Masquespacio incorpora tradición y tecnología en el restaurante griego Egeo

El proyecto de diseño de este restaurante se inicia cuando Thanasis y Ana contactaron a Masquespacio para realizar su primer Egeo en Valencia. Contando ya con dos establecimientos comerciales en Madrid, la cadena de suvlakis (pinchos griegos de carne y verduras) fundada por Thanasis estaba en búsqueda de un estudio de interiorismo que pudiera dar continuidad a su identidad de interiores creada para sus primeros restaurantes.

“Los que siguen nuestro trabajo saben que nos gusta romper con las barreras, por lo que era un gran reto para nosotros respetar su imagen minimal y, a su vez, aportar una experiencia distinta”, asegura Christophe Penasse. Por un lado, respetaron su paleta de colores blanco y azul, por otro, llevaron el espacio a Grecia aplicando la belleza de los materiales de mortero que son tan habituales para las antiguas casas griegas.

Ana Milena Hernández destaca que “intentamos materializar a Grecia en el espacio, más allá de la paleta de colores habitual de tonos blancos y azules”. Las paredes, además, incorporan volúmenes con formas orgánicas como uno de los elementos más resaltantes que siguen con la búsqueda de representar la esencia de la arquitectura griega.

El aspecto más destacable del espacio se constituye de una serie de columnas griegas en su estado de deterioro y, en este caso, de color azul. “La pregunta que nos hicimos con la incorporación de las columnas es cómo modernizar un elemento tradicional en la arquitectura griega y representado en muchos restaurantes griegos en el mundo en su estado clásico” declara la diseñadora.

Para la recreación de las columnas en su versión moderna los representamos de color azul, realizadas completamente con impresión 3D, además de añadirles tubos led. Desafiamos su color habitual, junto a su técnica de producción, haciéndolas un elemento contemporáneo producido con la tecnología del siglo XXI.

Cabe destacar, por último, la posición de la barra de pedidos en el medio del espacio con el fin de crear un lugar bullicioso como si estuvieras en medio de un mercado griego, pidiendo tu suvlaki en un kiosco móvil.

Imágenes cedidas: © Sebastian Erras