Explosión de color en esta creativa oficina proyectada por Fast and Furious Production Office

Ponyo en el Garaje es un proyecto desarrollado y ejecutado en siete meses: estilo Fast&Furious Office. Se trata de un antiguo garaje de 600 m² ubicado en Madrid, en los bajos de un edificio de los años setenta, que cuenta con un llamativo taxi original de principios del siglo XX.

El local va a ser utilizado como taller de creación y edición de contenidos audiovisuales, con capacidad para 100 personas. El presupuesto que se maneja se reparte en un 80% de cableado e instalaciones y un 20% en obra común de oficinas, paisajismo y equipamiento mobiliario.

Durante la fase de un proyecto, que en principio iban a ser solo unas oficinas, los renders realizados hicieron ver a los promotores el poder de la imagen digital de arquitectura como nuevo modelo de escenografía para rodar programas de TV y otros contenidos de difusión digital. El proyecto se ejecuta con una paleta de 18 colores y un catálogo de 18 situaciones espaciales que hacen de background de las grabaciones. El local tiene colocadas 21 cámaras profesionales distribuidas por encuadres atractivos y preparadas para emitir contenidos en HI-Res y en directo. Incluso, en el interior del ahora llamado “Media Taxi”.

¿Y qué pasa con Ponyo? La película japonesa de 2008, Ponyo en el acantilado (que dibuja el agua como nunca antes se había visto) guía al estudio en el uso del color. Un fotograma de la película de Miyazaki, editado hasta una resolución 3×6 píxeles, proporcionó a Fast&Furious Office una matriz de colores incontestables para tintar todas las carpinterías, las cintas en modo ola que iluminan el bosque de mesas líquidas y los espacios cerrados con forma de pequeñas casas que cierran el perímetro del local.

El proyecto se ejecuta con una paleta de 18 colores y un catálogo de 18 situaciones espaciales que hacen de background de las grabaciones