ERRE arquitectura diseña un conjunto residencial adaptado a los nuevos estilos de vida y realidad laboral

ERRE arquitectura ha comenzado la construcción de un nuevo conjunto residencial en la urbanización de Santa Bárbara (Valencia) en el que se ha priorizado criterios de sostenibilidad y nuevos modos de vida y trabajo surgidos tras la pandemia provocada por el covid-19.

Este nuevo proyecto residencial estará formado por cinco viviendas unifamiliares aisladas destinadas a alquiler y que, dependiendo de sus características, contarán con tres o cuatro dormitorios distribuidos en una o dos plantas. Aunque diferentes, las cinco viviendas se caracterizan por el uso de la misma materialidad y por la presencia de espacios polivalentes que aportan un mayor grado de flexibilidad pudiéndose usar cómo dormitorio, oficina o espacio para el teletrabajo.



Cada una de las viviendas se organizan y configuran para obtener el máximo espacio exterior posible incluyendo piscina, zonas de juego y espacios semicubiertos que potencian la vida exterior al aire libre. Además, el uso de vegetación y pavimentos permeables en el exterior favorecen la infiltración del agua de lluvia contribuyendo a mantener su ciclo natural.

Este proyecto residencial, que tiene previsto su finalización para diciembre de 2022, ha sido diseñado teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad que le ha permitido obtener la máxima calificación energética reduciendo así el consumo energético y la huella de carbono.

Para ello, ha sido fundamental establecer una correcta orientación que permita a cada vivienda aprovechar al máximo la luz natural, los vientos y las vistas. Cada vivienda incluye la instalación de suelo radiante, sistema Airzone de climatización por conductos, sistema de persianas motorizado y la preinstalación de cargadores para vehículos eléctricos.

Todo ello, ha permitido crear viviendas que buscan en todo momento el confort y la privacidad de los futuros usuarios adaptándose a los nuevos estilos de vida surgidos en los últimos años y dando respuesta a la actual emergencia climática.

El conjunto residencial, que ha comenzado recientemente su construcción, estará formado por 5 viviendas para alquiler de 3 y 4 habitaciones

Imágenes cedidas: ERRE arquitectura