Nuevas oficinas de Menorca Reserva de Biosfera, un ejemplo de eficiencia energética y consumo reducido

La Agencia Menorca Reserva de Biosfera tiene como objetivo sensibilizar, divulgar y educar, además de investigar, sobre los distintos medios de obtener energía limpia y respetuosa con el medio. En este sentido, el arquitecto Ignacio Romera ha trabajado en el proyecto como un compendio de los principales usos de energía renovable.

Las oficinas de la agencia se ubican en un edificio construido en 1922 conocido como “Es Castellet”, ubicado en una finca rústica en Mahón, propiedad del Consell Insular. La propuesta del estudio ha consistido en la reutilización del edificio, que se encontraba en estado de abandono, para uso administrativo. Para ello, se ha intervenido en la distribución interior con el objetivo de permitir la entrada de luz natural de sur a norte y configurar espacios más amplios. No se han alterado las fachadas ni ventanas al tratarse de un edificio catalogado y se han mantenido todos los materiales originales posibles en fachadas, suelos, forjados de madera y carpinterías interiores y exteriores.

El edificio estaba construido con los parámetros propios de la época, mediante materiales y soluciones constructivas tradicionales (piedra marés sin aislamiento) que, para los estándares actuales, son muy ineficientes (tanto por el confort para los usuarios como por un elevado consumo de energía). El edificio tampoco contaba un aprovechamiento óptimo de la luz solar.

Reducción de consumo energético. Sistemas pasivos.

  • Mejora de la envolvente del edificio. Aislamiento térmico de fachadas y cubierta. Puesto que según el PGOU de Mahón, ambas están protegidas, la intervención se ha realizado mediante la colocación de una capa de aislamiento en cámara interior y en cara inferior de forjados de cubierta, evitando el retejado.
  • Nuevas ventanas con elevadas prestaciones térmicas y estancas. Las ventanas existentes no se podían alterar, por lo que se han instalado otras nuevas en el interior. De esta forma, se mantiene la estética original y se aportan las prestaciones de nuevas ventanas y vidrios.
  • Eliminación de puentes térmicos.
  • Mejora de la estanqueidad del edificio. Se ha colocado barrera de vapor para aumentar la estanqueidad del edificio, eliminando infiltraciones de aire no deseadas.
  • Sistema de ventilación mecánica. Se han instalado dos unidades de ventilación con recuperador de calor entálpico Zehnder ComfoAir 550, que garantizan la calidad del aire interior y el máximo aprovechamiento de la temperatura.
  • Mayor soleamiento. Se mejora el soleamiento del edificio mediante la mejora de carpinterías y la comunicación de los espacios interiores.

Instalaciones eficientes. Sistemas activos.

La instalación pasiva para introducir aire atemperado con el sistema de ventilación equilibrada no es por sí sola suficiente para obtener temperaturas de confort en el edificio, excepto en los meses más templados de primavera y verano. Para ello, se ha instalado un sistema de aerotermia, que obtiene energía del aire mediante una bomba de calor de alta eficiencia.

Se apuesta por la generación de electricidad mediante energías renovables. La alimentación de la unidad de aerotermia y del recuperador de calor Zehnder se consigue mediante placas solares fotovoltaicas y generación minieólica, consiguiendo de esta manera el autoabastecimiento del edificio en lo que a climatización se refiere.

Se minimiza el consumo de agua mediante inodoros y griferías con perlizadores que reducen enormemente el caudal sin menguar la eficacia. La demanda de ACS es baja, únicamente para tres puntos de consumo. Se satisface mediante una placa de captación solar y un acumulador de 50L. El panel se ubica en cubierta en uno de los torreones donde su impacto visual es mínimo y es accesible para el mantenimiento y la limpieza. Las nuevas instalaciones del edificio (climatización, ventilación y parte de electricidad) quedan vistas, pero con un estudiado encaje en la distribución resultante.

Imágenes cedidas: © Paco Noguero