¿Quién diseñará la sala VIP de ARCO este 2022?

Del 23 al 27 de febrero vuelve ARCOmadrid, la feria internacional de arte contemporáneo de España que, desde 1982, constituye una de las principales plataformas del mercado del arte, y pieza imprescindible en el circuito internacional de promoción y difusión de la creación artística.

Como cada edición, uno de los principales atractivos del certamen será el diseño de su sala VIP, que este año está firmado por el estudio Burgos & Garrido Arquitectos y lleva el título de «Ruinas naturales». La sala contiene una escena teatral donde se solapan experiencias espaciales intuitivamente incompatibles, dentro de un paisaje artificial que dirige la mirada a la belleza de la naturaleza mediante la exposición de los elementos representativos de su composición primigenia.

Un conjunto de rocas crea una topografía insólita y efímera, que sin embargo se expone casi como un monumento a la desaparición. Su presencia en el lugar activa la memoria de otro paisaje.

Este pequeño territorio responde a su propia lógica, presentando determinadas tensiones, destinadas a ser resueltas o exploradas por el visitante. La disposición de sus elementos permite un recorrido interior, ahondar en la experimentación física, permitiendo una interacción social única y propia, inmersa en la materialidad de lo natural bajo una atmósfera artificial.

Lo extraído

Es el componente fundamental de un paisaje cercano lo que Burgos & Garrido Arquitectos desplaza a este interior. Sin embargo, este conjunto de roca ya no formaba parte del paisaje tal y como de manera intuitiva se imaginaban. Las piezas son parte del depósito de descartes de una cantera, así que, a pesar de que se evoca la montaña o el origen primitivo de la piedra, no se pierde de vista esta condición. El estudio entiende que este rescate repara de alguna manera su condición de elemento descartado, casi de ruina, que a pesar de todo conserva la cualidad de lo imponente del mundo natural en bruto. Se reivindica así la idea de permanencia que viene aparejada a la roca. Recuperar el material de su abandono le da una nueva dimensión inesperada. Retiene además, en este tránsito, cierta belleza y un propósito remanente. BGA lo convierte en una suerte de documento objetivo de la naturaleza y, al tiempo, contiene algo de abstracción de ella misma.

Lo construido

La instalación prescinde de la arquitectura, pero construye un espacio. El conjunto de rocas crea una topografía insólita y efímera. Su presencia en el lugar activa la memoria de otro paisaje. Uno que en realidad se desconoce, pero BGA es capaz de evocarlo. Este pequeño territorio de ficción transita de lo masivo a lo escultórico o lo poético, y nos remite a la idea de lo clásico o lo primitivo. Es un paisaje fugaz y en pocos días será desmontado, pero se ancla sin embargo a la capacidad de trascender de la piedra e invita al visitante a trascender y aplicar una determinada mirada sobre su relación con la naturaleza.

Lo transitado

El tránsito por este paisaje revela el magnetismo romántico de la montaña. La cercanía y la escala de las rocas permiten un acercamiento que posibilita la observación detenida y quizá más privada, que atrae al tacto y permite medirse o confortarse con la piedra. Se busca el sentimiento de la montaña como experiencia casi subversiva, considerando lo teatral del ambiente. Es la constatación del poder de lo natural. Incluso cuando forma parte de una ficción efímera, guarda su carácter imponente y retiene su característica de lugar al que acudir y explorar, aun estando manipulado, desplazado y recompuesto.

Lo pétreo

La incorporación de un material pétreo de alta tecnología cierra el discurso de la instalación. Habiendo planteado una escena que ahonda en el poder evocador de la piedra en su estado bruto y natural, el estudio encuentra la réplica en otro elemento, que acomoda los espacios más vivideros de la sala, y está en el reverso de esta idea. Un producto profundamente industrial contiene todo lo que pertenece a lo pétreo. Se forma en unas condiciones extremadamente controladas y precisas, pero equivalentes al proceso metamórfico que se daría en la naturaleza para conseguir el material que se está rescatando. Lo tecnológico preserva y subraya algunas características de su naturaleza común, como lo robusto o lo durable y aporta otras nuevas, como la geometría pura, las texturas delicadas, el brillo y la precisión de los colores.

Con la colaboración de AMRE Foro de Marcas Renombradas Españolas y la contribución de Naturpiedra y Consentino.

Imágenes cedidas: Burgos & Garrido