Gres porcelánico efecto piedra, naturalidad extrema con las máximas prestaciones

En los últimos años, los azulejos imitación piedra se han convertido en la opción más popular a la hora de elegir los pavimentos y revestimientos del hogar. Y lo son porque su durabilidad y menor coste que la piedra natural lo han convertido en una alternativa perfecta para crear ambientes con carácter. Además, gracias a su sobriedad y su aspecto realista, estos azulejos se adaptan a todo tipo de estancias.

Y es que, gracias a las nuevas técnicas de fabricación, los azulejos imitan la piedra a la perfección con tal nivel de detalle que te será difícil distinguir si se trata del material original.

Una estética excepcional sin apenas mantenimiento

Tanto si hablamos de pavimentos imitación piedra como si hablamos de revestimientos, las opciones son, prácticamente, infinitas. Además, no importa el estilo decorativo que escojas, estos se adaptan a la perfección a todo tipo de ambientes. Una opción sofisticada y atemporal de azulejo imitación piedra es el modelo Aran, de Gayafores.

Según el acabado que elijamos, el azulejo imitación piedra, al ser un material de baja porosidad, ofrece una resistencia excepcional a las manchas, ya sea como pavimento como si se aplica como revestimiento. Tampoco requiere ningún mantenimiento específico. Con productos básicos de limpieza podemos garantizar su mantenimiento durante mucho tiempo. En cambio, la piedra natural, necesita tratamientos muy determinados, ya que, puede tener filtraciones debido al derrame de líquidos o aparecer manchas de humedades al ser un material natural.

Los nuevos diseños de pavimentos y revestimientos porcelánicos con acabados pétreos son una opción ideal para el recubrimiento de superficies en todo tipo de proyectos

Estilos para todos los gustos

Apostar por el azulejo imitación piedra para espacios interiores es una opción atrevida, pero cada vez más frecuente. Estos azulejos pueden transformar por completo las estancias de interior, dar un toque rústico a un espacio moderno o convertir un espacio tradicional en uno totalmente renovado. La amplia gama de formatos, como los que presenta la Colección Aran, permite cubrir suelos y paredes de todos los tamaños. En particular, el formato 60×120 logra una sensación de continuidad que amplía visualmente los espacios.

Diseñadores, arquitectos e interioristas han adaptado el uso de la piedra a cualquier estancia, tanto en espacios residenciales como comerciales, ya que es una tendencia capaz de crear espacios más auténticos y con una potente personalidad. Elegir un recubrimiento para las paredes o para los suelos que imiten la piedra nos permitirá trasladarnos a espacios naturales.

Los colores lisos y claros son una opción perfecta para ampliar visualmente un espacio, ya que aportan esa sensación de tranquilidad y pulcritud que tanto se busca en un baño. No obstante, si esto puede resultar monótono, los azulejos decorativos o con relieves son perfectos para personalizar el baño, ya que aportan movimiento y vida a las paredes. El azulejo imitación piedra puede contribuir a que estancias especiales como salones y dormitorios tengan más encanto. Y es que, además de ser ideal para entornos rústicos, este material se puede combinar perfectamente con cualquier tipo de decoración.

La estética refinada de los suelos efecto piedra, con su toque de neutralidad y sobria elegancia, permite sacar mucho partido en el caso de los dormitorios y salones, que parecerán así más actuales y luminosos.

Los azulejos imitación piedra son ideales para estancias como la cocina ya que tienen toda la belleza de la piedra, con tonalidades y texturas típicas del material natural, junto con la impermeabilidad, higiene, resistencia a las manchas y a los golpes típico del gres porcelánico.

Beige o gris, los grandes protagonistas

A la hora de escoger el suelo de las diferentes estancias de nuestro hogar, tenemos que saber que esta elección condicionará el ambiente y las combinaciones de colores que podamos usar en un futuro. Por eso, tonalidades como el beige o gris son una apuesta segura.

Los tonos beige dan sensación de transparencia y pureza, creando una atmosfera natural y tranquila. Es una gama cromática que consigue que una habitación oscura parezca más soleada, y, por lo tanto, más amplia y, además, admiten muy bien los contrastes con cualquier otro color, desde los más claros hasta los más oscuros.

Las tonalidades grises son sinónimo de neutralidad y elegancia y funcionan muy bien con cualquier color, si bien resaltan los colores vivos y acentúan los cálidos.

En definitiva, los azulejos imitación piedra son una excelente opción si quieres contar con toda la elegancia y majestuosidad de la piedra natural y con todas las ventajas del porcelánico en cuanto a resistencia, durabilidad y sencillo mantenimiento.

Imágenes cedidas: Gayafores