El COAM inicia nueva etapa con la agilización de la tramitación de las licencias como uno de los objetivos para los próximos años

El decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, Sigfrido Herráez Rodríguez, y su Junta de Gobierno han tomado posesión de sus cargos en un acto en la sede colegial que ha reunido a las tres administraciones: Ayuntamiento de la capital, Comunidad de Madrid y Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, representadas por el alcalde José Luis Martínez-Almeida, el viceconsejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, José María García, y el director general de Vivienda y Suelo del Ministerio, Francisco Javier Martín Ramiro.

En su discurso de investidura, el decano del COAM ha marcado la hoja de ruta que va a seguir la institución en esta nueva etapa que ahora comienza y que gravita en torno a cinco grandes temas: colaboración con las instituciones y creación de una Oficina de Seguimiento de Licencias, la Oficina de Rehabilitación como ventanilla única, utilidad pública del Colegio y fomento de viviendas que favorezcan la salud, la defensa a ultranza del patrimonio arquitectónico y la mejora de los servicios que el COAM presta a sus colegiados.

El primero de estos puntos, la agilización de la tramitación de licencia, es uno de los retos que Herráez quiere abordar desde el principio de su segundo mandato al frente del Colegio y una de las demandas históricas de los arquitectos, como ha quedado patente en la pasada campaña electoral. Para el decano del COAM, “lo normal es que una licencia tarde más de lo que debería, no sé si es por la burocracia o la falta de personal… pero los ayuntamientos deberían hacer sus análisis internos para detectar el problema y atajarlo”, defiende el arquitecto, “queremos informar a la administración, a los alcaldes, a qué ritmo una Junta municipal de Distrito o la concejalía competente está dando licencias, ya que tiene serias consecuencias tanto para nuestros profesionales -que no cobran hasta que se obtiene la licencia-, como para los ciudadanos, que tienen que asumir sobrecostes”.

El segundo de los objetivos que persigue la Junta de Gobierno es el de convertir la Oficina de Rehabilitación COAM en una ventanilla única que “preste un servicio integral a los ciudadanos y a las comunidades de propietarios”, asegura Herráez. A través de un acuerdo con la Comunidad de Madrid y con la Federación Madrileña de Municipios, el Colegio aspira a que los vecinos que demanden sus servicios puedan llevarse toda la información, gestionar las ayudas, contratar al arquitecto que les lleve el proyecto de rehabilitación, tramitar la financiación con las entidades bancarias y conocer el estado de su licencia.

Viviendas más saludables, con ventilación natural y terrazas

Estas rehabilitaciones de las viviendas redundarán en una mejora de la calidad de vida de los madrileños y del entorno construido, con hogares más eficientes y menos contaminantes, “nuestras viviendas siguen siendo como las de hace 20 años, mientras que los coches de ahora en nada se parecen a los turismos de los años 90, nosotros seguimos habitando en casas que siguen siendo un fiel reflejo de las construcciones de antaño”. En este sentido, el decano del COAM cree imprescindible crear hogares más saludables, con ventilación natural y terrazas. Por ejemplo, gracias al trabajo que se ha realizado desde el Colegio de Arquitectos, las terrazas y balcones han dejado de computar en la nueva ordenanza del Ayuntamiento de la capital.

En su toma de posesión, Sigfrido Herráez ha hecho hincapié en otra de las reivindicaciones históricas de los arquitectos madrileños, como es la defensa “a ultranza” del patrimonio arquitectónico de la región. El decano ha defendido la labor del Colegio en esta materia, “participando activamente en los foros y comisiones donde se toman las decisiones». Fruto de este trabajo se han incorporado hasta 250 edificios de la segunda mitad del siglo XX en el catálogo de edificios protegidos de la capital y se está trabajando con la Comunidad de Madrid en la catalogación de los edificios de los pueblos y ciudades de la región.

Herráez ha reservado parte de su intervención para los colegiados del COAM y los arquitectos que ejercen en la Comunidad de Madrid, pero por algún motivo no están colegiados: “Mi Junta de Gobierno tiene la firme decisión de mejorar los servicios a los colegiados, queremos mejorar el visado para hacerlo más ágil y que se tramite en 24 horas, queremos potenciar el departamento de Edificación MATCOAM -la antigua Galería de Materiales-, y seguir fomentando la formación continua de nuestros profesionales a través del IFC”, con cursos atractivos que den respuesta a las necesidades actuales de la profesión.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, ha sido el encargado de cerrar el acto, destacando el papel fundamental que los arquitectos madrileños juegan en la ciudad: “para el Ayuntamiento son un aliado indispensable y un socio preferente para abordar cualquier asunto respecto el territorio madrileño y afrontar los grandes retos y las exigencias que los ciudadanos tienen en las grandes ciudades”. Así, Martínez-Almeida ha subrayado el compromiso con el COAM al que ha tendido la mano “para seguir trabajando juntos y hacer cada día una ciudad mejor, más humana y más sostenible, una ciudad en la que quepamos todos”.

El alcalde de Madrid ha acogido de forma positiva uno de los retos planteados por Herráez: la Oficina de Seguimiento de Licencias: “sabemos que las licencias son el día a día de nuestra ciudad y una parte fundamental del trabajo de los arquitectos, por lo que vemos positivo que se introduzcan mejoras que nos ayuden con la prestación de servicio a los ciudadanos y, en este caso, a los arquitectos, principal gremio interesado con los plazos de las licencias”.

Martínez-Almeida ha concluido que “el mejor futuro de la ciudad de Madrid pasa por el mejor futuro de los arquitectos porque son quienes primero la tienen que soñar, idear, dibujar y luego llevar a la práctica”.