fbpx
InicioInteriorismoGran Vía 55, de Proyecto Singular: pasado, presente y futuro a través...

Gran Vía 55, de Proyecto Singular: pasado, presente y futuro a través de la arquitectura

Particularmente influenciada por el romanticismo y los movimientos artísticos de finales del siglo XIX, Gran Vía 55 ha transformado 1300 m2 con el objetivo de acoger tres restaurantes. Siguiendo las líneas históricas, pero con un carácter contemporáneo, el espacio proporciona una experiencia completa que nos transporta a través de distintas épocas gracias al trabajo de Proyecto Singular.

En un mundo en el que la eficiencia suele primar sobre la calidad, es fundamental conseguir que los materiales y la estética vayan de la mano. Para el estudio, garantizar la durabilidad y resiliencia de ambas cosas es una premisa. Hierro, vidrio y hormigón se combinan consiguiendo un ambiente cálido que refleja las características de los movimientos artísticos a los que hacen referencia.

A principios del siglo XX, Madrid fue sujeto de un gran cambio urbanístico: comenzaron las obras de la Gran Vía, una gran calle que une Alcalá con la Plaza de España y conecta el oeste y el este de la ciudad. Se proyectó como un centro recreacional y comercial. En Gran Vía 55 se propone contener un cuarto tramo de la calle donde la gastronomía es la protagonista.

El diseño, enmarcado en una paleta de colores claros y rodeado de vegetación, se fusiona con la experiencia culinaria. Ôven Mozzarella se inspira en los antiguos teatros de Gran Vía con una línea arquitectónica suave y simple que resulta en un espacio acogedor con cocina vista. Steakburger sigue una imagen más industrial, pero cálida, con acabados en madera y alicatados monocromáticos. Por último, El Clandestino, la parte más privada, nos transporta a las noches urbanas de los años 20: grandes contrastes iluminados por neones.

artículos relacionados