Hormigón, estructura metálica y abedul en este singular proyecto entendido desde la sección

Con la orientación jugando a favor —patio a sur y calle a norte—, y con el objetivo de dar respuesta a los requerimientos de accesibilidad en el patio y de soleamiento directo al máximo de estancias posibles, Sau Taller d’Arquitectura plantea en Gerona una casa en niveles intermedios y con una volumetría escalonada.

El programa funcional se organiza siguiendo estas premisas:

  • El garaje, a cota calle, es la única pieza que no tiene soleamiento directo aunque sí se ilumina cenitalmente a través de la planta superior. 
  • La sala de estar-cocina-comedor, en la cota del patio, disfruta del jardín y de un gran porche. Este es el espacio más alto de la casa, con una altura libre de 3,5 m y unas grandes aperturas al patio que consiguen difuminar los límites entre el interior y el exterior.
  • Por encima de la sala de estar y a medio nivel por encima de la calle, encontramos la suite principal y otra habitación. Ambas dan a un balcón corrido que garantiza una pequeña salida al exterior.
  • Finalmente, sobre el garaje, encontramos un espacio estudio vinculado a una gran terraza solárium. De este espacio cuelgan unas celdas que funcionan como pequeñas extensiones del espacio principal.

Las alturas libres responden a especificaciones propias del programa funcional. Así, la sala de estar-cocina-comedor y el estudio son dos espacios con alturas libres que superan los 3 m. Estos dos espacios quedan muy vinculados a grandes espacios exteriores (el jardín y la terraza solárium) y la vida más pública de la casa. En cambio, la suite y la habitación de la primera planta tienen una altura de 2,5 m. De este modo, se acota el espacio y se le da una vocación más privada y recluida.

Cada uno de los niveles queda retirado hacia atrás respecto el inferior. Escalonando así la sección, se garantiza luz y radiación solar a todas las estancias, además de dotar cada nivel de un espacio exterior. La sala de estar-cocina-comedor, queda vinculada al jardín y al uso diario; la suite, a un balcón corrido de carácter privado y íntimo y el estudio, a una gran terraza solárium. 

Por otro lado, se centralizan todas las instalaciones y servicios en las medianeras y así se liberan las fachadas y se garantiza el máximo de relación con los espacios exteriores. La estructura vertical metálica y los forjados de chapa colaborando permiten jugar con grandes luces y medios niveles. 

La chapa de los techos actúa como difusor de luz, reflejándola desde las fachadas hasta el interior de la casa. No hay revestimientos ni ornamentos, es decir, el espacio se deja en crudo: hormigón, estructura metálica y abedul. Una paleta de colores y materiales acotada con el propósito de generar un apoyo que permita al usuario adaptarlo y apropiárselo en función de sus necesidades.

Imágenes cedidas: © Andrés Flajszer