De degradado edificio de viviendas a espacio fresco y atractivo para un co-living de estudiantes

Unos inversores contactaron al estudio de OOIIO Arquitectura con la intención de comprar un edificio en Getafe y reformarlo completamente para construir en él una residencia de estudiantes, aprovechando la intensa vida universitaria de la ciudad.

Después de valorar diversas opciones, finalmente se decidieron por un viejo edificio del centro, haciendo esquina entre dos estrechas calles. El reto estaba claro: diseñar un proyecto de reforma integral de edificio al menor precio para que su inversión fuese todo lo atractiva y beneficiosa que se pudiera. En el estudio de arquitectura OOIIO están muy familiarizados con los proyectos de reforma integral. Se trata de un ejercicio particularmente interesante por lo que significan desde el punto de vista de sostenibilidad, dando segundas vidas a espacios en desuso. Para el OOIIO resulta divertido buscar nuevas oportunidades a edificios que se han quedado obsoletos, mejorando su eficiencia energética y consiguiendo exprimir y potenciar todas las cualidades positivas que podemos sacar de ellos.

En este caso la “temática” de residencia de estudiantes permitió a los arquitectos repensar todo el interior del edificio, buscando nuevas zonas comunes para la interacción social de los residentes, mientras que, por otro lado, se estudió la distribución más eficiente para conseguir el mayor número de habitaciones posible para optimizar la inversión de los promotores.

Para poder cumplir con la premisa de reforma integral de edificio low cost, se utilizaron materiales realmente económicos y duraderos, sin renunciar a jugar con colores y acabados vistosos. Soluciones sencillas que, a la vez, dieran la sensación de espacios más divertidos y frescos, dejando que la luz natural inundase todo el interior del edificio y creando al final del proceso espacios funcionales y acogedores para los estudiantes.

La climatización y el aislamiento del viejo edificio estaban completamente obsoletas, por lo que hubo que actualizarlas con sistemas mucho más eficientes y modernos, reduciendo enormemente el consumo energético del edificio y mejorando así radicalmente su consumo si lo comparamos con su situación antes de la intervención.

Para poder cumplir con la premisa de reforma integral de edificio low cost, se utilizaron materiales realmente económicos y duraderos, sin renunciar a jugar con colores y acabados vistosos

Como en toda reforma integral de edificio que se precie, surgieron unas cuantas sorpresas por el camino, con forjados excesivamente débiles y algunos muros de carga bastante al límite de su vida útil. Eso hizo que el equipo técnico de OOIIO Arquitectura tuviera que replantear nuevas soluciones y refuerzos, que consumieron gran parte del ya reducido presupuesto. También hubo que lidiar con la particularidad de que durante la obra justo estalló la pandemia del covid-19, condicionando obviamente todos los trabajos.

Al final, la reforma ha sido todo un éxito, ya que se ha conseguido el objetivo que marcaron los promotores: obtener mediante la inversión más ajustada posible un cambio espectacular a un viejo edificio que nadie imaginaba que fuese a tener una segunda oportunidad tan llena de color y vitalidad.

Imágenes cedidas: © Javier de Paz