Proyecto integral de restauración y de interiorismo para el nuevo Boutique Hotel Luna Granada Centro

El equipo de Requena y Plaza ha sido el encargado de diseñar el nuevo Boutique Hotel Luna Granada Centro, en pleno corazón de la capital granadina, de gran atractivo turístico.

El nuevo establecimiento cuenta con una calificación de 4 estrellas y abrió sus puertas recientemente. La morfología del edificio, construido en torno a un patio, y su ubicación en pleno centro comercial de la ciudad nazarí, fueron los puntos sobre los que se fue concretando el carácter de la intervención.


Se ha acometido un proyecto integral de restauración y de interiorismo mimando cada detalle: habitaciones luminosas, modernas, elegantes y exclusivas. Se han concebido como espacios funcionales y acogedores, en tonos neutros, linos, madera y forja, dando especial importancia a los equipos de descanso y amenities

Las referencias ineludibles como La Alhambra (con sus patios y su color rojizo a la puesta del sol), los elementos tradicionales y de artesanía local (celosías, faroles granadinos, mesas de té, cerámica de Jafalauza, las jarapas…), y la propia luna, feliz coincidencia en este caso con la cadena hotelera, que ha sido símbolo tantas veces evocado en los versos de Federico García Lorca, fueron tomando protagonismo y asentándose como hilo conductor. Podemos encontrarlas a veces más explícitas que otras, a través de las texturas, colores, olores, en una instalación con vocación de hotel-boutique, en la que el carácter y cuidado de los detalles debía ser fundamental, sin olvidar que, como gesto o guiño, deben a su vez estar inscritos en el ámbito de un hotel moderno, de lenguaje actual y contemporáneo, y con todos los servicios y comodidades que requiere el cliente internacional”, comenta Juan Luis Requena, socio fundador del Estudio.


La recepción con chimenea de este hotel boutique es la carta de presentación al cliente y al viandante, transmitiendo una idea de confort sosegado y atención personalizada desde la primera incursión. Una vez dentro, el patio ajardinado dotado de una fuente tradicional combina y la calidez que ofrece la chimenea de la entrada se complementan de forma perfecta en la temporada estival con una piscina y solárium en la terraza, desde la cual se pueden disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad de Granada.

Como dicta la tradición arquitectónica del lugar, el patio se transforma en el corazón del edificio.  Donde se arriesga jugando con el mobiliario e iluminaciones muy diversas y polivalentes para generar ese ambiente de relax donde querer descansar o tomar un aperitivo después de un día por la ciudad.

Todos y cada uno de los elementos están pensados para generar una estancia y una experiencia única en la ciudad de Granada.