Cuando la melodía suena al compás del consumo energético casi nulo

A primera vista, para quien pasea por el tranquilo centro histórico de la localidad valenciana de Quart de Poblet, la Sede Social que L’Amistat acaba de estrenar, coincidiendo con el 125 aniversario de su fundación como Sociedad Musical, puede parecer la rehabilitación de un antiguo edificio. Sin embargo, se trata de una edificación nueva que ha venido a suturar el vacío urbano existente durante 15 años tras el derribo de dos viviendas cuyas fachadas han sido reconstruidas de forma fiel, según las indicaciones de la comisión de patrimonio municipal.

La mejora de la calidad del escenario urbano circundante es tan solo uno de los múltiples retos abordados con éxito en el diseño y la construcción de este edificio. A ello se ha sumado dotar de un excelente acondicionamiento acústico a sus espacios interiores o dar cabida dentro de un solar exiguo a un ambicioso programa de necesidades que incluye aulas, espacios administrativos, una pequeña cafetería y una sala de ensayos para cerca de un centenar de estudiantes. Esta última, ubicada bajo la cota cero, ha condicionado por completo el diseño estructural del edificio.

Sin embargo, el mayor de los desafíos fue el planteado en 2016 por el estudio responsable a la Agrupación Musical, desde la responsabilidad social y medioambiental: construir para un futuro sostenible, creando espacios más confortables y saludables capaces de mantener estas condiciones excelentes a lo largo de toda la vida útil del edificio con el mínimo impacto ambiental, lo que implicaba mirar más allá de las exigencias normativas vigentes en aquel momento. Como respuesta, nace el primer edificio dotacional educativo de la Comunidad Valenciana con el certificado Passivhaus Classic.

El encargo busca construir para un futuro sostenible, creando espacios más confortables y saludables capaces de mantener sus excelentes condiciones a lo largo de toda la vida útil del edificio

Cinco principios básicos

En su proyecto y ejecución se aplican las estrategias del estándar Passivhaus, de modo que cuenta con: una envolvente térmica con capa continua de aislamiento térmico, detalles constructivos que minimizan los puentes térmicos, ventanas y puertas exteriores de altas prestaciones, una elevada estanqueidad al aire en sus cerramientos exteriores y un sistema de ventilación mecánica con recuperadores de calor de alta eficiencia energética.

Como conclusión, la Escuela de Música L’Amistat confirma las ventajas que aporta la aplicación de dicho estándar para la construcción de edificios de consumo energético casi nulo en climas cálidos como el Mediterráneo, a la vez que demuestra que este tipo de edificios más avanzados no son exclusivos de los nuevos desarrollos urbanos, sino que pueden integrarse en armonía dentro ámbitos históricos protegidos, ayudando a su revitalización.

FICHA TÉCNICA
Agrupación musical L’Amistat. Dotacional

Obra: Obra Nueva
Superficie SRE: 554 m2
Passivhaus Designer: José Miguel Segarra
Arquitectura: José Miguel Segarra
Certificación: Passivhaus Classic
Dónde: Quart de Poblet (Valencia)
Arquitecto técnico: José Juan Sanz
Certificador: Energiehaus, Martin Amado Pousa

Imágenes cedidas: © Raúl Juan