Kimpton Vividora, el hotel boutique que vibra al ritmo del barrio Gótico

La estrategia de diseño de Kimpton Vividora Barcelona se basó en crear un diálogo entre el hotel y Barcelona, y más específicamente, una conexión cercana con el vecindario donde se encuentra, Ciutat Vella (Ciudad Vieja). Además de ser el barrio más antiguo de la ciudad, es sin duda una zona con un ritmo de vida diferente. Un barrio artístico, con un cuerpo antiguo pero un alma joven: estrechas calles peatonales llenas de museos, arte callejero, pequeñas tiendas, bares y cafeterías tradicionales, skate-parks improvisados en plazas, etc.

El Equipo Creativo fue el encargado de realizar el diseño del Proyecto de Interiores y GCA Architects estuvo al frente de la Arquitectura y Dirección de Obra general de arquitectura e interiores. La idea fue crear espacios diferenciados y únicos dentro del hotel, invitando tanto a los huéspedes como a los locales a quedarse, disfrutar, conocerse e interactuar. Todos estos espacios reflejan el estilo de vida local, con un ambiente chic y alegre, elegante y genuino al mismo tiempo.

El diseño introduce elementos artesanales, marcas y arte locales, coloridos patrones en piezas cerámicas, junto con referencias reinterpretadas de su pasado histórico. Todo ello mezclado con un enfoque contemporáneo y espontáneo que le da al Vividora Hotel una personalidad única y enérgica.

Uno de los desafíos fue organizar el programa público, ya que la planta en contacto con la calle era excepcionalmente pequeña. La estrategia fue usar la planta baja exclusivamente para el bar, convirtiendo este espacio en la rótula entre la ciudad y el hotel: un espacio activo con una larga fachada hacia la calle, que invita a huéspedes y locales a entrar e interactuar.

El vestíbulo del hotel está ubicado en un altillo y conectado al bar a través de un espacio a doble altura en fachada. Este vacío se llena con una cascada de lámparas de vidrio que aportan un efecto de brillo acuático al espacio, al tiempo que conectan verticalmente las dos alturas. Tres rotundas piedras, cada una con un acabado pétreo diferente, actúan como los tres escritorios de recepción, como referencia a las fuentes de piedra en los patios del barrio góticos. El espacio del vestíbulo se completa con una zona lounge y una mesa de co-working.

El estilo de vida local, presente en las habitaciones

Barcelona, y especialmente el barrio de Ciutat Vella (Ciudad Vieja) en contacto con el mar, es una ciudad llena de contrastes y contradicciones que conviven armónicamente. En las habitaciones, se quiso reflejar el estilo de vida local, con un ambiente elegante, relajado y no forzado. El color, la temperatura y la materialidad son los ingredientes principales del diseño, apostando por un juego de contrastes, como en la propia ciudad.

Aunque Barcelona es una ciudad muy colorida, para El Equipo Creativo los cálidos tonos terracota de su arquitectura y los frescos tonos azulados del mar Mediterráneo son sus mayores representantes. Como si de una composición abstracta se tratara, se introdujeron estos dos bloques de color a modo de protagonistas de las habitaciones de Vividora: el cabecero de cuero cálido en la zona de descanso en contraposición a divisores de cerámica artesanales más fríos y azulados en la zona del baño.

Visualmente conectada con el resto de la habitación, la zona de baño es otro de los protagonistas de la misma, como referencia a la cercanía del hotel al mar. Este baño abierto ayuda a ampliar la sensación espacial del espacio, y permite introducir luz natural al lavabo y al área de la ducha, detrás de un cerramiento acristalado. Y continuando con el juego de contrastes, el cálido suelo y las superficies de madera sirven como un contrapunto perfecto para las más frescas superficies pétreas de la zona de agua, mientras las ortogonales estructuras metálicas ortogonales negras enmarcan espejos y lámparas de formas redondeadas.

Cuidadas suites para mejorar la experiencia del huésped

En las habitaciones suite, se introdujo una estrategia similar de color, temperatura y material basada en jugar con contrastes y opuestos. Pero, en este caso, con características de confort mejoradas, como una elegante sala de estar o la maravillosa experiencia de tomar un baño frente al balcón privado y las vistas a la ciudad desde el piso más alto del edificio.

Se trabajó con un concepto de programa abierto, donde las diferentes actividades de la habitación se mezclan generando nuevas situaciones e interferencias. El resultado es una habitación elegante y fresca, con un toque artístico y genuinamente local.

Un ameno diálogo sobre su diseño

Kimpton Vividora Barcelona conquistó al centenar de profesionales que acudieron a Hotel Design Xperience, el pasado 2 de junio en Barcelona, gracias al ameno y cercano diálogo entre Natali Canas del Pozo, socia co-fundadora y directora creativa de El Equipo Creativo; Lluis Guillem, director del proyecto Kimpton Vividora y arquitecto asociado en GCA Architects, y Cristina Rodríguez, Marketing Manager en Kimpton Vividora Barcelona.

Imágenes cedidas: © Adrià Goula