La hamburguesería tricolor más divertida de Turín

Después del éxito de la colaboración inicial entre Bun y Masquespacio para su restaurante en Bligny, Milán, ahora presentan el primer restaurante de Bun en Turín.

Partiendo desde la identidad creada y reflejada en el primer restaurante de Bun en Milán, ahora para su nueva apertura en Turín la cadena de restauración italiana ha vuelto a confiar en el estudio de diseño español liderado por Ana Hernández y Christophe Penasse. Esta vez, no obstante, el espacio no contaba con un elemento histórico singular, sino con un escaparate amplio de tres ventanas que, además de aportar luz natural, dan una visión directa al espacio desde fuera.

Así si en el espacio en Milán se utilizaron dos colores, en Turín aprovechando las tres ventanas se diseñó el espacio de tres colores diferentes. Ana Hernández, directora creativa de Masquespacio, asegura que “la idea de jugar con un color por escaparate es crear un efecto visual desde fuera en el que el espectador al caminar enfrente del nuevo Bun se ve entrando de un mundo visual al otro, dejándose llevar por un viaje de diferentes experiencias dentro del mismo espacio”.

El color verde ya icónico de Bun es el que te lidera directamente a la barra de pedidos, mientras que el rosa y el azul te llevan a dos espacios para sentarse completamente diferentes. En el rosa podemos ver cómo, además de una mesa para compartir, se ha levantado una tribuna que continúa con el concepto de los arcos y permite a los comensales sentarse en diferentes alturas. La zona azul, por otra parte, da un toque de diversión y permite a los visitantes de Bun disfrutar de sus hamburguesas en un espacio que simula una enorme piscina en la que se sentirán sumergidos en el agua.

Por último, el espacio cuenta con algunos de los elementos de marca establecidos, como el mobiliario y los arcos, junto a materiales de cerámica y terrazzo. Después de finalizar este proyecto Masquespacio ya ha iniciado a trabajar en las nuevas aperturas en Milán en las que buscarán llevar la identidad de Bun a nuevos espacios singulares.

La zona azul da un toque de diversión y permite a los visitantes de Bun disfrutar de sus hamburguesas en un espacio que simula una enorme piscina en la que se sentirán sumergidos en el agua