Pelusa Studio diseña unas cautivadoras oficinas estilo Neo Art Déco

El estudio de interiorismo Pelusa Studio ha diseñado la nueva sede en Barcelona de la firma sueca de código Prototyp. Las oficinas están ubicadas en una finca regia típica del Eixample barcelonés y el equipo de Pelusa Studio ha trabajado el interiorismo para convertirlas en un espacio acogedor, con distintas zonas ‘chill’ y zonas para realizar videollamadas con privacidad, todo con un estilo Neo Art Deco que resulta muy cautivador.

“El cliente quería algo atrevido pero que representase la sede de Barcelona. Que fuese atractivo para sus trabajadores y ofrecer a los empleados de Suecia, un lugar desde donde trabajar en el corazón de Barcelona” explican desde Pelusa Studio. Para lograrlo, el respeto por los elementos del pasado es una de las constantes del proyecto, de tal modo que se ha sacado partido a los techos altos originales trabajados con molduras, el mosaico original Nolla, las grandes puertas con arcos y los enormes ventanales.

El equipo de Prototyp Barcelona desarrolla proyectos en colaboración constante con las oficinas de Uppsala y de Stockholm, por lo que disponer de diferentes espacios para videollamadas separados de la zona de trabajo, era uno de los requisitos principales. Otra demanda importante era crear un espacio cálido con todas las comodidades, como un hogar y con zonas ‘chill’ para descansar después de estar horas mirando la pantalla.

El despacho se compone por una zona de trabajo a un lado, en el centro ‘stand up- meeting room’ y salas pequeñas para hacer videoconferencias y al otro lado un gran salón, comedor y cocina abierta. Conectada con el salón hay una galería con acceso a un patio.

La luz natural entra generosa en el hall. Un gran sofá tapizado en una tonalidad azul corporativo de la marca es el gran protagonista del espacio, con cojines azules turquesa, naranjas y amarillo mostaza. Le acompaña una mesa de centro en madera con sobre de cristal, una pieza adquirida en un anticuario. Rompen la formalidad del espacio un sillón de terciopelo mostaza en la zona de galería y dos sillas de ratán trenzado y madera (Kave Home) frente al sofá. El verde de distintas plantas naturales aporta el toque necesario de frescura.

“Para la distribución del espacio, la idea era romper con el efecto pasillo de este tipo de viviendas antiguas así que hicimos demolición de un par de tabiques para abrir el espacio” comentan desde Pelusa Studio.  De tal modo, la cocina queda totalmente abierta al pasillo.  Aquí se ha utilizado una tonalidad verde esmeralda tanto en los armarios de cocina, como en las puertas y paredes. Para los taburetes altos se ha escogido un verde oliva intenso. Sobre la barra blanca del office se ha colocado una estantería colgante con plantas naturales.

En la zona de despachos se ha procurado generar un ambiente de trabajo en equipo. Aquí se ha buscado una paleta de colores oscura para contrastar con el blanco dominante en paredes y techos: negro para el mobiliario de oficina, marrón oscuro en una de las paredes y estanterías y azul intenso en las cortinas.

El toque bohemio lo encontramos en pequeños detalles. Como por ejemplo en una de las pequeñas salas de estar, donde tras la suavidad de un sofá con cojines la contraventana luce orgullosa su carpintería de madera con la pintura original, desgastada por el paso del tiempo. Otro detalle atrevido lo encontramos en la zona de recepción: un gran neón luce la marca de la compañía, tras este las cortinas oscuras de una ventana aportan teatralidad al espacio.

En definitiva, Pelusa Studio ha diseñado unas oficinas cautivadoras, acogedoras, estilosas, alegres, glamurosas y atrevidas que han captado la esencia de los orígenes de la ciudad donde se ubican, Barcelona. Con un estilo New Art Déco que no deja indiferente a nadie, Pelusa Studio da un paso más en la tendencia decorativa actual que lleva a los espacios de trabajo el confort de estar en la propia casa.

Pelusa Studio ha diseñado unas oficinas cautivadoras, acogedoras, estilosas, alegres, glamurosas y atrevidas

Imágenes cedidas: © Montse Garriga