Sistematización, regularidad, repetición e industria en contraste con la naturaleza

La sede corporativa regional de Puma Energy para las Américas, firmada por Ruiz Pardo & Nebreda, se encuentra en la esquina suroeste de la terminal de tanques de combustible de Bayamón en Puerto Rico. El edificio está ubicado en un punto intermedio entre la exuberante vegetación tropical de la isla caribeña y el paisaje industrial que se caracteriza fuertemente por su influencia de Estados Unidos. Sistematización, regularidad, repetición e industria en contraste con la naturaleza. La sede está dispuesta como un filtro entre estas dos realidades y se ubica en el vértice de mayor visibilidad de la carretera que enfrenta estos dos paisajes, y desde la que se accede al complejo industrial.

Amplios espacios diáfanos y flexibles están disponibles como áreas de trabajo sin apenas estructura vertical

Entre plataformas de aluminio

El edificio está diseñado como una secuencia vertical de cuatro grandes losas de acero estructural que actúan como cuatro plataformas flotantes. Amplios espacios diáfanos y flexibles están disponibles como espacios de trabajo sin apenas estructura vertical. Dicha estructura vertical de pantallas, núcleos y pilares se organiza como en un tablero de juego de modo irregular, liberando el interior de restricciones estructurales y orientando el espacio de trabajo hacia determinadas zonas del paisaje.

Estas plataformas se extienden más allá de los límites del espacio interior, creando grandes terrazas que protegen el interior de la exposición directa a la luz solar, y que pueden ser utilizadas como escenario para reuniones informales. El espacio horizontal y abierto facilita la comunicación y el intercambio entre usuarios creando un vínculo común entre ellos y con el paisaje circundante. Esta disposición abstracta de la estructura forma parte del paisaje industrial pero deja entrar a la naturaleza a través de su fachada acristalada.

Los usos del edificio se colocan de acuerdo con un gradiente de menor a mayor privacidad desde los niveles inferiores a los superiores. De acuerdo con este criterio, los espacios públicos y colectivos se ubican en el nivel de acceso mientras que los usos internos, como los espacios de trabajo, se ubican en los niveles superiores. Los núcleos de comunicación se ubican en los extremos a diferencia de otros edificios de oficinas. Esta disposición permite circulaciones dinámicas y grandes áreas de oficinas abiertas con una continuidad visual completa tanto en el interior como en el exterior hacia la terminal de tanque de combustible y hacia el paisaje.

El espacio horizontal y abierto facilita la comunicación y el intercambio entre usuarios creando un vínculo común entre ellos y con el paisaje circundante

Antecedentes del proyecto

En octubre de 2009, el tanque 41 de la terminal de tanques de combustible CAPECO en Puerto Rico se llenó accidentalmente y causó una gran explosión en la que otros 20 tanques de la terminal se quemaron y explotaron. Afortunadamente, no hubo víctimas mortales, pero se produjo una gran catástrofe ecológica y toda el área de la terminal quedó gravemente contaminada. Unos meses más tarde, el propietario de la empresa de esta instalación industrial se declaró en bancarrota y Puma Energy la adquirió en una subasta pública. Esta empresa también adquirió el desafío y el compromiso social de descontaminar toda el área afectada e invertir en la renovación y actualización de toda la instalación industrial.