La reforma laboral afectará a más de 300.000 trabajadores del sector de la construcción

La reciente aprobación de la reforma laboral ha supuesto un importante cambio en la forma en la que se articulan los contratos y sus tipos en todos los ámbitos productivos. En el caso concreto de la construcción, la nueva reforma afectará casi al 25% del total de los trabajadores del sector, según ha indicado la plataforma digital para la mejora del hogar, habitissimo. Y es que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en el último trimestre del año existían 314.500 personas con contratos temporales.

Con la nueva reforma laboral, a partir de ahora, los contratos temporales solo se permitirán por “circunstancias de producción” o por “sustitución de la persona trabajadora” y se rediseñará el contrato fijo por obra de la construcción, que pasa a ser indefinido con obligación de que la empresa busque una fórmula de recolocar al trabajador en otras obras. Si no es posible llevar a cabo esta reubicación, se producirá una extinción del contrato. Asimismo, la nueva reforma endurece la penalización de los contratos de menor duración y, como norma general, los contratos de menos de 30 días tendrán una cotización adicional de 26 euros en el momento de la baja. “Tal y como dicta la nueva norma, las empresas tienen tres meses desde la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), para adaptar los actuales contratos temporales a las nuevas modalidades y, de no hacerlo, se enfrentan a multas de hasta 10.000 euros por cada trabajador en situación irregular”, explican los expertos de habitissimo.

Aun así, desde la plataforma están convencidos de que el sector seguirá manteniéndose como uno de los motores de la recuperación. En este sentido, recuerdan que la construcción es un sector imprescindible para facilitar el cambio de modelo productivo hacia el que se pretende virar a nivel europeo destacando su enorme potencial en términos de empleo como mecanismo dinamizador. “En los últimos años de pandemia, en los que se ha producido una desaceleración en el tejido productivo en muchos sectores, hemos comprobado como la construcción ha sido una de las áreas fuertes que han servido de motor económico del país”, puntualizan. Además, consideran que este cambio de modelo de contratación debe contribuir a que el sector se adapte al nuevo paradigma al que se enfrenta el país, articulado no solo en torno a la transición ecológica, sino también a la digitalización.

Cerca del 25% de los trabajadores del sector de la construcción están contratados actualmente de forma temporal, un aspecto muy común en el sector por la duración de las obras y proyectos

El sector se encuentra ante un gran reto, pero también ante una gran oportunidad, ya que será necesario construir un sector fuerte y resiliente basado en una estructura de talento profesional que aglutine y se fortalezca de la experiencia de los profesionales más senior, del grado de digitalización y empuje de los más jóvenes, así como impulse la diversidad logrando que la presencia de la mujer alcance un ratio similar al de otros sectores como el del sector servicios con un 28% o el 16% que representan las mujeres en el ámbito contable, administrativo y otros empleados de oficina, dejando atrás así el 10% que representa actualmente la mujer en el sector de la construcción. Hay que tener en cuenta que, según datos del propio Instituto Nacional de Estadística, la edad media de los trabajadores del sector se encuentra entre los 40 y los 59 años, un aspecto que evidencia la enorme oportunidad de apostar por el sector para llevar a cabo un relevo generacional que termine de integrar lo digital en el proceso de transformación.

“Estamos asistiendo, sin duda, a una transformación que va calando cada vez más en el sector de la construcción, pero que todavía necesita un mayor impulso para hacer de lo digital un aspecto totalmente integrado en los procesos de búsqueda, gestión y contratación de servicios de obra y reforma, un aspecto ya inherente en el usuario final”, afirman los expertos.

En esta línea, consideran que el relevo generacional, junto con la integración de lo digital será clave para la evolución del sector, en el que ya el 74% de los profesionales considera que el número de clientes que llegan a su empresa a través de internet seguirá subiendo y un 15% ya sitúa las solicitudes que recibe a través de internet entre un 25% y un 50% del total de su facturación.

Imágenes cedidas: © Shutterstock