Zao Tang: arte, baños y feminismo en Notting Hill

Texto: Mónica Tostado

Zao Tang significa casa de baños en chino, y siguiendo el hilo cultural del concepto de esta tipología de lugar de encuentro asiático tan característico, uniéndolo al creciente movimiento de sororidad feminista, se ha creado esta estancia efímera o pop-up en una galería de arte (J/M Gallery) en pleno —y mítico— barrio londinense de Notting Hill. La instalación aterrizó como sede temporal para la marca de cosmética Malin+Goetz, y con el patrocinio de Arts Council England, ya que alberga el trabajo de otras artistas asiáticas emergentes.

Recrear una pequeña sala de baño es una excusa para generar un espacio destinado a creaciones de diversas artistas, pero también para crear un sitio de intercambio social y aprendizaje. En palabras de una de sus creadoras: “Queremos hacer accesible el arte para la gente, y acercarlo a su vida cotidiana, quizás en el camino a correos, o volviendo de una reunión, hacer un lugar de encuentro, donde puedas encontrarte con gente, hacer un taller, disfrutar del arte, celebrar la diversidad y sentirte conectada”.

También encontramos cierto símil en la conversión del anterior espacio en una sala de baño público: lavarse, limpiarse los prejuicios, purificarse, para así poder continuar con la vida y, por supuesto, percibir, entender y recibir mejor las creaciones expuesta…y por qué no, disfrutar mejor los tentadores tratamientos de belleza. Además de metafóricamente, como camino que va desde lo más íntimo del individuo, lo esencial, hasta la conexión y relación con los demás, algo que se ha hecho tan importante en los tiempos de pandemia que vivimos, revitalizando el propio ser y el entorno, como declara otra de sus autoras: “queremos usar el arte inmersivo para estimular el intercambio social físico; usar el arte para conectar, devolver la ciudad a su gente”.

Los estudios Local Collective y Stigma Room han sido los responsables de esta pequeña pero efectiva puesta en escena, luminosa, divertida y llena de simbolismos. Con un uso contemporáneo de materiales básicos como el revestimiento de barro cocido, y el azulejo, instalaciones vistas, y un ambiente muy zen, pero situado en un entorno tan bullicioso como carismático, e incluso mágico para muchos, como es Portobello Road, que al fin y al cabo, como decía la adaptación de la canción infantil, es “donde se compra y se vende hasta el sol”.

Los estudios Local Collective y Stigma Room han sido los responsables de esta pequeña pero efectiva puesta en escena, luminosa, divertida y llena de simbolismos

Imágenes cedidas: © Taran Wilkhu