Serenidad y carácter sostenible en la finca enoturística Oller del Mas

Serena y sostenible, así es la atmósfera que ha creado el estudio de interiorismo Borrós Interiorisme en el diseño interior de la finca enoturística Heretat Oller del Mas, ubicada en Manresa (Barcelona). Con más de 1.000 años de historia y un castillo medieval del siglo X, esta finca respira la cautivadora historia de los Oller: caballeros, nobles, prohombres, religiosos y maestros artesanos que han dejado huella. Sus herederos, la familia Margenat, han apostado por un proyecto enoturístico de calidad y excelencia, priorizando el respeto por el medio ambiente y el compromiso con el territorio.

En este escenario de absoluto respeto por el pasado y por el entorno natural, el estudio Borrós Interiorisme ha trabajado con suma delicadeza en el proyecto de transformación de la finca, formado por tres edificios; la bodega, el restaurante Bages 964 y la nueva zona de alojamiento turístico denominada Les Cabanes de l’Oller. El proyecto es una firme apuesta de arquitectura sostenible que ha corrido a cargo del arquitecto Lluís Roig, del estudio Tribuna d’Arquitectura.

Les Cabanes, simbiosis perfecta entre naturaleza y lujo

Una simbiosis perfecta entre naturaleza y lujo. Así es la propuesta de alojamiento que ofrecen las 22 cabañas de Oller del Mas, todas únicas y diferentes. Sostenibilidad y comodidad se combinan en unos espacios pensados para la desconexión y el descanso, diseñados en absoluta armonía con el entorno.

En el exterior, la madera, los materiales orgánicos y las líneas naturales conforman espacios en absoluta sintonía con la naturaleza. Con una ubicación estratégica dentro del bosque, ventanales y terrazas se han orientado a conseguir las mejores vistas al macizo de Montserrat, al bosque y a los viñedos con el objetivo de favorecer al máximo la inmersión y el contacto directo con el entorno natural” explica Marc Borrós, interiorista y arquitecto técnico de Borrós Interiorisme.

Gracias a los materiales más básicos —madera reciclada, piedra, terracota y cal— fluye un ambiente relajante que se integra discretamente con el paisaje. La paleta de colores oscura, en un amplio abanico de tonalidades grises y marrones, es cómplice de la iluminación acogedora y cálida. Juntas generan una atmósfera acogedora e intimista en el interior de cada cabaña. La verdadera protagonista es la belleza forestal que se cuela por los enormes ventanales.

La madera natural maciza y los tejidos de fibras naturales predominan en el mobiliario y en las piezas decorativas, en coherencia con el carácter natural de todo el proyecto. La sobriedad estética se acentúa mediante algunas piezas de mobiliario cuidadosamente seleccionadas, como por ejemplo las mesas de centro de troncos enteros de madera, el sillón de tiras de cuero negro y teca modelo Zoe Black de la firma Taller de las Indias o el sofá realizado con materiales 100% reciclados en madera y tejido natural de la firma Dareels.

El centro neurálgico de Oller del Mas

La zona donde se concentra mayor de actividad en la finca Oller del Mas es un edificio de más de 2.000 metros cuadrados, la mayor parte bajo tierra, que acoge la boutique vinícola, la recepción de las cabañas, dos salas de catas con vistas a la bodega de crianza, una sala de proyección y cuatro salas polivalentes. Los materiales básicos y atemporales, como la madera de roble, el hierro y el hormigón, permiten poner el foco en el entorno. Los colores de la tierra y del vino enfatizan el protagonismo del vino.

La boutique ocupa un gran espacio de doble altura. Más de 100 lámparas suspendidas emulan las estrellas que lucen por la noche en el cielo de la finca. Un sofá de cuero marrón chocolate, una alfombra kilim y butacas de textiles aterciopelados conforman un hall con mucho carácter. En las estanterías negras, además de los productos a la venta, la vegetación autóctona aporta frescura y contextualiza. En la bodega, visible desde varios ventanales interiores, la iluminación consigue una teatralidad imponente en un claro homenaje a la viticultura.

Restaurant Bages 964 – Winebar y Club Innat

El Restaurante Bages 964 propone un nuevo concepto gastronómico en un marco incomparable, gracias a generosos ventanales que permiten disfrutar de las vistas durante todo el año y también a las diferentes terrazas donde respirar el aire puro en los meses más cálidos. En su esencia sostenible, el edificio está cubierto de vegetación en el exterior. En el interior, Borrós Interiorisme lo ha cubierto de una piel de madera que reviste las paredes y su techo inclinado, aportando carácter, elegancia y confort. La zona de restaurante destaca por su naturalidad. Las celosías en hierro negro sirven para delimitar espacios y ganar privacidad.

La zona del Wine Bar ofrece una cálida acogida al visitante al más puro estilo de la montaña, alrededor de una gran chimenea circular de leña como punto de reunión. Distintos sofás y sillones en tejidos naturales y cuero prometen largas conversaciones al calor de una copa de vino. Borrós Interiorisme también se ha encargado del diseño interior del Club Innat, el club de bienestar y deportivo de Oller del Mas. Un espacio donde la experiencia de relajación cuerpo-mente se percibe nada más entrar. Gracias a un estudiado ejercicio de interiorismo se ha logrado llevar a cada rincón la armonía serena y sostenible del resto de espacios de la finca.

Imágenes cedidas: © Óscar Mata