La esencia del objeto: el arquitecto León López de la Osa participará en la feria SICO

«Nuestro espacio, nuestro mundo» es el título de la ponencia que impartirá León López de la Osa en la jornada con arquitectos que tendrá lugar el próximo viernes 5 de abril en el Ifevi (Vigo), en el marco de la feria SICO.

El arquitecto madrileño se tituló en la ETSAM en 1976. En 1980 traslada su residencia a Galicia, primero a Orense y dos años después a Vigo, donde abre su estudio y ejerce como profesional libre. Desarrolla proyectos de todo tipo: viviendas, hospitales (cuestión a la que dedica especial atención), edificios de oficina, edificios industriales, etc., hasta la actualidad.

En 1991 y 1992 es invitado por José Bar Boó a participar en el curso de “Arquitectura y amueblamiento” en la Escuela de Arquitectura de A Coruña. Y un año más tarde entra como profesor de Proyectos Arquitectónicos, donde permanece 22 años. Interviene en concursos tanto como participante como jurado, cursos, publicaciones. Imparte cursos de Master sobre arquitectura hospitalaria en la Escuela de A Coruña.

«El eslabón último de la arquitectura con el usuario siempre es el mobiliario» León López de la Osa

La esencia del objeto

El diseño de objetos relacionados con la habitación, tanto de mobiliario como de piezas, siempre lo ha considerado como parte integrante del proyecto. Le ha interesado el diseño del objeto, a partir de un discurso teórico, entendido este como elemento generador, dentro de los condicionantes funcionales del mismo.

“El eslabón último de la arquitectura con el usuario siempre es el mobiliario. Esta es la arquitectura que tocas, que acaricias, que sientes, que se pone a tu medida para vivirla”, asegura.

“El objeto de hablar, buscar, escudriñar, usar lenguajes, mecanismos que permitan o favorezcan que el mueble, la lámpara pueda transmitir tensión, elegancia, equilibrio, etc. a partir de ejercicios de sustracción”. Un buen diseño es aquel que nos hace decir “qué bien funciona esto”, que es otra forma de hablar el objeto.

Más información sobre la jornada: La buena arquitectura no entiende de escalas