Zooco Estudio: “La sencillez, claridad, rotundidad y naturalidad definen nuestra arquitectura”

A caballo entre Madrid y Santander, Zooco Estudio se encuentra en constante búsqueda de soluciones arquitectónicas y espaciales que perduren en el tiempo, abarcando desde la edificación a gran escala hasta el diseño de mobiliario. Geometrías puras y limpias caracterizan su trabajo, con una fuerte apuesta por formas sencillas y materiales nobles como la madera de roble —no podrán negarnos que es su ojito derecho—, la piedra caliza o el bambú. En su paleta no faltan colores suaves, blancos, beiges y grises, potenciados en ocasiones con toques de color azul. Zooco posee el don de crear ambientes desenfadados e innovadores, sin estridencias, recuperando su esencia natural y dotando a los espacios de personalidad propia gracias a una ambición creativa que nunca falta en sus diseños. Os presentamos al trío de ases que integra la firma que está revolucionando el panorama arquitectónico en nuestro país: Miguel Crespo, Javier Guzmán y Sixto Martín.

Fotografías proyectos: Imagen Subliminal

Miguel Crespo, Javier Guzmán y Sixto Martín. © Orlando Gutiérrez

No hay ranking que se os resista, os situáis entre los estudios más creativos, los más prometedores, los emergentes… ¿Cuál es vuestro mayor valor diferencial?

Creemos que un valor diferencial es entender cada proyecto como un reto y una oportunidad de crear algo nuevo sin importar la escala y tipología. Todos los proyectos nos parecen un nuevo reto, quizás por ello nos han dado premios tan diversos.

Definís vuestro lenguaje como atemporal, libre de ruido y artificios, ¿qué hay detrás de esta filosofía?

Zooco Estudio es sinónimo de sencillez, claridad, rotundidad, naturalidad…. Si el proyecto se basa en un concepto claro que da respuesta a las necesidades planteadas con orden y armonía, resultará atemporal. Esta atemporalidad facilita el entendimiento por parte de usuario.

A la hora de llevar a cabo el diseño de un espacio, ¿qué diríais que es lo esencial y que lo accesorio o intrascendente? ¿Qué papel juegan los materiales?

En nuestros proyectos lo esencial es lo espacial, lo que se queda fijo; lo complementario es lo móvil, que, aun siendo importante en el conjunto, es más intrascendente. La materialidad es muy importante para entender esta espacialidad, por eso intentamos crear estos espacios con acabados naturales que ya tienen una expresividad y función por sí mismos.

¿Qué proyecto os gustaría realizar que a día de hoy no hayáis puesto sobre la mesa?

Nos gustaría enfrentarnos al reto de proyectar un edificio de vivienda colectiva para demostrar que es viable realizar vivienda de calidad, superando y adaptándonos a las presiones y condicionantes de este tipo de proyectos. La arquitectura doméstica se ha convertido en el negocio de nuestro país por lo que es un reto muy complicado. Afortunadamente tenemos un proyecto de estas características sobre la mesa.

El confinamiento nos ha hecho detenernos a analizar nuestras casas, a priorizar la flexibilidad y optimización de los espacios, a valorar la luz natural, etc. ¿Así os lo han hecho llegar vuestros clientes a la hora de diseñar sus hogares?

Estamos notando una mayor demanda de reformas de vivienda y de viviendas situadas en entornos más rurales; la llegada del teletrabajo ha hecho que cierto sector de la población pueda vivir en entornos algo más alejados de las ciudades. El requisito de espacio de trabajo en la vivienda ha pasado de ser una petición ocasional a una imprescindible.

De la teoría a la práctica, hablemos de vuestros proyectos residenciales. Recién salida del horno tenemos Casa Paco, una vivienda con un diseño integrador desde el punto de vista material y espacial. ¿Qué destacaríais de este encargo?

El mayor reto de este encargo fue encontrar un lenguaje que desde la sencillez formal y material sirviese para dar respuesta a un programa tan diverso y complejo como lo es este: dos viviendas que tienen que funcionar de forma conjunta o separada.

Volemos a Canarias e indaguemos en algún proyecto hotelero desarrollado por el estudio. En el caso de Oasis Lanz Beach Mate, en Lanzarote, ¿a través de qué técnicas se fortalece la unidad de todo el complejo?

Son complejos hoteleros de gran escala, que han sufrido muchos cambios a través del tiempo. Devolverles la sencillez formal y material, así como generar su comprensión como unidad, han sido las claves del proyecto.

“Si el proyecto se basa en un concepto claro que da respuesta a las necesidades planteadas con orden y armonía, resultará atemporal”

Si viajamos de Lanzarote a Tenerife nos topamos con Flamingo Club, ¿cómo se recupera la elegancia, bienestar y exclusividad que caracterizaron en su día a este hotel?

Al igual que en la anterior pregunta, hemos dado al hotel un código de materiales que permita los cambios con un orden y lo hemos limpiado de todo lo artificial devolviendo su elegancia y exclusividad. La intervención se remata con un nuevo volumen junto a su acceso que se integra en el conjunto aportando modernidad.

Otro de vuestros puntos fuertes son los restaurantes. No vamos a ocultar que uno de nuestros favoritos es La Vaca y La Huerta, Premio NAN 2020 al mejor interiorismo. ¿Bajo qué premisas se rige?

El primer reto que supuso La Vaca y la Huerta fue el tiempo, pues disponíamos de diez semanas para hacer proyecto y obra. El encargo nace de la abstracción del mundo animal, de la ganadería y la agricultura, encontrando como punto en común el lenguaje de los cercados y vallados. Mediante este proceso de abstracción surgió una estructura que nos permitió dar respuesta a las situaciones propias del restaurante al tiempo que generaba una veladura sobre lo existente, cambiando totalmente la percepción del espacio.

Restaurante La Vaca y La Huerta.

No podemos acabar sin mencionar el concepto revolucionario que hay detrás de cada tienda a la que dais forma. Huis de convencionalismos y diseñáis espacios basados en la experiencia, ¿cómo puede repercutir en una marca un buen diseño en su punto de venta?

Las tiendas son una oportunidad de ser más experimentales. Comparando esta tipología con los restaurantes, nos encontramos con un programa más sencillo, sin tantos condicionantes y restricciones. Estas circunstancias nos permiten ser más conceptuales, consiguiendo espacios más arriesgados en los que la experiencia de compra es absoluta protagonista.

“Creamos espacios con acabados naturales que ya tienen una expresividad y función por sí mismos”