El papel de la biomasa en España

¿Qué es la biomasa?

La biomasa es cualquier forma de materia orgánica que se puede utilizar como fuente de energía. Esto incluye plantas, residuos de plantas y animales, y productos derivados de estos materiales, como biogás y aceites vegetales.

Está hecha de residuos y desechos de actividades agrarias, incluido elementos de origen vegetal y animal, de la silvicultura, de la pesca, acuicultura; también se incluyen residuos industriales y municipales, de origen biológico.

Dentro de los elementos que componen la biomasa, también se incluyen las aguas residuales y los lodos de depuradora, así como los residuos sólidos urbanos y otros residuos resultantes de las industrias.


Esta masa se caracteriza por su heterogeneidad, debido a su origen y a su naturaleza y en estos tiempos, es una excelente alternativa de la que se puede obtener calor y electricidad. 

Además, la biomasa es una fuente de energía menos contaminante que los combustibles fósiles, ya que al quemarse, produce menos emisiones de gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles.

Para ello, se utilizan los procesos de combustión, digestión anaerobia, gasificación y pirólisis.

¡Descubre para qué se utiliza y por qué es tan importante hoy en día!

¿De qué manera se relaciona con la construcción sostenible?

El consumo habitual de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero tienen un impacto negativo hoy en día, ya que contaminan el agua y el aire. 

Una de las tendencias en construcción para este y los próximos años es la sostenibilidad y la eficiencia energética. Mediante la utilización de la biomasa como fuente de energía se puede minimizar el consumo energético desmesurado y reducir las emisiones contaminantes en la capa de ozono. 

Lo que quiere decir que, la biomasa en España es un elemento clave para crear una sociedad más respetuosa con el medio ambiente y dejar a las próximas generaciones, un planeta más habitable.

Según un informe del Consejo Internacional para la Construcción Verde, se calcula que para el año 2030 se reduzca las emisiones de carbono en un 40%, además de conseguir que todos los edificios sean descarbonizados para el año 2050. 

Esto se debe a la constante investigación de materias primas que permitan reducir el uso del carbono. 

Por otro lado, la biomasa en España también supone un menor gasto económico para las familias, siendo incluso cuatro veces más barata que la energía convencional, por lo que todos son ventajas. 

Otro de los beneficios secundarios de esta materia prima, es que permite una mayor limpieza de los parques naturales y el uso de distintas fuentes residuales. 

Además, la tecnología que se utiliza para ello es muy confiable y ofrece un amplio rendimiento. 

Cada vez es más habitual la instalación de sistemas de calefacción y producción de agua caliente que utilizan biogás o pellets de madera como combustible. Estos sistemas pueden ser más eficientes y menos contaminantes que los sistemas que utilizan combustibles fósiles y existen fabricantes de calderas de biomasa en España, para llevar a cabo este gran cambio. 

El papel de la biomasa en España en la actual crisis energética

En la actualidad, las empresas están obligadas a reestructurar sus procedimientos de producción de energía, con el fin de abaratar los costes. 

Han sido varios sucesos los que han provocado esta situación, desde la crisis económica del 2008, la crisis pospandemia y la reciente guerra entre Rusia y Ucrania.

Para combatir la inflación de los precios relacionados con los combustibles fósiles, la Unión Europea se ha tenido que transicionar a las fuentes de energía renovables. 

Es aquí donde toma protagonismo la biomasa. España es rica en biomasa forestal, la cual crece cada año 46 millones de metros cuadrados, aproximadamente. 

De todo ese territorio, solo se aprovechan 19 millones de metros cuadrados, es decir, un 41 %. Mientras que en los países de Europa del norte es del 70 %. 

A pesar de todo, empresas de biomasa en España han conseguido abrirse camino en una sociedad cada vez más consciente del valor de la misma y de sus beneficios económicos y ambientales.

Una de las comunidades autónomas de España donde más se nota la implementación de la biomasa, es en Galicia. Pretende poner en marcha una bioplanta en AS Pontes. 

Esta se destinaría a la creación de fibra reciclada y biomateriales a partir de celulosa, la cual provendría de Pontevedra y los carteles y papel recuperados. 

La inversión inicial que supone esta central de biomasa en España es de unos 335 millones de euros. 

De momento, solo se encuentra en su fase de estudio y se pretende que esté en marcha en unos 4 o 5 años; tiempo que se invertiría en conseguir todas las licencias y crear las instalaciones. 

Aplicaciones de la biomasa en España

La biomasa en España se utiliza tanto para las viviendas como a nivel industrial. Las aplicaciones más comunes son las siguientes:

Electricidad

  • Distribución de la electricidad hacia la red eléctrica. 
  • Autoconsumo eléctrico.
  • Reparto de electricidad a zonas rurales y aisladas.
  • Combustible en centrales eléctricas. 

Térmica

  • Climatización de los hogares.
  • Generación de calor con fines industriales.
  • Reparto de calor a través de diferentes canalizaciones. 

Según el Plan de Energías Renovables (PER), los potenciales recursos de biomasa en España, se encuentran en torno a los 19.000 ktep, del cual más de 13.000 ktep corresponde a biomasa residual y el otro porcentaje, a cultivos energéticos.

Ventajas de la biomasa

Las ventajas no solo se limitan a la minimización de los combustibles contaminantes, también existen otros beneficios y son los siguientes:

  • Es una fuente de energía inagotable, lo que permite reemplazar a las otras fuentes de energía de manera indefinida. 

Esto es algo esencial, ya que se necesita una gran cantidad de recursos para crear este elemento natural. 

  • Emite dióxido de carbono de manera neutra y en bajos volúmenes, por lo que es una gran ayuda para el medio ambiente, en especial, para la capa de ozono, la cual se deteriora con este tipo de emisiones en grandes cantidades.
  • Es un potencial motor económico, puesto no solo ayuda a crear energías renovables para beneficio del planeta, también crea puestos de trabajo, aumenta las zonas productivas y los sectores rurales.
  • Disminuye la producción de desechos y utiliza los existentes. 

Esto es un enorme beneficio tanto para los seres humanos como para el medio ambiente, ya que los residuos suponen un elemento contaminante. 

  • Permite el ahorro energético y económico, esto se debe a que la producción de biomasa en España tiene un menor coste, a diferencia de las energías convencionales, las cuales pueden ser hasta cuatro veces más elevadas. 

En resumen, esta materia primera es un recurso que viene para quedarse para revolucionar el mercado en las centrales de biomasa en España.

La baja contaminación que produce y el ahorro económico, son dos grandes alicientes, tanto para las empresas como para los ciudadanos.