Rehabilitación de viviendas: las ayudas que llegan en 2022

Si llevas tiempo pensando en acometer mejoras en tu vivienda, este 2022 es el momento de hacerlo pues las ayudas de los fondos europeos ‘Next Generation’ para la rehabilitación energética de edificios ya son una realidad. Estas ayudas supondrán una inyección directa de capital de más de 6.800 millones de euros que puedes aprovechar para mejorar tu edificio.

En concreto, alrededor de 3.400 millones de euros se destinarán íntegramente a la rehabilitación de viviendas como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que ha destinado esta partida a rehabilitación residencial y vivienda social. Sin embargo, conscientes de lo tedioso que puede ser en algunos casos materializar la solicitud de estas ayudas, desde la plataforma digital para la mejora del hogar, habitissimo, ofrecen las claves para aprovechar estas ayudas y mejorar así nuestra vivienda.

Según los expertos de habitissimo, lo primero que debemos tener en cuenta es que existen diferentes tipos de ayudas vinculadas a este plan. Por un lado, están las ayudas fiscales, que permitirán incluir en la Declaración de la Renta la deducción fiscal de los gastos derivados de las actuaciones de rehabilitación que se lleven a cabo en la vivienda. Esta ayuda permitirá a los propietarios beneficiarse de una deducción fiscal de hasta el 60% de la inversión con un límite de 15.000 euros. “Si queremos acogernos a esta ayuda, lo primero que tenemos que tener claro es el presupuesto de la obra de rehabilitación antes de tomar decisiones que puedan dejarnos fuera de este tipo de ayuda”, aconsejan los expertos.

Además, en los fondos están previstas ayudas económicas directas. “En este caso, para optar a ellas, es necesario tener un estudio de certificación energética antes de realizar cualquier trabajo de rehabilitación. Una vez terminados los trabajos, se deberá justificar el ahorro energético con otra nueva certificación, de esta forma se realizará el pago de las ayudas que nos correspondan”, explican. Según los datos de habitissimo, el precio medio de un estudio de certificación energética para un piso de 90 m² sería de 80 euros y para una vivienda unifamiliar de 200 m² sería de 120 euros.

Al margen a estos tipos de ayudas y de forma complementaria a ambas, los interesados en rehabilitar su vivienda podrán optar a financiación bancaria a través de la concesión de avales ICO del 50% del crédito a la rehabilitación, “un factor que tampoco podemos perder de vista a la hora de plantearnos la obra”, apuntan los expertos, al tiempo que destacan la importancia de “prestar atención a las convocatorias, que lanzarán las comunidades autónomas durante este primer trimestre del año, pues previsiblemente se agotarán rápidamente”.

Cómo solicitar las ayudas

En muchos casos los propietarios no se animan a pedir estas ayudas por falta de conocimiento de las posibilidades energéticas de los edificios y viviendas. Por este motivo, desde habitissimo recomiendan realizar un estudio profesional en profundidad “que este nos explique claramente qué mejoras podemos acometer y cómo proceder paso por paso”, apuntan. Para ello, la figura del agente rehabilitador o gestor del proyecto será fundamental en todo el proceso, pues será el profesional encargado de plantear y explicar a la comunidad de propietarios cuál es el escenario real en el que se encuentran. “Aunque contar con la figura del agente rehabilitador no es obligatorio para realizar el proyecto ni para acceder a las ayudas, sí facilitará las cosas, pues será él el que se encargue de toda la burocracia. No obstante, si la comunidad quiere prescindir de este agente, puede hacerlo. Simplemente, tendrán que ser ellos los que soliciten todas las ayudas”, aclaran.

Además de las gestiones burocráticas asociadas a la solicitud de estas ayudas, el desconocimiento de los requisitos para poder pedirlas suele ser otra de las principales preocupaciones de los propietarios. “A la hora de plantearnos pedir estos fondos es fundamental hacer una previsión real de las cuantías que vamos a necesitar, pues cada presupuesto estará ligado a un tipo de ayuda”, indican.

Así, si estamos interesados en cambiar ventanas o acometer una obra para la instalación de aerotermia en la vivienda para mejorar la eficiencia energética podemos optar a las ayudas de tipo “micro”, o con presupuesto más bajo. Por el contrario, si nos planteamos actuaciones más ambiciosas, lo ideal será apostar por las ayudas para la rehabilitación integral. En este caso estaríamos hablando de ayudas que van enfocadas a la rehabilitación de edificios completos, tanto casas unifamiliares como una comunidad de propietarios. En cuyo caso, el requisito es que los trabajos puedan conseguir un 30% de ahorro energético. “Es cuestión de valorar las posibilidades que tenemos según los requisitos que cumplen nuestras viviendas para sacar el máximo provecho de esta oportunidad”, concluyen.

Existirán distintos tipos de cuantías, en función de la envergadura de la obra que se pretenda realizar, y se prevé que estén disponibles a través de las comunidades autónomas en el primer trimestre de 2022

Imágenes cedidas: © Shutterstock