Ventajas de las tejas cerámicas y fondos Next Generation

La teja cerámica es la solución más fiable para cubierta inclinada, y más duradera y económica que cualquier otra opción. Una realidad compartida tanto por los profesionales del sector de la edificación como los propietarios de las viviendas. Un material milenario para la construcción y rehabilitación de cubiertas que a lo largo de la historia ha dejado patentes sus múltiples ventajas en las cubiertas de nuestro país, especialmente si lo comparamos con otras soluciones que no alcanzan este rendimiento.

Arquitectos, arquitectos técnicos, proyectistas y todos aquellos que tienen la facultad de prescribir materiales conocen y comparten las ventajas de la teja cerámica, que van desde aspectos estéticos, arquitectónicos y de diseño, a su sostenibilidad, seguridad, su aporte de confort (térmico y acústico) y su larga vida útil.

La teja cerámica es muy resistente al daño mecánico (golpes, arañazos) y a las inclemencias del tiempo, permaneciendo inalterable a lo largo de los años y ofreciendo una protección extraordinaria a la vivienda. Gracias a la diversidad de acabados y tratamientos disponibles en el mercado, sus posibilidades son amplísimas y cualquier de ellas favorece además la impermeabilización del tejado.

Asimismo, la teja cerámica ofrece una buena protección frente al ruido, lo que mejorará el confort y la salud del usuario en el interior de la vivienda; no desprende sustancias nocivas, y tiene un buen comportamiento ante el fuego, retrasando su propagación hasta su extinción en caso de incendio.

Ola de rehabilitación y fondos Next Generation

Fabricadas a partir de una materia prima renovable y tan abundante como la arcilla, la teja cerámica presenta una elevada inercia térmica, contribuyendo a mejorar el aislamiento térmico de la envolvente del edificio. Su empleo está recomendado incluso para la construcción de viviendas bajo estándares tan ambiciosos como el Passivhaus. Además la teja cerámica se puede instalar en todo tipo de cubiertas e, incluso, se puede emplear como recubrimiento de fachadas, ya que sus posibilidades en cuanto al diseño son múltiples. Y otro aspecto que juega a favor de la teja cerámica es su elevado valor medioambiental, por lo que su uso es altamente recomendable en aquellas rehabilitaciones que se realicen con criterios de eficiencia energética.

En principio, el margen de mejora del comportamiento y consumo energético de los edificios es elevado, sobre todo si tenemos en cuenta que más del 81% de los edificios españoles tiene una calificación energética E, F y G, las tres más bajas del ranking que mide el gasto energético de los hogares. Y la rehabilitación de la cubierta de los edificios va a jugar un papel clave en reducir su demanda energética y así conseguir la mayor de las ayudas provenientes de los fondos europeos.

En rehabilitación y reparación de cubiertas, el uso de teja cerámica está recomendado por delante de otras soluciones como la chapa metálica, ya que posibilita el realizar la obra de manera rápida, segura y más económica. El empleo de teja cerámica facilita la sustitución de las piezas dañadas de manera individual, pudiendo repararse solo aquellas partes de la cubierta que presentan daños y no la cubierta al completo. Otros materiales, como la chapa metálica, obligan al instalador a retirar una superficie mayor –toda la placa metálica– para reemplazarla por otra en buen estado, lo que supone una mayor inversión en tiempo y dinero.

Hispalyt recomienda aprovechar estas ayudas para renovar las cubiertas inclinadas con tejas cerámicas. Entre algunas de las intervenciones más rentables se encontrarían los sistemas de cubiertas ventiladas y microventiladas, que amortiguan los cambios de temperatura gracias a la recirculación del aire y las tejas solares fotovoltaicas, un producto perfecto para el autoabastecimiento, que permite ahorrar cientos de euros al año, con muy bajo impacto estético y que, además, contribuye a reducir la dependencia energética y la huella ambiental del edificio.

Pero la mejor baza de este material es su vida útil, y es queuna teja cerámica puede permanecer prácticamente inalterable más de 100 años y su mantenimiento es muy sencillo e incluso la pieza se embellece con el paso del tiempo, dando lugar a cubiertas únicas.

Tejas: tranquilidad, eficiencia, ventajas, aislamiento y seguridad

La página web El Tejado, de Tejas analiza y compara el rendimiento de este material frente a otros disponibles en el mercado, que pueden llevar aparejados algunos problemas como el riesgo de corrosión, su comportamiento en caso de incendio o el peligro de desprendimiento ante fenómenos climáticos adversos.

La Sección de Tejas de Hispalyt, junto a la Asociación Gallega de Ceramistas (AGACER), desarrolla el programa “El Tejado, de Tejas”, cuyo objetivo es destacar las prestaciones y ventajas de este material para la construcción y rehabilitación de cubiertas.

Imágenes cedidas: Hispalyt