Propuestas para la transformación urbana de l’Hospitalet de Llobregat

Hasta el próximo 31 de agosto, el espacio l’Harmonia de l’Hospitalet de Llobregat acogerá la exposición de Trabajos Final de Grado de los estudiantes de UIC Barcelona School of Architecture, bajo el título L’H: Hub of Hubs. Social challenges and urban reprogramming [L’H: Hub de hubs. Desafíos sociales y reprogramación urbana]. La muestra la integran un total de diecisiete proyectos desarrollados por alumnos de último curso del Grado en Arquitectura en cuatro áreas de l’Hospitalet de Llobregat con el objetivo de impulsar su reestructuración urbana y favorecer la transición hacia un modelo de ciudad más adaptada a las necesidades sociales y ambientales del siglo XXI.

© Joan Guillamat

Un nuevo orden para l’Hospitalet

Las intervenciones han sido desarrolladas por los estudiantes a partir de los ámbitos de actuación definidos en la asignatura de Urbanismo 3, coordinada por los profesores Álvaro Cuéllar y Pere Vall. Así, a partir de un análisis de la situación actual, el reto principal para los futuros arquitectos ha residido en la necesidad de coser una ciudad muy marcada por la fuerte división que le infringe la infraestructura del ferrocarril.

“Con este planteamiento base, se detectaron una serie de líneas urbanas que podrían actuar como detonantes de los cambios requeridos en el tejido urbano como, por ejemplo, la reconversión del polígono industrial Carretera del Mig y las áreas próximas a las líneas de ferrocarril o la actualización de los barrios de la Torrassa, Bellvitge y El Gornal”, explica el profesor y arquitecto Álvaro Cuéllar.

Entre los objetivos marcados, destacaron la necesidad de reconectar el centro de la ciudad con las áreas perimetrales, la incorporación de los sistemas naturales del río Llobregat en el interior del casco urbano, la mejora de la continuidad con las ciudades vecinas de Cornellà y Sant Just Desvern, mediante la creación de cuatro grandes ejes cívicos, y la apuesta por un nuevo modelo de movilidad, basado en el desarrollo de macro-manzanas, que priorizan en su interior al peatón y el uso de sistemas de transporte no contaminantes.

Cuatro grandes vectores de transformación

El desarrollo de los ejercicios se ha centrado en cuatro grandes ámbitos de l’Hospitalet de Llobregat, para los cuales los estudiantes han formulado diversos programas ligados a cuatro campos de conocimiento. Son ámbitos de oportunidad en los que se prevén transformaciones urbanas muy importantes en los próximos años. “Tres de estas áreas están ligadas al trazado del tren. La herida que supone esta infraestructura a su paso por la ciudad y la perspectiva que ofrece su futuro soterramiento nos ha ofrecido campo de experimentación inmejorable”, explica el profesor y arquitecto Iñaki Baquero.

De igual manera, para el desarrollo de sus propuestas, los alumnos han trabajado en diferentes formatos y escalas, desde una actitud comprometida con los criterios centrales del urbanismo contemporáneo, como son “la necesaria transición hacia las energías renovables, la apuesta por la economía circular, el impulso de un nuevo modelo de movilidad inteligente y sostenible y, en definitiva, una transformación de la ciudad y el territorio en lugares mucho más aptos y saludables para la vida humana”, destaca el profesor y arquitecto Ferran Grau.

Así, el primer ámbito de actuación plantea la posibilidad de conectar zonas verdes para generar un nuevo parque lineal a lo largo de las vías del tren. El plan incluye la recuperación de edificios en desuso y de espacios abandonados para la creación de un gran hub cultural, dotado de equipamientos y servicios. El segundo ámbito, propone reconectar el casco histórico de Sant Josep con Les Planes y Can Serra y la recuperación del Canal de la Infanta como vector esencial de otro gran parque lineal en el que se prevé un segundo hub, dedicado a la investigación ambiental y el desarrollo sostenible. En el tercer ámbito, se busca transformar la Travessia Industrial en un nuevo boulevard con prioridad para los peatones, la introducción de nuevos usos y espacios públicos y la apuesta por la rehabilitación de los edificios existentes bajo criterios de eficiencia energética y constructiva. El nuevo boulevard se acompaña de la creación de un tercer hub con usos vinculados a la salud y el bienestar, entre los cuales se contempla, por ejemplo, el desarrollo de un Centro de Alto Rendimiento (CAR) para deportistas. Un último ámbito de actuación se centra en la mejora de la conectividad entre los barrios de Bellvitge y el Gornal y la proyección de nuevas infraestructuras que permitan articular un hub destinado a usos sociales y tecnológicos.

“En base a este planteamiento, l’Hospitalet amanece como un hub de hubs, un extraordinario concentrador de futuros posibles que alumnos y profesores hemos ido afinando para llegar a definir cuatro grandes vectores que tienen en común la única razón de ser del urbanismo contemporáneo: la ciudad como dispositivo medioambiental entendida como una ecología en sí misma, donde lo vivo actúa como su principal infraestructura”, concluye el arquitecto y profesor Miquel Lacasta.