Llega MadBlue 2022, el festival más relevante en innovación, ciencia y cultura hacia el desarrollo sostenible de Europa

Por segundo año, Madrid se convierte en la capital de la innovación hacia el desarrollo sostenible con un proyecto que fomenta la actividad económica responsable y comprometida con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y la Década de las Ciencias Oceánicas. MadBlue es el festival y summit más relevante en innovación, ciencia y cultura hacia el desarrollo sostenible de Europa, con el arte como eje vertebrador. Urbanismo ecológico, energía, smart cities, economía, movilidad, arquitectura y finanzas sostenibles son los temas en los que se centrará el festival, que reunirá a reconocidas personalidades internacionales que son referentes en cada uno de estos aspectos. El objetivo es impulsar la transición energética, mejorar la calidad de vida, el bienestar y el desarrollo sostenible de las ciudades.

MadBlue ha sido reconocido como acontecimiento de excepcional de interés público por el Gobierno de España y cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. También han querido ser parte empresas colaboradoras como Nationale-Nederlanden, Biotherm, Candriam, Coca-Cola o DKV.

Al igual que en la primera edición, el Centro de Cultura Contemporánea Condeduque será sede del festival acogiendo varias de las instalaciones artísticas, una exposición colectiva y el summit que traerá a Madrid algunas de las figuras internacionales más relevantes en torno a los temas que se abordarán. La Casa Encendida o el Real Jardín Botánico son otras de las sedes que acogerán la celebración de MadBlue 2022.

El summit se celebrará en primavera, pero el programa de arte se inicia en enero con las instalaciones de los artistas Miler Lagos y Dagoberto Rodríguez, ya desplegadas en los patios del Condeduque.

Los artistas como aliados del cambio

“El arte como elemento transformador es uno de los ejes fundamentales de MadBlue. Y esta es una de las diferencias de este festival”. Apunta David Barro, director artístico de MadBlue 2022. “Somos conscientes de que el arte y la cultura son agentes imprescindibles para el cambio, porque, aunque no existe un ODS específico para la cultura, está presente de manera transversal en lo relativo a la educación, en hacer las ciudades más sostenibles y habitables, en repensar las pautas de consumo y producción o en la promoción de sociedades inclusivas y pacíficas. El arte nos ayuda a tomar consciencia de que habitamos un mundo en transición y MadBlue entiende la creatividad como un elemento transformador para activar su diálogo con otras disciplinas y con el entorno”.

MadBlue 2022 quiere indagar en las posibilidades del blockchain como un método para proyectar la lucha contra el cambio climático. Por eso, trabaja desde este universo digital para desarrollar acciones climáticas únicas y registradas, en el campo de lo simbólico y del mensaje –como serán una serie de carteles artísticos realizados por profesionales del arte y el diseño que serán lanzados como NFT (Non Fungible Token)– y en el campo físico, de acciones concretas por el bien común. El primer NFT será autoría del artista e instagramer portugués José Lourenço.

Alineadas con las líneas del summit y sus foros de pensamiento y acción, las propuestas artísticas de MadBlue 2022 reúnen obras e instalaciones artísticas que dan forma a diferentes conceptos de arquitectura y maneras de habitar. Estas van desde las construcciones eco-tech de energía solar y materiales sostenibles –caracterizados por su durabilidad– que reflexionan sobre las ciudades del futuro (Dagoberto Rodríguez) a arquitecturas performativas que se activan por la energía humana, con el agua y la lluvia como protagonistas (Miler Lagos), siendo estas las primeras instalaciones que se pueden ver en los patios de Condeduque desde el 27 de enero.

Más tarde se incorporarán reflexiones sobre el imaginario que rodea al mar en una ciudad como Madrid (Marta Fernández Calvo), obras realizadas recopilando el polvo de diferentes partes de la capital (Nuria Fuster), poéticos y pictóricos mensajes sobre los océanos y la naturaleza en la fachada de La Casa Encendida (Sandra Cinto y Albano Afonso) o acciones de concienciación natural y forestal en el Real Jardín Botánico (Maider López).

Urbanismo ecológico, energía, smart cities, economía, movilidad, arquitectura y finanzas sostenibles son los temas en los que se centrará el festival

Coincidiendo con el summit, del 27 de abril al 17 de julio, también se inaugurará la exposición Devolver el fuego, comisariada por Mónica Maneiro, en la que participan doce artistas, entre los que encontramos maestros como Dan Graham, reconocidas figuras del panorama nacional como Eva Lootz y una mirada más joven de artistas emergentes como Keke Vilabelda o Julia Llerena. Completan la muestra otros artistas como Lois Patiño, Nacho Martín Silva, Rosell Meseguer o el brasileño Ding Musa.

En Devolver el fuego se parte de la mitología griega para, desde la figura de Prometeo –el titán que desafía a los dioses y roba el fuego para la humanidad–, ahondar en el desarrollo de nuestras civilizaciones y sus consecuencias. Desde ese primer momento en el que el uso del fuego –esta energía primigenia domesticada que permitió el avance de las civilizaciones y el desarrollo del conocimiento científico y las artes– se entrega a los hombres, la historia del “progreso” de la humanidad ha ido unida al deterioro medioambiental. “Hoy en día, el fenómeno de combustión que provocamos en nuestra búsqueda de la energía hace peligrar nuestro planeta. Es el momento de “devolver el fuego” y hacer una apuesta clara por otras fuentes de energía que nos lleve a una nueva relación, más respetuosa, menos invasiva y depredadora con la Tierra y los Océanos”, explica la comisaria.

Imágenes cedidas: © Pedro Ruiz Jimenez, MadBlue