Rehabilitación de fachadas: ¿Por qué elegir fachada ventilada cerámica?

Grietas, humedades, falta de aislamiento… Son muchas las patologías de un edificio que pueden llevarnos a rehabilitar una fachada. La elección del sistema para rehabilitarlo dependerá de las características de cada edificación.

¿Por qué elegir los sistemas de fachada ventilada?

—Proporciona una mejora directa en el aislamiento, tanto térmico como acústico, de los edificios. Esto supone que los edificios sean energéticamente más eficientes y provoca un ahorro inmediato en los costes asociados a la climatización de las estancias, consiguiendo una temperatura de confort a menor coste energético.

—La cámara de aire que se crea con la fachada ventilada proporciona transpiración frente a las humedades y hace que no penetren directamente en el edificio.

—El trabajo de rehabilitación con fachada ventilada es rápido y en seco. No requiere de lentos procesos de secado de materiales que pueden acabar condicionando durante largos periodos la vida de las comunidades.

Rehabilitación de fachada de Torre Irrintzi (Pamplona). Producto empleado: XB PRO 1200×300 de Favemanc, acabado Blanconat 9010 y Negronat.

¿Qué beneficios extra aporta la cerámica extrusionada en las fachadas ventiladas?

Las placas de cerámica extrusionada no sufren dilataciones y su conformación alveolar hace que se configure una envolvente ligera, de gran durabilidad y de alta resistencia al impacto. En caso de rotura de una placa, se puede sustituir de manera muy sencilla por una nueva. Además, el material cerámico, de origen 100% natural, aporta calidez a la envolvente de los edificios y no requiere mantenimiento. Como valor añadido, las placas cerámicas de Favemanc incorporan propiedades fotocatalíticas que le aportan ventajas de autolimpieza y descontaminación del aire que está en contacto con su superficie.

La elección de fachada ventilada cerámica para rehabilitar edificios se convierte en la opción más sostenible tanto por el ahorro energético que supone como por el hecho de que la cerámica es uno de los materiales que menos residuos genera en todo su ciclo de vida, dejando una menor huella de carbono.

Apostar por la fachada ventilada cerámica es apostar por una rehabilitación de por vida. La revalorización del valor inmobiliario del edificio es inmediata, unido a los ahorros en la factura energética, y los apoyos administrativos por medio de subvenciones y ayudas hacen que el plazo de amortización de la inversión sea relativamente corto.

Imágenes cedidas: Favemanc