Arquitectura y educación se dan mano en este nuevo módulo de educación infantil firmado por Urgell Arquitectes

Urgell Arquitectes firma la ampliación de la Escuela Purificació Salas i Xandri en Sant Quirze del Vallès, con un nuevo módulo de educación infantil. El encargo cuenta con el siguiente programa de necesidades: tres aulas de infantil, con su correspondiente baño y aula exterior mediante un porche único y continuo, un aula de psicomotricidad, una tutoría, un baño para profesores y un almacén.

Aunque es un proyecto de ampliación, no se interviene en el edificio existente. La conexión entre la escuela existente y las nuevas aulas se produce mediante un porche metálico muy ligero y abierto. Respecto a las instalaciones, el edificio de la ampliación funciona de forma autónoma, dependiendo únicamente de la escuela actual en el suministro de agua y electricidad.

El solar ocupa casi la totalidad de una isla. La ampliación se sitúa en el lado sur del edificio existente para que las nuevas aulas de infantil disfruten de la mejor orientación.

La conexión entre la escuela existente y las nuevas aulas se produce mediante un porche metálico muy ligero y abierto

Al tratarse de un proyecto con un programa y una superficie muy reducida se plantea como un único cuerpo geométricamente muy sencillo en forma de “L”, pero potente y escultórico debido a las proporciones y prominencia que se le da al porche que protege las aulas a sur. Este elemento lineal y contundente se convierte en un rasgo diferencial del nuevo edificio, no simplemente un accesorio necesario y funcional.

Los materiales de este cuerpo edificado se limitan básicamente a obra vista blanca y grandes carpinterías de aluminio que ocupan la totalidad de la fachada con despiece singular que le da un cierto ritmo compositivo, combinando puertas, ventanas y cerramientos fijos. La gran transparencia de las aulas que abre vistas al patio arbolado disfruta de la óptima protección solar que le brinda el generoso porche en períodos estivales y garantiza a su vez un correcto soleamiento en los meses más fríos.

Los materiales de este cuerpo edificado se limitan básicamente a obra vista blanca y grandes carpinterías de aluminio que ocupan la totalidad de la fachada con despiece singular

El solar presenta una pendiente uniforme, siendo el diferencial topográfico de 3.08 m. Con el fin de resolver parte de este desnivel, se proyecta una doble rampa y escalera de conexión entre los dos patios resultantes. Estos elementos de circulación exterior están soportados por muros de hormigón, los cuales, por contundencia y recorrido, se convierten también en elementos vertebradores y significativos de la propuesta y unas piezas clave para delimitar una zona más íntima y recogida destinada al arenal, en la cota del aulario, y un área más amplia de juego en la cota más baja que mantiene la topografía original. La voluntad ha sido también la de mantener el arbolado existente, especialmente el gran árbol situado en medio del patio, complementándolo con nuevas plantaciones.

El alzado del conjunto tiene una lectura sencilla y clara, con un fuerte componente horizontal donde inequívocamente se marca la franja del porche de obra vista, la crujía central vidriada, y el zócalo de hormigón que recoge las rampas.

Imágenes cedidas: © Eugeni Aguiló