The Madrid EDITION: patrimonio, rehabilitación y lujo en el nuevo hotel de la capital

The Madrid EDITION, el nuevo resort urbano de lujo en el corazón histórico de la capital, es producto de la rehabilitación y transformación ideadas por el estudio de arquitectura madrileño Ruiz-Larrea y el barcelonés OAB. Otra colaboración, la del inglés John Pawson y el artista francés François Champsaur, da vida al interior del inmueble con un sugerente diseño de interiores.

El programa hotelero emerge gracias a la transformación completa de la antigua sede central de la Caja de Ahorros y el Monte de Piedad de Madrid. Estas oficinas, largo tiempo en desuso, se abren a una nueva concepción pensada no solo para dar un nuevo servicio, sino como agente regenerador de un entorno donde la degradación venía haciendo mella. Con la Casa de las Alhajas a un lado y el Monasterio de las Descalzas Reales al frente, el hotel recupera el inmueble original e imprime vida y carácter a la zona, aprovechando en su totalidad las líneas diseñadas por Manuel Cabanyes i Mata en el año 1966.

Lo construido se mantiene sin modificar la volumetría, conservando la retícula de fachada ordenada, racionalista y pétrea ideada por Cabanyes, que es puesta en valor con la simple proyección de las ventanas en su hueco original y con la restauración que, con mimo, se ejecuta de la portada barroca del siglo XVIII, del matreso Pedro de Ribera. La portada ejerce de entrada exclusivamente peatonal mediante un pasillo encañonado que da acceso al lobby bar y al restaurante que comunica con la plaza.

Lo construido se mantiene sin modificar la volumetría, conservando la retícula de fachada ordenada, racionalista y pétrea ideada por Cabanyes

La entrada principal no está aquí, sino en la Plaza de Celenque, donde se materializa el reto de crear un espacio con personalidad propia, capaz de complementar la entrada barroca. La doble crujía de doble altura muestra una cubierta vegetal. Tras la primera impresión, una piel de vidrio deja paso a un lobby de bienvenida cúbico donde el espacio vacío queda completamente lleno por la impresionante escalera circular blanca, que salva la diferencia de cota y da acceso a la planta baja donde se encuentra el lobby bar, punto en el que confluye el acceso de Descalzas.

Los arquitectos trabajan el esponjamiento de la construcción ampliando el patio trasero de interior de manzana —gracias al derribo de parte de la edificación existente— y creando un segundo patio interior para proporcionar luz y ventilación a una de las zonas con crujía más profunda. De esta manera, el edificio gana en luminosidad y ventilación naturales, aumentando el confort, rebajando la demanda energética y contribuyendo a la sostenibilidad.

Los arquitectos trabajan el esponjamiento de la construcción ampliando el patio trasero de interior de manzana y creando un segundo patio interior para proporcionar luz y ventilación

En el volumen formado por las plantas cuarta y quinta y la fachada interior hacia el patio de manzana se crea un envolvente nuevo con huecos similares a los huecos de las fachadas principales. Se construye una piel de vidrio y elementos ciegos que acaba conformando un ligero volumen completo, donde la fachada pasa a ser la piel exterior de las terrazas de las habitaciones orientadas al patio.

La terraza superior adquiere funcionalidad completa al albergar dos penthouse comunicados entre sí a nivel interior —cada uno con sendas piscinas privadas—, una piscina infinita con solárium para los clientes del hotel —con acceso desde el núcleo de ascensores de las habitaciones— y la terraza exterior del bar restaurante de la planta.

Los usos comunes del edificio se reparten de la planta baja (cota Descalzas) al sótano segundo. Con las habitaciones ubicadas entre las plantas primera y quinta. La planta baja articula los principales usos comunes del hotel y las comunicaciones verticales. Desde el lobby principal se tiene acceso al restaurante, el bar, las salas de reuniones o a los núcleos verticales que dan acceso al restaurante de la planta cuarta y al centro fitness y spa (en el sótano -1). Los sótanos -1 y -2 albergan las salas técnicas y las plazas de parking.

El nuevo edificio que surge del anterior ha transformado por completo las comunicaciones, los núcleos de circulación internos y los usos adquiriendo una segunda vida. De su sólida arquitectura nace un nuevo polo de atracción en el centro de la ciudad que ofrece al Monasterio de las Descalzas y al entorno de las calles Arenal y Preciados un punto de entrada y de referencia en el corazón histórico de Madrid.

Imágenes cedidas: EDITION