Un hogar amplio y flexible donde la luz y el espacio fluido son los protagonistas

En la rehabilitación integral de esta vivienda, localizada en un barrio de Madrid, se han combinado dos estrategias para generar un espacio fluido y flexible: la creación de un núcleo central servidor y la separación de la casa en dós ámbitos, uno público y otro privado.

En este proyecto, llevado a cabo por MINIMO, el núcleo central servidor potencia la circulación libre entre los espacios principales de la casa, los módulos de almacenamiento y un aseo de color negro que aprovecha la cercanía de la bajante principal para dejarla oculta en el interior de la caja.

La integración de este aseo en el interior del núcleo permite dividir las funciones de cuarto de baño en dos espacios: aseo negro (inodoro y lavabo) y cuarto de baño gris (plato de ducha y lavabo), este último situado en el exterior de la caja, entre los dos dormitorios.

Esta caja central es el único elemento de la vivienda construido en tablero fenólico de abedul, barnizado al agua, cuya calidez contrasta con el material empleado en todo el suelo del ámbito público: terrazo pulido de mármol blanco y verde, un material popular pero rico en brillos y contrastes.

Los techos se han elevado al máximo, favoreciendo la sensación de amplitud. De este modo la estructura original de hormigón queda a la vista y enmarca la caja de madera protagonista de la vivienda. El resultado es un espacio flexible y fluido, protagonizado por la luz natural y, la riqueza de texturas y contrastes.

© Imagen Subliminal (Miguel de Guzmán + Rocío Romero)