumbre se abre camino en toda la industria. “A pesar de ello, existe un gran potencial para aquellos que buscan adaptarse y volverse más resistentes” explican desde IFS.

Nuevas tendencias y necesidades en ingeniería y construcción

En esta línea desde IFS destacan las tres tendencias que navegarán la turbulenta dinámica del mercado:

Mayor control financiero

En primer lugar, el 20 % de las empresas ejecutará planes en los próximos cuatro años para lograr procesos y sistemas de gobierno y control financiero más robustos, oportunos y precisos.

Predecir con precisión el resultado de un proyecto nunca ha sido más vital

Para ello las entidades apostarán por sistemas integrados que ofrezcan una visual 360º y un control total de todas las áreas que intervienen en el negocio bajo una misma plataforma.

La necesidad de informar sobre el estado financiero de un proyecto y predecir con precisión el resultado de un proyecto nunca ha sido más vital. Las empresas ahora más que nunca entienden que deben hacer esta transición para mejorar el rendimiento financiero de su proyecto, reducir el riesgo comercial y del proyecto y tomar decisiones comerciales más informadas” explica Gonzalo Valle, presales manager de IFS.

En la actualidad, la situación más típica es aquella en la que existe un sistema de contabilidad financiera, pero tiene una integración limitada con los sistemas que procesan las transacciones de costes e ingresos que impactan el proyecto. Con este telón de fondo, estamos viendo emerger una fuerte tendencia. Las empresas ahora quieren que todos los procesos y los datos asociados provengan de una solución completa de control financiero que abarque la totalidad del proyecto y que sea capaz de proporcionar informes de forma fiable, precisa, oportuna y confiable y una previsión de resultados del proyecto más exacta.

Cambio hacia modelos industrializados

En segundo lugar, el 30% de las empresas cambiarán sus procesos de construcción a un modelo industrializado para el 2025. Ser capaces de ejecutar un modelo híbrido que combine los procesos comerciales tradicionales con procesos adicionales, como la integración de datos del modelo BIM en todas las etapas del ciclo de vida de los activos, el soporte de paquetes de trabajo estructurados basados en la construcción on site, la preparación de kits y el ensamblaje, la estandarización y la numeración de piezas. y una cadena de suministro, logística y control de inventario más disciplinados.

El diseño para fabricación off site y ensamblaje on site es un enfoque que busca diseñar kits de piezas de forma estándar de tal forma que se puedan unir para formar la estructura de casi cualquier edificio.

Estandarización de los procesos de proyectos

Por último, el 25% de las empresas apostarán por simplificar y estandarizar sus procesos de proyectos con una única plataforma operativa. Ahora se reconoce que contar con la tecnología adecuada es una base fundamental para lograr un mejor desempeño de proyectos y negocios. El ERP ha sido una aclamada solución durante muchos años, sin embargo, la mayoría de las empresas no le ha sacado el partido que esta herramienta, debido a un concepto erróneo que la considera una solución de software exclusivamente para contabilidad y olvidando su potente funcionalidad para la gestión de proyectos, activos y servicios

A pesar de ello, esta tendencia está comenzando a cambiar a medida que aumenta la necesidad de integración y visibilidad de extremo a extremo. Una plataforma ERP integrada ahora se acepta como base para permitir que las empresas adopten procesos estándar repetibles que impactan positivamente en la mejora del rendimiento del proyecto.

Esta comprensión de la necesidad de unir procesos y datos entre front y back office en grandes empresas de construcción no significa eliminar y reemplazar con una inversión larga y costosa. El ERP viene como una tecnología componible, en la nube que puede coexistir con la solución de back-office existente. Esto también permitirá que la estandarización operativa y la mejora del rendimiento de la entrega de proyectos se realicen rápidamente y con mayor exactitud” destaca Gonzalo Valle.

Con todo ello, el espíritu de resiliencia en el sector que ha mantenido a la industria en movimiento, hará que cada vez más empresas españolas se conviertan en líderes de la industria a nivel global, con un modelo operativo más eficiente, rentable y tecnológico, que no solo superará los tiempos inciertos que se avecinan, sino que proporcionará una plataforma más confiable para el éxito.